Wormboy Nº 1

WP_issue01_cover_DISEÑO_lowCreo que el anuncio de hace un par de días sorprendió a propios y a ajenos (bah, por lo menos a mí). Primero por la tremenda ilustración de la portada, algo lejano a las más simbólicas y minimalistas que suele hacer el autor. Segundo por los pocos días que faltaban (y siguen faltando) antes de la salida de imprenta y por ultimo por… ¿Podestá en el género del superhéroe? ¿Y a color? Antes de tomar la revista en el aire y gritar: “¡Podestá  se vendió!” mientras blandimos el ejemplar en el rostro de alguien cercano, podemos ojear las primeras páginas y darnos cuenta que no hacen falta más que un par de páginas para respirar aliviados de que estamos ante un trabajo del buen Renzo, solo que a color y en una versión, en principio, más edulcorada.

La historia transcurre en Santa Curie en algún presente un tanto incierto dónde sus habitantes son testigos de los planes y ejecuciones de los malos para eliminar a Wormboy, un extraño personaje que intenta salvarlos de aquello que indirectamente provoca.

Y dejamos de contar porque el resto es mejor leerlo. No por la historia, que en este número hay bastante ahorro de la trama para poder (suponemos) contarlo en los sucesivos números, sino porque el atractivo es la forma en que el autor lo hace. Apelando a un narrador un tanto canchero y novato en su trabajo, el autor le da fuerza al relato con humor apelando a diálogos simples y concisos, incluso acertando lo que el lector está pensando para reírnos al encontrar que el autor se nos está adelantando a nuestras propias reacciones. Lo mismo cuando juega con los clichés del género que son puestos en evidencia por sus personajes y narrador o con la posición de los globos, ahí encontramos lo mejor de este número, con un humor sutil (no tanto por el tema que toca) y fresco, riéndose hasta de él mismo.

En el arte vamos a encontrar todo lo que nos gusta del autor, un poco eclipsado por el color que tapa los diseños en negro que normalmente vemos en su obra, los planos y secuencias se mantienen intactas, ahora un poco más desarrollados gracias al género del superhéroe. El color tiene una simpleza majestuosa, con una gran presencia de sólidos y pocos efectos, la elección de los colores claros son excelentes, en una clara contraposición a la oscuridad que hay en la atmósfera del guion. Las últimas escenas pierde un poco ese toque, tal vez por no poder mantenerlo para la gama de los azules o simplemente por el apuro. De todas formas, ya no hay salvación, estamos atrapados por lo hecho en las páginas anteriores, en especial en las primeras páginas

Wormboy” nos deja bien manijas, imposible no engancharse con los colores llamativos o con la presentación de los personajes o con la incógnita de hacia dónde irá la historia, ya que no tenemos muchos indicios. Y si antes queríamos agitar la revista en el aire para tratar de vendido al autor, luego de leerla, lo hacemos para preguntar a los gritos cuándo el número 2.

Aprovechen, no sean sonsos, la preventa aun vigente de la editorial Le Noise, para retirar en la CBB.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .