Creedence Catzole Revival

Publicado: julio 1, 2015 de Julián Blas Oubiña Castro en Entrevistas, Historia, Prozine
Etiquetas:, , , , ,

Catzole.13bPareciese que hablar de Catzole como la revista/fanzine más influyente de los ’90, es un lugar común; los 2000 ejemplares de tirada que tenía la revista y el presente profesional de sus autores lo confirman.

Sin embargo, a 12 años de su último número -el 16 en 2003- y a 15 años de la finalización de sus series más emblemáticas, la historia no termina. Primero fue Domus Editora que en Febrero de 2007, editó monográfico dedicado al Oficial Yuta, el inoxidable personaje de J.J. Rovella, más tarde, en Agosto de ese mismo año, Ex Abrupto Ediciones, se encargó de publicar, la edición definitiva de Desfigurado, el clásico absoluto de Salvador Sanz. Ahora es Rabdomante Ediciones, en la primera parte del 2015, quien reedita en formato libro, Cándido, el western adulto de Rovella, y Orgamastrón, el thriller de ciencia ficción-terror, que mostrara el mejor arte de Julio Azamor. Si a esto le agregamos que Salvador Sanz está re-trabajando el universo de Carnívoro -esta vez bajo el nombre de El esqueleto-, su primera historieta éxito en la revista, podemos decir que Catzole siempre está volviendo, o mejor, nunca se fue.

Juntamos a los tres factótums de la revista para que nos respondan algunas preguntas y poder desentrañar ¿qué tendrá ese Catzole?

Catzole.07b

La revista fue para todos ustedes, no sólo el medio donde publicar, sino también el lugar de aprendizaje donde hicieron sus armas como artistas y editores. Mirando en retrospectiva, ¿cuál es la mayor enseñanza que les dio Catzole?

Sanz: Creo que nos ayudó a entender el medio, cómo funciona. Conocimos muchísima gente, colegas y lectores, de algunos nos hicimos grandes amigos hasta el día de hoy. Siempre me gustó promover la auto-gestión y enseñarla, en todos los cursos de historieta que dicté terminamos editando fanzines con los alumnos, esa es otra enseñanza de la Catzole.

Rovella: Supongo, y hablo por mí, que la mejor enseñanza fue el aprender a trabajar en equipo. El poder delegar cosas y escuchar sugerencias de otros. También nos dejó mucha práctica a la hora de realizar una revista, no ya sólo dibujar la historieta, sino armarla, diagramarla, pensarla como un todo. Buscar tapas gancheras, que impacten, el hablar y pelear precios con imprentas, el conseguir publicidades… Con todas esas cosas, nos fuimos dando cuenta que el armar un fanzine no era solo dibujar nuestra historieta, era mucho más.

Azamor: Antiguamente los chicos que arrancaban a dibujar historieta lo hacían al lado de grandes maestros o de historietistas de experiencia, a nosotros no nos tocó esa época, hacer la revista fue un proceso de aprendizaje creativo. Nos sirvió para desarrollar nuestros estilos y aprender narrativa, cosas que hoy utilizo en mis laburos de animación y en los storyboards para publicidad y cine.

Catzole.12b3De los fines de semanas en el Parque Rivadavia, a vender la revista en la cola de los cines, y de ahí a las exposiciones en el Espacio Historieta en el Centro Cultural Recoleta y organizar el último Historieta Bajo Tierra, los Catzole están plagados de historias y anécdotas. ¿Cuál les viene a la mente? No importa si es una que en su momento haya sido terrible, puesto que hoy, a  la distancia, puede llegar a ser plausible de risa.

Rovella: Era muy divertido y difícil en algunos momentos. Vender las revistas en parque Rivadavia los domingos o ir a recoleta a hacer lo mismo con una mesita de picnic, junto con otros colegas de fanzines, era muy loco. Todos, todos, todos los domingos ocupados, dedicados a la Catzo. Divertido por momentos y complicado por otros.

