Archivos para octubre, 2013

El canto del cisne

Publicado: octubre 22, 2013 de Julián Blas Oubiña Castro en Generación AHI, Historia
Etiquetas:, ,

Mientras publicábamos la entrada anterior, el bueno de Emiliano Vargas subía online su segundo video sobre el movimiento de la Historieta Subte Argentina en el final del Siglo XX, un cortometraje documental sobre el evento “Historieta Bajo Tierra III”, que congregaba por aquel entonces a los fanzines de historieta (nominalmente organizado por el AHI, pero formalmente gestado por “La Secta Edición”).

Catzole 2000Con el AHI, la Asociación de Historietístas Independientes, en franca disolución y escindido en dos grupos mayoritarios: los integrantes de “La Secta Edición“, por un lado, y los de “La Productora” por el otro (además de otros proyectos que también dejaron la Asociación pero que se mantenían independientes de los dos grupos , como las revistas Kapop y Camulus); el “Historieta Bajo Tierra III“, supuso, casi sin darse cuenta, el fin de una época.

De una u otra manera, este evento fue el canto de cisne de una generación que se se acostumbró a a gestionar sus propio proyectos.

Si en años y eventos anteriores, se podía observar una gran diversidad de fanzines; para el año 2000, la política económica argentina y la sociedad de consumo que funcionaba alrededor de ella, ahora se había encargado de vaciar no sólo el mercado y la industria de historietas nacionales, sino, incluso, a las publicaciones independientes.

Para esta edición, sólo los proyectos más profesionales de mayor compromiso artístico y trayectoria, habían quedado en pie y decían presente. Tal vez por la menor cantidad de publicaciones, se optó por hacer un evento de un sólo día de duración, con mucha interacción e intercambio con el público. Así, el domingo 5 de Noviembre del año 2000, la sede de CTA (Independencia 766), abrió sus puertas de 14 a 22 hs., para que el público pudiese encontrarse con sus fanzines.

Kamikaze 6Más de 400 personas asistieron a la reunión, y el resto es historia. Hubo venta de fanzines, proyecciones de cortos, videoclips y pilotos de animación, el estreno de la película “Nunca asistas a este tipo de fiestas“, realizada por Farsa Producciones, y la espectacular conducción del evento a cargo Batman y Robin (Rovella y Ramseg), en algo que, sin duda, más que un evento de historieta, pareció una fiesta.

Después, ya no habría otro “Bajo Tierra“. Así, un movimiento que fue una revolución en la forma de hacer historietas y gestionar su contacto con los lectores, se despedía sin saberlo. Dejaba tras de sí, varios de los mejores trabajos de la Historieta Argentina (Desfigurado de Salvador Sanz; El Buche y El Oficial Yuta, de J.J. Rovella; Orgamastrón, de Azamor; Morón Suburbio, de Mosquito; el universo unificado de Arkanov, de Agrimbau; Los hermanos Segelin, de Barreiro y Varela; Camulus, de Blanco, García y Jok; y varias promociones más). Al día de hoy, la influencia de estos y otros artistas que tomaron parte de los movimientos de autogestión de aquellos años, ya convertidos en verdaderos profesionales del medio, luego del natural proceso de decantación, es una feliz realidad.

Catzole 11Como ávido lector de fanzines (en esa época y hasta el día de hoy), todavía guardo, o atesoro, o acovacho, esa Catzole N°11 (la del hombre-cocodrilo) con algunas hojas internas fotocopiadas y recortadas a mano por Sanz, ese cuadradito de fotocopia color (5 x 5 cm) que Ramseg distribuía con la promesa del inminente Kamikaze N°6 (“El regreso del Quetejedi”), ese Animal Urbano N°4 con tapa verde fluo (Grillo jamás me creyó que existía, sólo la violeta, y sin embargo la tengo), los fanzines gratuitos de El Oficial Yuta y Anónimo que unos años después, en el 2005, Rovella publicó en ocasión de su exposición en el Centro Cultural Recoleta, esa acuarela con “El Guía” que Jok me dio ya no recuerdo porqué, y quién sabe qué otras cosas sin valor y tan preciadas…

