Steve Ditko, Investigador Privado

Sin deschavar el argumento en la tapa ya sabemos que la historieta es un caño.

¿Qué onda?

En estos años en que estuve alejado de mi blog Fan de Fanzines, me perdí de hablar de muchas publicaciones geniales, una de ellas es una de las obras magnas de Renzo Podestá, me refiero a El Aneurisma del Chico Punk. Obra enorme, en calidad y en tamaño (223 páginas), con un enfoque visual mucho más oscuro.

Así como son sus obras, es la personalidad de Renzo: genial, ácida y con un patovica en la puerta que si sos medio cabeza de termo, te trata bien igual pero no te deja entrar. Y lejos de esa larga, compleja y emocionante odisea que fue El Aneurisma…, Steve Ditko Investigador Privado tiene un estilo gráfico más cercano a la línea clara (sin perder ni un ápice del estilo Podestá), ademá de ser definitivamente más corta y más pródiga en humor. Como me ha pasado con muchos autores que conocí a través de mis años en el mundo fanzinero, a Renzo también lo redescubrí tarde, cuando ya no estaba viviendo en su Rosario natal, sino en la Docta Córdoba Capital. Mejor tarde que nunca, me repito, porque lo que leo ahora no me decepciona y me indica que valió la pena la espera, y encontrarlo recién ahora, que su arte llegó a su altura de crucero. Renzo autoeditó El Aneurisma desde su sello Le Noise, pero Steve Ditko llega a usted gracias a La Pinta, el sello de Martín Muntaner.

¿De qué se trata?

En una de las mejores sinopsis de contratapa/prólogo de introducción que haya leído, se nos plantea una cuestión muy interesante y real: el creador de Spiderman, Doctor Strange y The Question, Steve Ditko, dejó de repente el centro de la escena comiquera en plena fama, en la década del 70, limitándose a colaboraciones, trabajos para antologías y fanzines que sigue haciendo hoy en día. ¿Por qué decidió convertirse en un outsider? ¿Por qué se alejó? ¿Y en qué ocupa sus días? Lo que sigue, responde las preguntas, aunque no literalmente. Presentada de manera no cronológica, la historia, que no pienso espoilear de ningún modo, se desarrolla tan naturalmente que, al terminar, una relectura no hace más que afirmar la idea de que el modo en que se presentaron los hechos es simplemente perfecto. Ojalá yo pudiera narrar el 10% de bien. Los saltos en el tiempo tienen su justificación, el modo en que volvemos sobre los pasos hace que las piezas de información completen la historia en la cabeza sin la menor molestia. Y al final de la historia, además de tener respondidas las preguntas iniciales, entendemos que no había mejor modo de que se nos contase el cuento que éste. ¿Qué más le podés pedir a una historieta que dibujos y narración precisos como un reloj suizo?

¿Quién debería comprar Steve Ditko: Investigador Privado?

Cualquiera bien del palo de la historieta yanki, conocedor de sus figuras y su historia, apreciará leer esta historieta protagonizada por uno de los creadores fundamentales del género superheróico, aunque no haya un solo tipo volando en calzas en toda la historieta.

Fuera del ghetto, cualquiera mínimamente informado sobre la existencia de Steve Ditko, cualquiera que pueda disfrutar una buena historia de intrigas detectivescas con toques de costumbrismo neoyorkino y, definitivamente, cualquier fan letal de Renzo. Todos lo van a disfrutar tanto como lo hice yo.

Un comentario sobre “Steve Ditko, Investigador Privado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .