Archivos para junio, 2017

Entre los fanzines pioneros de los 80 un posta insalvable es Fandom, palabra que deriva de la conjunción de Fanatic Kingdom -que en traducción literal al castellano quedaría como Reino Fanático-, y es que algo de fanatismo hay tener para decidirse a hacer un fanzine sin mayor motivación que las ganas. Al contrario de otros Fanzines de información -como Crash!, Top!, Akfak y Comiqueando-, Fandom se destacó por incluir historietas de todo el mundo acompañadas de pequeñas notas introductorias. Una manera hermosa de difundir el medio.

Fandom fue un emprendimiento de los hermanos Claudio y Gustavo Rubin, que asumían los roles de director y asesor editorial, respectivamente. A los largo de los 9 números publicados entre 1985 y 1987, Fandom se transformó en un muestrario mundial de la historieta. La dupla también editaría un cuadernillo, llamado simplemente Historietas en 1986, dedicado en exclusiva al mundo de los superhéroes, y que sería el pie para la edición del libro El origen de los superhéroes en 1990, hasta donde alcanzan nuestros datos.

Fandom tuvo columnistas invitados, entre ellos la dupla conformada por Fernando García y Hernán Ostuni, editores del fanzine AKFAK, redactores de las revistas comerciales Comic Magazine y Comiqueando (segunda época), con la columna Los rescatadores, e integrantes del colectivo La bañadera del Comic; y a Rafael De la Iglesia y Andrés Accorsi, que más tarde iniciarían su periplo editorial en Comiqueando. Es de destacar que Fandom registra la primera colaboración de Andrés Accorsi en  un fanzine, con una sección denominada Comic Clips, la cual sería una de las columnas fijas de Comiqueando incluso hasta el día de hoy en su versión online.

 

Anuncios

Damián Connelly es uno de los guionistas argentinos con más producción, tanto en su propia editorial, Atmósfera, como en otros emprendimientos. Con tantos trabajos de guión y edición no es raro que terminen apareciendo reediciones de obras agotadas como la que nos ocupa en este momento.

‘Las chicas de nadie’ es una obra que engancha al lector con su argumento sórdido, los personajes bien construidos y un impecable ritmo narrativo.

La trama comienza con Emmet, un solitario profesor de secundaria, divorciado y adicto a la pornografía, que un día cualquiera viendo una película porno se encuentra con una chica atada y pidiendo auxilio a los gritos. La imagen queda grabada en la mente de Emmet y junto con una vecina bastante metiche empieza a investigar. Casi sin darse cuenta el improvisado dúo se encuentra cada vez más metido en situaciones jodidas, esas de las que no se puede estar seguro de salir en una sola pieza.

Cuando se lee la obra por primera vez puede dejar la sensación de un final inesperado por puro morbo, que le quita un poco de gusto a las páginas previas. Pero hay señales, indicios de ese desenlace a lo largo del libro que sin reducir lo shockeante sí dejan claro que no es un manotazo de ahogado del guionista.

La mayor crítica viene por el lado de los diálogos; si bien la ambientación transcurre en una pequeña ciudad en USA, resulta poco natural que todos los personajes hablen en una especie de castellano neutro como el de las películas (mal) dobladas, sobre todo cuando tienen muchos rasgos culturales muy distintos entre sí: un profesor mayor de edad, una adolescente clase media baja, mafiosos chinos, traficantes latinos… todos hablan de ‘tu’, putean con ‘mierda’ y ese tipo de expresiones que le quitan personalidad y onda a las caracterizaciones. De todos modos, no hay muchos diálogos y sí mucha narrativa visual, lo que hace muy llevadera la lectura.

El dibujo de Matías San Juan, una de las mitades de la revista ‘Doppelgänger’, es pensado justo para este tipo de historia: es sobrio y delicado, una mezcla de Dan Clowes y Lucas Varela, pero apostando más por la narrativa y la claridad del dibujo antes que por los virtuosismos gráficos. Los tonos de grises acompañan el clima, igual que todos los detalles en fondos y ambientación; tampoco se notan para nada las referencias fotográficas que figuran en los extras de esta nueva edición.

La edición es impecable para su precio y es muy bueno que esta obra haya sido reeditada para seguir siendo descubierta y disfrutada por cada vez más gente.

 

 

Luis Rosales, uno de los primeros difusores del medio.

Al contrario de la actualidad, donde el grueso de las historietas que se publican surgen del medio independiente -gracias a la actividad de los autores y autoeditores que comienzan su recorrido editando fanzines y haciendo historieta amateur hasta alcanzar, en base a la constancia, trayectoria y calidad artística-, los primeros fanzines argentinos de historieta tuvieron un eminente enfoque periodístico, avocándose sobre todo a la revisión histórica de autores, personajes, títulos y revistas. En otras palabras, los fanzines en Argentina nacieron haciendo periodismo, ese es el inicio de la crítica especializada del medio.