Por último, queda para decir que a ésta nueva cultura de eventos multitudinarios como Crack Bang Boom, Comicópolis o Animate,  más preocupados por ubicar mano de obra argentina en el exterior, antes que por establecer un vínculo cultural y un hábito de consumo de historietas argentinas en el público argentino, 400 personas anónimas, reunidas en un salón sucio, perdidas en los anales del tiempo, puede parecer insignificante; pero para los que estuvimos ahí como asistentes, fue una reunión plagada por la risa y la inconciencia que produce el disfrute, cuando esos muchachos hacían sus historietas pensando en dos cosas, lo que querían contar y el público que los consumía. Nada más ni nada menos.

Como dije, repito, aquel “Bajo Tierra” fue una celebración, una fiesta de pocos, pero ¡qué fiesta! No hace falta más que ver el video.

*Publicado en simultáneo con kirk!

Por que nos gusta

Publicado: octubre 22, 2013 de Julián Blas Oubiña Castro en Generación AHI, Historia
Etiquetas:, ,

Gracias a Emiliano Vargas, podemos ver onlinePorque nos gusta“.

Emiliano, director del corto y, en aquella época, alumno del IDAC  (Instituto de Arte Cinematográfico de Avellaneda), filmó durante el 2000, este documental.

En sus poco más de 8 minutos de duración, asistimos a las peripecias que los miembros de La Secta Edición pasan en la aventura de autogestionar historietas. Allí, podemos ver a  Javier Rovella y Salvador Sanz, de la revista Catzole, a Sebastián Ramseg, de Kamikaze; a Nahuel Rando, de La Quimera; y a Andrés Lozano, de Alas; interactuando con el público asistente, en la exposición que hicieron ese mismo año en el Centro Cultural Recoleta.

Además, el corto los muestra en diferentes facetas, como artistas, entintando páginas; como editores, organizando su trabajo; como comerciantes de sus productos y, también, como organizadores de eventos. Ellos, como casi todos los que produjeron historietas por fuera del circuito comercial (que por entonces ya era casi inexistente, e iba camino a desaparecer en breve), debieron hacerse cargo de toda la cadena de producción, que implicaba, ya no sólo dibujar y escribir, sino solventar de su propio bolsillo los costos de impresión y producción, además de difundir y comercializar su arte, tarea denodada si las hay.

La.Secta.09La Secta Edición, fue (y de alguna manera, aún es) el colectivo artístico que los integrantes de las revistas Catzole, KamikazeLa Quimera y Alas, formaron en las postrimerías del AHI (Asociación de Historietistas Independientes), cuando ésta estaba a punto de disolverse y ya actuaba nominalmente sólo como un título.

Tal cual se explica en el video, la agrupación surge con la intención de estar organizados para poder difundir y publicitar las 4 revistas madre. Para ello, concretaron la buena idea de sacar una revista de historietas gratuita, solventada con las publicidades que aparecían en sus páginas.

Bautizada con nombre homónimo, “La Secta Edición“, apareció en la calle en el año 2000, y concretó un periplo de 6 números en su primera época, y otros 3 números más durante su regreso en el 2006. La revista consistía en 16 páginas, en riguroso blanco y negro,  en formato A5 (15 x 21 cm), con dos páginas promedio para cada autor.

Es importante destacar que en este espacio tan reducido y con tan pocos pocos números publicados, hubo lugar para cosas memorables. Ahí están los primeros pasos de “El Inivisor“, de Salvador Sanz, que luego se transfomaría en un recordado corto animado; las desventuras de “Casimiro“, por Nahuel Rando; la última aventura de Ringo Kamikaze, ese clásico under de Ramseg; la anarquía y la filosofía punk de “El cura All-Star”, de Castro; o las mini-histoiras de Rovella, entre otras cosas. En su segunda época, la revista albergó, la primera versión, de lo que luego sería “Nocturno“, la serie éxito de Sanz en la revista Fierro. Muchas de las cosas publicadas en “La Secta” pueden verse acá.

También es interesante mencionar la buena difusión que tuvo la revista, ya que se imprimían 3000 ejemplares de cada edición.

Vale aclarar que Emiliano Vargas, también tiene un registro filmado del último “Historieta Bajo Tierra” (conocido entre los asistentes como el evento de historietas más divertido de la historia), que incluyó desde proyecciones  de animaciones secretas y casi ilegales, hasta el estreno deNunca asistas  a este tipo de fiestas, la película de culto hecha por Farsa Producciones, y  un stand-up inolvidable a cargo de J.J. Rovella y Sebastián Ramseg, disfrazados de Batman y Robin (no vamos a decir quién se disfrazó de qué).

Mientras esperamos que esa joya salga a la luz, tenemos “Porque nos gusta”, un documento que grafica toda una época.

*publicado en simultáneo con Kirk!

_

carlipio

 

Hoy traigo para que degusten una reliquia: el número seis del fanzine Carlitos, una de las revistas de humor underground que apareció ahí a finales del período alfonsinista. Y se nota: releyendo el número es inevitable pensar en esos años de movida cultural pos dictadura, poblada de referencias a la merca y donde había que ser moderno a ultranza.En ese sentido Carlitos  funciona casi como un registor cultural impreSionante de esos años.

Por cierto, uno del os datos más interesantes de Carlitos era que hacía una de las afrentas más grandes a las teorías de marketing que se pueden recordar: cada número cambiaba el nombre. Era “Litocar”, Carlipio”, “Carluchi” o (como en este número) “Carleiro”. Solo un fanzine podía hacer algo así, con esa rotura literal y brutal de los cánones de Lo Que Debe Ser Una Publicación (regla número 1: el nombre y logo tiene que ser unívoco e irrevocable). Gracias a Dios que hay tipos que se cagan en esto. Como los que hacían Carlitos.

Por una vez no he pedido permiso, simplemente porque no tengo como contactar a ninguno de los que hacían esto. Si por casualidad alguno se encuentra con esta entrada, y prefiere que de de baja la revista, me dice y lo hacemos… aunque preferiría que no fuera así. este material es un incunable y es la única manera de recuperarlo para la posteridad.

Bueno nada mas. Vayan descarguenla y leanla nomas

DESCARGAR CARLITOS 6

 

lapiz 1 mail

Vamos con una nueva entrevista de las salidas el año 2001 en la revista Picasesos nº4. Esta vez tenemos a el Lápiz Japonés, una de las revistas donde la experimentación gráfica en la historieta local tuvo su mejor representación durante la década de 1990.  Todo el mundo parece acordarse de la tapa del número 1 (y del juicio que por ella les hizo Quaker) pero también vale la pena recordar que  la revista era un fascnante lugar desde donde se dialogaba en términos narrativos y expresivos en la relación entre arte, historieta y narración. Peor mejor me callo y doy paso a la entrevista, no sin antes volver a agradecer a Federico Reggiani por permitir subir esto.

lapiz 2

“Arte + Qomix”. La Comuna del Lápiz Japonés, con Sergio Langer, Diego Bianchi y Elenio Pico a la cabeza de una larga serie de dibujantes, editó varios ejemplos de una historieta (y en general, una gráfica) de vanguardia, de la que uno puede apenas imaginar un vago antecedente en Argentina en el “subtemento” de la revista Fierro. Una experiencia muy rica de contactos entre historieta y plástica que ha dejado, más que una antología de historietas, una colección de objetos bellos.

P: Para empezar, la clásica pregunta por el origen: ¿cómo nace Lápiz Japonés y La Comuna de Lápiz Japonés como sello editorial? En particular, me interesa la impresión que tenían del mercado de historieta (y en general de gráfica y artes plásticas) en el que decidieron insertarse con LJ. ¿Cómo lo ven hoy en función de esas expectativas?
Elenio Pico: Nace por decisión de Diego Bianchi y Sergio Langer, posiblemente para liberarse de las presiones que el mercado editorial les imponía creando un medio propio sin condicionamientos, de alguna manera cubre con su acabado una suerte de espacio que por un lado carecía desde la desaparición de Cóctel y Fierro de revistas y por otro mejora la calidad de presentación de una gran cantidad de creadores provenientes del mundo del fanzine y la autoedición.
Por otro lado vincula además a gentes de otras áreas creativas como el grabado, la pintura y el diseño gráfico y los comics estableciendo vínculos hasta ahora casi inéditos .