Azamor: También recuerdo con nostalgia esas noches cagándonos de frío para vender unas revistas los viernes a la noche en la cola del teatro donde estaba Dolina. Era gratificante vender y ver la respuesta de la gente, que después de un tiempo conocía la revista.

Rovella: En la primera edición de Fantabaires, nos reprendieron y tiraron la bronca porque habíamos realizado una chiquilinada en la Catzole, cargando a un personaje de moda en ese momento…

Sanz: Claro, en el número 6, hicimos una cargada al cazador que en su momento era un boom. Un juego de las diferencias, con dibujos que la gente del cazador había copiado a varios artistas extranjeros… Incluso, me echaron de una comiquería por eso, eran amigos del Caza. Después, en El Cazador apareció un personajito vomitando una Catzole, nosotros éramos tan insignificantes al lado de ellos que lo contábamos con orgullo. (Risas).

Azamor: Nos invitaron a una entrevista en un canal de cable y ese mismo día teníamos que estar en el evento Buenos Aires no duerme. Les dije a Javi y a Salva que yo me quedaba en el evento vendiendo revistas y que ellos fueran a la entrevista, recién nos habían entregado de la imprenta el número 10 de Catzole, en un par de horas vendimos más de 100 revistas, ¡una locura!, cuando llegaron Javi y Salva no lo podían creer.

Rovella: En la segunda edición de Fantabaires, en el Centro Cultural Borges, cambiamos mano de obra -trabajar para la organización- por un stand… A mí, me pusieron a cuidar una escalera mecánica, –Que no pase nadie por acá.-, al rato cae una conocida artista plástica  queriendo subir por esa escalera… Mis órdenes eran claras, –Nadie sube por acá-, y bueh… (Risas).

Azamor: Una  que tengo, hace relativamente poco. Ya con  mi estudio de animación,  me reuní en una productora para charlar de un trabajo que combinaba las técnicas de animación 2D,  que hacíamos nosotros, y con las de stop motion, que hacían los chicos del otro estudio. La cosa es que no nos conocíamos, pasa la reunión y, al final, el productor nos pide que nos pasemos los contactos porque teníamos que trabajar en conjunto. Cuando le di mi tarjeta a uno de los directores de stop motion y vio mi apellido me dijo –¿Vos sos Azamor? ¿De la Catzole? ¡Yo me vine a vivir a Buenos Aires y me dedique a esto por ustedes!

Catzole.09bHoy, gran parte de la revista ha conocido una re-edición comercial. Con Cándido y Orgamastrón, ¿cómo fue la experiencia de sentarse a re-trabajar el material original para su edición definitiva?, ¿les costó acercarse de nuevo a ese universo?, ¿cambiaron o agregaron muchas cosas? Por otro lado, El Esqueleto, es una remake o más bien una re-version de la historia original. ¿Por qué la decisión de revisitar esos personajes? ¿Qué es lo que planeas contar esta vez?

Rovella: Me encanta la idea que el material que editamos en esa época, ahora cuente con un libro recopilatorio, para que ese trabajo no se pierda en el tiempo. Nos guste o no, esos son nuestros comienzos, nuestras raíces. De esa época se editó Desfigurado, El Oficial Yuta y ahora Cándido y Orgasmatrón.

En cuanto a Cándido, estoy muy contento como quedó. Trabajé sobre las páginas publicadas en la Catzole. Apenas retoqué algunas cosas del dibujo, cambié todos los globos de textos y tipografías -un trabajo insufrible para mí- y agregué un pequeño prólogo y un epílogo, para darle más sentido,  un mejor cierre a la historia.

La idea de Rabdomante Ediciones era editar El Buche, pero para editar ese personaje necesito más tiempo de trabajo, hay que retocar mucho, y les propuse Cándido que era una historia más sólida, mas redonda para formato libro. Por suerte aceptaron. Veremos si, finalmente, en el 2016, se concreta el libro de El Buche.

Azamor: Orgamastrón fue difícil. Algunos originales se habían perdido, otros estaban arruinados y fue complicado trabajar en un laburo que había dibujado hace 17 años. Uno va cambiando su dibujo, modificando o puliendo el estilo, la cosa es que me costó encontrarle la vuelta, pero creo que quedó mejor.