En ese origen se encuentran, primero, autores profesionales que también hicieron de historiadores. Desde Alfredo Grassi y su ¿Qué es la historieta? de 1968, publicado por Editorial Columba, a los omnipresentes Carlos Trillo y Guillermo Saccomanno, con el a veces mal entendido Historia de la Historieta Argentina de 1980, publicado por Ediciones Record. Todo esto, sin olvidar a Leandro Sesarego, fundador del primer fanzine con conciencia de tal, Crash! en 1979. Luego están los aficionados, lectores y coleccionistas compulsivos, que deseaban comunicar, contar qué estaba pasando. De todos ellos, lo más conocidos son los célebres Andrés Accorsi, figura central de Comiqueando, y Andrés Valenzuela, periodista en Página/12.  Pero ninguno de ellos fue el primero. Ese lugar lo ocupa Luis Alberto Rosales, quien se inició en el periodismo de historietas de la mano de Sesarego, colaborando en Crash!, para luego largarse solo a partir de 1982, con Top! -en la práctica, el segundo fanzine sobre historietas que existió-.

Tanto Crash! como Top! compartieron características, formato grande, buen diseño e impresión, información exacta y detallada. Cuando Top! dejó de salir, Rosales se sumó al staff de Ediciones Record, con sus columnas Planeta Comic y Oh, el comic!, en donde compartió por varios años actividades de difusión con Alfredo Grassi -encargado de la sección El club de la historieta– y con Leonardo Wadel -con su sección Así los conozco-, y más tarde con Andrés Accorsi -que continuó la sección de Alfredo bajo el nombre, El club del comic-. Gracias a la magia de la Internet, Top! resurgió en el nuevo milenio en forma de blog. Desde allí, Rosales volvió a encargarse de difundir aquello que más le gustaba. Top-Comics fue un éxito, tanto que sobrevivió a su propio creador, fallecido el 18 de abril de 2009, y que hoy, bajo el mando del amigo Carlos Martínez, continúa su marcha.

Pero dejemos al propio Rosales, que nos cuente un poco sobre la aventura de editar un fanzine: “Cuando a principios de los 80, con Miguel Almirón Assalli, nos pusimos a crear un nuevo fanzine, a la postre, TOP!, decidimos que fuera distinto. Al menos, que tuviera una personalidad distinta a Crash!, donde nos iniciamos. Allí éramos tan felices de participar en la patriada que comandaba el recordado Leandro Sesarego. Miguel Assalli era un trabajador incansable, con las fotocromías, el diagramado y el pasado a máquina, todo muy cuidado, casi a la perfección diría. Eso hacía en Crash! y lo repitió en TOP!. Habíamos pensado ponerle a esta nueva revista un toque distinto, algo que se concretó en el suplemento El Pibe, dedicado a difundir noticias, hechos interesantes, misceláneas, anécdotas y con espacio para crónicas de interés. Casi de inmediato, se nos sumó Eduardo Weidmann, un hombre absolutamente calificado y con mucha pasión; conocedor, por supuesto, del mundo de la historieta y el humor gráfico. El staff estaba, entonces, completo pero, el producto-fanzine comenzó a sufrir problemas económicos, algo insalvable que nos llevó a la desaparición; lamentablemente, sólo pudimos editar siete números. El golpe fue durísimo para nuestros sueños. Pero, mantuvimos nuestros sueños en alto y pasados los años, iniciamos un nuevo espacio, esta vez en Internet, con el mundo de la historieta en Top-Comics que tantas satisfacciones nos está dando. Hemos sumado a esos inestimables valores como Almirón y Weidman, a Gerardo Canelo, Carlos Martínez, Mariano Chinelli, que aportan sus trabajos de calidad, obviamente. En marzo 2009 cumplimos 2 años de vida, lo que nos enorgullece porque logramos un espacio sólido y prestigioso, según nos comentan nuestros lectores y amigos. Es, someramente, lo que puedo decir sobre la historia de papel de TOP!. La actualidad nos ubica en el Top-Comics electrónico, sitio que queremos mucho y al que nos brindamos totalmente.”

Vaya este rescate, para quien hizo uno de los mejores fanzines que haya existido.

El fanzine y el movimiento independiente ha sido el eje alrededor del cual la producción de historietas en Argentina orbitó cada vez  con mayor fuerza desde la década del 80 hasta la actualidad. Testigo, narrador, difusor, promotor y parte activa de todo esto fue y es Andrés Accorsi y su Comiqueando -en todas sus encarnaciones: fanzine, revista independiente y sitio web. Conseguir una colección completa de aquel primitivo fanzine -y que, sin embargo, marcó una forma de hacer periodismo de historietas en estas pampas-, es una tarea difícil. Pero, ya se sabe, Zinerama está para eso… …para conseguirlos hubo que caminar.

 

Cuenta la historia, que el primer fanzine argentino con conciencia de serlo fue: Crash! Creado por Leandro Sesarego allá por 1979, con aportes de estudiosos del medio, como el gran Luis Rosales, Norberto Van Roussel y Esteban Laruccia, y de profesionales como Gerardo Canelo, Frank Szilagy y Oswal, entre otros. Nuestro sitio tenía una deuda con respecto a las tapas de este más que mítico iniciador de toda la movida fanzinera… …hasta hoy, je!