lapiz 3

P: Ustedes han encarado proyectos de cierta “visibilidad”, como Lapiz Japonés, y otros de circulación mucho más subterránea, como los “coloring books”. ¿Se trata sólo de diferencias de presupuesto, o hay también elecciones estéticas relacionadas?
EP: La eleccion de realizar “colorin buc” tiene que ver sobre todo con la necesidad de tener mayor presencia, el Lapiz aparecía una vez al año y Colorin buc al igual que las muestras que organizábamos en el local de Chacarita nos permitían convocar y mostrar mayor volumen de trabajo.

P: Algo que me llama la atención de LJ es que parece haber un mayor espacio para la experimentación gráfica—desde el formato mismo de las revistas—que narrativa. Como si la ecuación “Arte+Qomix” se volcara más hacia el lado del “arte”, de la plástica. El extremo es el número 4, que es incluso difícil de manipular como objeto. ¿Cómo piensan la relación de la historieta con el resto de las “artes” con mayor grado de reconocimiento institucional? ¿Cómo dialoga Lapiz Japonés tanto con la historieta como con las artes plásticas?
EP: Argentina siempre resulto un lugar ingrato para el desarrollo de actividades artísticas, esto inevitablemente emparenta a todos los lenguajes, no hay revistas, no hay salas de exposiciones, no hay críticos especializados, el apoyo institucional es incompleto; al conformarse en el numero dos el grupo definitivo de editores, nos encontramos con un soporte heterogéneo: Bianchi, ilustración e historieta, Langer, humor gráfico, Kern, ilustración infantil. Y cómic, Ralveroni, grabado, pintura y una experiencia importante en el mundo de las autoediciones y fanzines, Peloche y Rapa en el diseño gráfico y yo entre la pintura , la ilustración y el cómic, de esa fusion nace un Coctel rico y sin preconceptos, abierto a cualquier tipo de idea, cada uno arrimaba gentes de sus territorios.
El numero 4 completa esta formula con individuos que desde el exterior apoyan nuestra aventura. Asi consolidamos la unión con Brasil, y establecemos contactos con gentes que envian sus trabajos desde Italia, Inglaterra, Francia, Cuba, Uruguay y Japón, el armado se define a partir de la formula ensayada por Bianchi en el “antidiario”, más el gusto por eliminar en la lectura la ley de gravedad forzando a rotar permanentemente la revista para leerla

lapiz 2 mail

P: En lo personal tanto como grupo, ¿qué lecturas los han influído, tanto a nivel editorial como en las producción de historietas? Dicho de otro modo: ¿se sienten parte de alguna tradición?
EP: En materia de literatura los que mas me ha entusiasmado siempre son en este orden, Boris. Vian, Melville y London, llegue a desarrollar un trabajo muy fuerte con las criticas de jazz de Vian que está extraviado en algún lugar de Cuba…

lapiz3b

P:¿Cómo ves el desarrollo de la historieta en general y los proyectos de autoedición en particular, en Argentina? ¿Cómo lo ves en relación con movimientos similares en otros países? ¿Y qué expectativas tienen con La Comuna?
EP: No son otra cosa que una salida saludable, no se puede seguir esperando nada de editoriales ni periódicos, el testimonio es el factor fundamental de algunas formas de comunicación y no se puede dejar en manos de cuatro burócratas acomodados detrás de un escritorio diciendo qué sí y qué no.
Es cierto que nosotros mismos hemos tenido más de una vez que decir que no pero también hemos sido didácticos y claros a la hora de mostrar que aunque faltos de ritmo y desordenados ideológicamente, en la Argentina de los noventa se pudo hacer, quedan los Lápices, varios Triperos, Suélteme y unas cuantas cositas más por ahí.
Seguir apareciendo hoy parece difícil, sin embargo pienso que existen nuevos formatos digitales que nos permitirían estar con productos diferenciales… es delicado pero me encantaría hacer un Lápiz digital.

