Postal 2019: Jose Miranda

Esta es una historia de desecuentros. En el último Dibujados, dando vueltas por los puestos, me crucé con dos fanzines de tapas llamativas y ultra coloridas de nombre Scatología. Pregunté y una chica, con unos ojazos así de grandes, me dice: “El chico que los hace se fue, pero vuelve en un ratito”. Los miré, algo me llamó la atención y los compré. Adentro, había trabajos dispares. Algunas ilustraciones estaban muy bien, pero lo que más me llamó la atención fue una historieta llamada Ratomika. Me gustó tanto que, cuando me topé con un continuará, salté de un fanzine al otro sin escalas, y me volví a decepcionar cuando en el Scatología 2, volvía a quedar inconclusa.

Google y Facebook hicieron el resto. Encontré a un tal José Miranda que anunciaba una versión completa de Ratomika, y que iba a estar disponible en el inminente Kampai Cine. Voy al evento. Me cruzo de nuevo con los ojazos, le consulto por lo que busco y de nuevo la decepción: “Ya se nos acabó. El chico que la hace no está, pero en un ratito vuelve”. En resumen, un fanzine tan escurridizo como el artista. Recorro las mesas, compro otras revistas y, de salida, me cruzo con el culpable. Hablamos y me tira el dato, “también los llevé a Berlin Grafik“. Por fin, 2 semanas después, me escapo del laburo a horario y en el negocio indicado, revolviendo con insistencia, me hago con la copia tan buscada. ¡Ahora sí!

José Miranda firma como Martín Miranda -y para algunas ilustraciones utiliza Joso-, más allá de las multiples personalidades, es el artista integral detrás de Ratomika. Una obra que llama la atención por su dibujo virtuoso pero desatado, con una potencia desbordada y estética cruda, que encuentra puntos de contacto con el Desfigurado, de Salvador Sanz, e, incluso, con el Nippur primigenio, de Lucho Olivera, no en la referencia gráfica en sí, sino en la sensación que causa en el lector. Acá el dibujo aporta una capa más profunda que la de solo vehiculizar el relato, y que causa una fascinación extraña. La historia se inscribe en el género ciberpunk. En un futuro post-apocalíptico poblado de animales antropomorfos y donde los humanos no existen -o casi-, Ratomika es perseguida por un reptil vengativo mientras va en búsqueda de su hermana perdida. Pronto todos esos roles se invierten, y nada es lo que parece en un principio, hasta resolverse con más de una vuelta de tuerca. Los diálogos están plagados de un humor irreverente, que dan una liviandad jocosa y rebelde. En resumen, este es un fanzine que no pretende más que entretener y divertir -tanto a los lectores como al autor-, con la peculiaridad de estar muy bien hecho. Ahí radican sus virtudes y lo transforman en uno de esos objetos para atesorar.

Postdata: La chica de los ojos azules resultó llamarse Sabrina Aparicio. Figura en Instagram como Glitter Capricorn, y recomendamos seguirla por la calidad de sus ilustraciones. Sus dibujos destacan en ScatologíaRatomika, además, tiene un buen mini-fanzine desplegable de nombre Rosemary.

Anuncios

Un comentario sobre “Postal 2019: Jose Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.