Sanz: Lo del Esqueleto surgió casi por accidente. Me pidieron una historia sobre zombies para una antología y no se me ocurría nada. Hoy por hoy, con todo el auge que tiene en este momento, estoy un poco harto del género de muertos vivos. Entonces, recordé la época en que hacía Carnívoro: una historieta post-apocalíptica con canibalismo y muchos elementos en común con esa temática. En la nueva historia no hay zombies, los personajes originales conservaron mucho de su estética pero ya no son caníbales, por el contrario, son vegetarianos y están en guerra con los carnívoros. Por eso cambie el nombre del personaje. Es una remake diferente, pero conserva mucho de la estética y la atmosfera del original.

Catzole.15bCada tanto las revistas aparecen en MercadoLibre a precios exorbitantes, ¿se han sorprendido del legado de la revista? ¿Todavía se encuentran con lectores de esa época? Y Además, ¿creen que existe una “Estética Catzole”?, a veces algo de eso se insinúa en nuevos artistas como Utrera, Perrota o Caballero.

Sanz: Es extraño, un negocio de comics nos pidió muchas revistas y se  seguían vendiendo, a casi  15 años del último número. Todavía hay gente que recuerda la Catzole con cariño, pero la última generación la desconoce completamente.

Rovella: Lo de mercado libre me gusta por lo mismo que decía antes sobre reeditar trabajos de esa época en formato libro, para que ese material no se pierda en el tiempo. Está bueno saber que se pueden conseguir números de Catzole todavía… igualmente, si es a precios exorbitantes, vendemos nuestros ejemplares, tengo unos cuantos archivados. (Risas).

Azamor: Me sorprende el alcance que tuvo, por tratarse de una publicación de ese tipo. Uno nunca sabe lo que puede pasar con algo que hacés, de qué manera se puede disparar. Y sí, de vez en cuando uno se encuentra con lectores de Catzole.

Creo que la revista se encuadraba en una estética determinada, quizás algunos chicos de esa época abrevaron en esa estética.

Rovella: Pienso que la estética Catzole, si bien todos aportábamos lo nuestro, estaba muy marcada por el estilo de Salvador. Él le daba una impronta muy fuerte con sus ideas e imágenes gores. Los tres nos dedicamos a la docencia, somos egresados de la Belgrano de Bellas Artes, y ellos además de la Pueyrredón. Caballero, Utrera, Perrota y alguno más, amén de tener estilos propios y mucho talento,  fueron alumnos de ellos, así que Julio y Salva siguen sembrando la semilla Catzole a donde vayan.

Catzole.11b3El presente los encuentra como profesionales de la historieta, todos ustedes publican tanto en el país como en el exterior. ¿Cómo es ese circuito internacional? ¿Logran publicar lo que ustedes desean? ¿Existe una respuesta o una dinámica de interacción con el público extranjero? ¿Es una experiencia satisfactoria en términos artísticos?

Azamor: Yo he publicado poco en el extranjero, apenas historietas de terror para una editorial chica de España y en Italia publiqué un comic-book, La Nave Di Pietra, que nunca pude ver. Los editores no me lo enviaron. Trabajo para el exterior, pero no en el rubro de la historieta sino en el de animación. Hice, por ejemplo, un comercial para Adidas cuando lanzaron la nueva camiseta del Real Madrid.

Rovella: Tuve la suerte en la historieta, no así en animación, de poder hacer siempre lo que me gustaba. Publiqué pocas historietas por encargo… Desde revistas pequeñas hasta la Spirou, donde publiqué a Dante Elefante, siempre presenté mis proyectos. Ahora estoy con una tira diaria desde hace 5 años, Zebita, que también es una idea mía y que, inclusive llegué a publicar en Tirapia, un fanzine de humor que hacía la época de Catzole.