lapiz 2 1 mail

P: ¿Qué opinás del aporte que políticas culturales del Estado o nuevas formas de mecenazgo (subsidios de fundaciones privadas) pueden hacer a un medio como la historieta, que tradicionalmente se ha visto a sí mismo como parte de la “industria del entretenimiento”?
EP: El aporte de las políticas culturales solo tiene que ver con demagogia y tontería, de hecho Argentina parece que nunca tuvo políticas culturales serias y a largo plazo… Es por eso que el verdadero aporte tiene que ver con productos que aparecen desde lugares inesperados. Es probable que ese haya sido un factor fundamental del Lapiz Japones… la sorpresa en su primera aparición, cierta dosis ingenua de agresividad desde su misma tapa… el cuidado estético inusual para ese tipo de revista… En Baires no había en ese momento buenas ediciones de historietas, muy pocas de diseño gráfico y en cuanto a las artes plásticas… mejor ni hablar, era y es un nido de ratas enfermizas actuando por capricho sostenido por idiotas que cada tanto hacen un viaje y organizan su discurso a partir de la caricatura de una imagen que obtienen en alguna galería o museo europeo sin criterio, por antojo… Y si no se trata de un museo europeo viajan a Méjico y se emocionan con la cultura de los muertos…los muertos te están esperando a la vuelta de la vida, no necesitas encontrarlos en Méjico… el Horror no es necesario buscarlo en la literatura, esta a la vuelta de tu casa… el holocausto nuclear no forma parte del futuro, forma parte del pasado… si no preguntále a los japoneses y a los rusos y a los americanos contaminados de la costa oeste…
En cuanto a la industria del entretenimiento, hoy pasa por otro lado, las clases bajas tienen la televisión y las altas las drogas sintéticas y la pornografía…
Es probable que para nosotros mismos la producción de historietas, dibujo y pintura no sea otra cosa que tratar de a los manotazos entender la vida misma… más o menos distraídos… mirándonos el ombligo… Creo que así pasé mis últimos diez años… fumando porro, dibujando, buscando sonidos metálicos salidos de cualquier formación que incluya mágicamente trombones y trompetas… mirándome el ombligo y esperando que todo estalle de una buena vez.

cdg01

Sí, ya se, tengo abandonado el sitio. Lo lamento peor fue una sobredosis de trabajo que me tuvo detenido bastante. Esperemos a partir de hoy retomar la frecuencia.

Como señal de buena voluntad con ustedes, les dejo acá para que se puedan bajar el único número de Cabeza de Gorgona , otra de las revistas que publicó en la década de 1990 la gente del grupo ACHA (Asociación de Creativos de la Historieta Argentina), un grupo de profesionales de la historieta que no quisieron rendirse al cierre de las revistas locales en esos años y, en vez de dedicarse en exclusiva al exilio profesional (como pasó con muchos otros autores argentinos), apostaron por la edición de sus obras, a veces asociándose con otros editores, a veces autoeditándose.

cdg06

Cabeza de Gorgona pertenece a esta segunda categoría, una revista autoeditada por los propios autores que tuvo distribución en kioscos (al menos en Buenos Aires). Por eso no es estrictamente un fanzine en mi opinión (que la distribución y la edición estén divididas comercialmente para mí es una – por no decir LA – manera de dividir aguas entre revista y fanzine), pero, en tanto autoedición creo que entra aquí sin problemas. Y vamos, que tampoco lo vió tanta gente (lo que explicaría porque solo hubo un solo número también).

 cdg20

Y es una lástima porque lo publicado en sus páginas (historietas de corte fantástico y/o mitológico) tienen todas un gran nivel. Lo que es de esperar en autores que eran casi todos profesionales a esa altura (el único que todavía no publicaba historietas comercialmente de manera regular en ese momento era Lucas Varela… y ya era un ilustrador y diseñador reconocido en su área).

 cdg51

Así que lo mejor que puedo decir es bajen la revista (que por cierto se pudo conseguir previamente años atrás en el Blog Argenzines, un intento de hacer lo que estamos haciendo ahora años atrás). Gustavo Schimpp dio el visto bueno para descargarla, para que se sepa que hay permiso de dejarla para bajar (y si alguno de los toros autores consideran que no debo dejarlo ahí para descargar, avise nomás y lo sacamos).

cdg41

Descarga el número 1 siguiendo este link.