Sanz: No siempre existe esa relación con el lector en el exterior. En mi caso, el país que mejor me ha tratado es Brasil, allá está casi toda mi obra editada y me invitaron a muchas convenciones donde pude ver que tengo lectores. En Europa y Estados Unidos, aunque tengo libros publicados, aún soy desconocido.

Catzole.14b1¿Qué están haciendo ahora y cuáles son sus planes futuros?

Azamor: Estamos preparando un proyecto con Javier Rovella, Doctor Truhan, y sigo desarrollando proyectos con mi estudio de animación. Además, la editorial Llanto de Mudo está recopilando las historietas de terror en un volumen que se titulará Matasano.

Sanz: En Julio, arranca El Esqueleto en la Fierro, y antes de fin de año, Pictus tiene que editar el libro La llamada de Cthulhu de Lovecraft, ilustrado por mí. Ovni Press acaba de reeditar el volumen 1 de Angela della Morte  y puede ser que para fin de año se reedite Nocturno que está agotado.

ZebitaRovella: Publico todos los días Zebita, una tira de humor en el diario Muy, y que fue recopilado por la colección Toing! El año próximo saldrá el segundo tomo recopilatorio en la misma editorial. También estoy todas las semanas en Billiken, con Dante Elefante, esas páginas se recopilan después en formato libro para ediciones De La Flor, y ya en breve sale el tercer tomo. Además doy clases para chicos en la Escuela Argentina de Historietas -EAH- y en la Escuela de Dibujo de Claudio Kappel. También, escribo unas cosas para otros lados o dibujo algunas animaciones para comerciales de manera esporádica.

Futuros planes, unos cuantos libros, El Infante Dante Elefante 3, Zebita 2, El Buche, Brunella 2 y el tomo integral de Ferreopolis, que  recopila los tres libros que forman la historia -de los cuales solo se editó uno hace varios años-.

baja-doc_truhan-cap02-pag1¿Qué fue del oficial Yuta?

Rovella: El oficial yuta debe estar pidiendo coimas en alguna esquina porteña. En realidad, el libro del personaje fue un cierre. Una etapa finalizada. Este año hice una historieta del personaje para un libro de Universo Retro. Y muy de vez en cuando sigue apareciendo en Zebita. Es difícil desprenderse totalmente de un personaje que te gustó tanto hacer. Entonces, cada vez que puedo, lo incluyo en alguna historieta, pero acompañando.

¿Por dónde anda Van Toma?

Azamor: Van Toma, después de muchas aventuras en el interior de la Provincia de Buenos Aires quedó en estado de animación suspendida en un frigorífico de Valentín Alsina. Suponemos que conserva todas sus facultades intactas, que nunca fueron muchas. Algún día lo rescataremos, se verá.

¿Aparte de “El Esqueleto”, vamos a volver a ver al intrigante Roecerebros?

Sanz: En estos días estoy dibujando esas páginas. ¡Vuelve el Roecerebros en El Esqueleto!

Esqueleto

Publicado en simultáneo con Kirk!

Anuncios
comentarios
  1. […] Dentro de este marco, el próximo sábado a las 18 horas, los autores de Zinerama vamos a  dar una charla sobre el Panorama del fanzine de historieta en Argentina.  Entre los invitados a la charla están: Daniela Ruggieri, historietista, integrante del colectivo Panxa y parte de la organización Dibujados; Lea Caballero, uno de los historietistas más activos en la movida independiente actual y editor de sello Purple Books; y Javier Rovella, historietista profesional,  creador de Zebita y Dante Elefante entre otros personajes y factótum del mítico fanzine Catzole. […]

  2. […] Dentro de este marco, el próximo sábado a las 18 horas, los autores de Zinerama van a  dar una charla sobre el Panorama del fanzine de historieta en Argentina.  Entre los invitados a la charla están: Daniela Ruggieri, historietista, integrante del colectivo Panxa y parte de la organización Dibujados; Lea Caballero, uno de los historietistas más activos en la movida independiente actual y editor de sello Purple Books; y Javier Rovella, historietista profesional,  creador de Zebita y Dante Elefante entre otros personajes y factótum del mítico fanzine Catzole. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s