‘Si mojás me enciendo’ x Sukermercado

45235715_2291837514179477_5816406765654245376_n

Pucha, que complicado leer este comic en un colectivo. Ustedes dirán, ¿pero no podes leerlo en tu casa? Y no, que la comida, que sacar a pasear al perro, que Netflix… todo suma para que el momento más tranqui para leer sea en el bondi. Y ahí estaba, haciendo malabares para que no se vea la tapa de la chica en tetas con cinturonga o la innumerable cantidad de penes, vaginas y juguetes sexuales que aparecen en casi todas las páginas.

Soy de los que piensan que esconder la sexualidad y ponerle un forro al libro de Grey es una pavada, pero también soy de esos tipos que se deconstruyen un granito por vez y bue, ¿qué pasa si justo un niñe miraba de reojo una página donde hacen una felatio y culeada en simultáneo? Pero ya dije, ¡¿quién carajo me manda a leer en el bondi?!

Ahora vamos a la revista que es lo que importa y es una comedia romántica. Si, con cientos de garches que no creo que se animaran a mostrar Meg Ryan y Tom Hanks en los 90’s, pero en el fondo es la historia de una técnica en foto y video,  Luisa, que le encanta un pibe, Nehuén. Ni más ni menos que eso.

El disparador para que estos pájaros terminen (o no) juntos, es que Nehuén le encarga a Lu conseguir un repuesto Heliopan para la cámara. Yo no tenía puta idea de que es un “heliopan”, lo tuve que googlear para ver que es la marca de un filtro fotográfico. Y está perfecto que así sea, porque es más convincente de que Lu trabaja de lo que trabaja.

Lo que si llama la atención es lo bien que lo pasan en el mundillo fotográfico; lugar donde Lu vaya buscando el bendito repuesto, lugar donde tiene la oportunidad de trincar a troche y moche. Medio que ahí entramos en el terreno trillado del porno básico, del “tomamos mate o cogemos, pero yerba no hay”, pero se pilotea con diálogos simpáticos y un ritmo aceleradísimo en todas las situaciones.

Creo que ni la propia Paula “Sukermercado” Suko intenta vender la trama como “realista”. Por ejemplo, todos los personajes tienen colores de pieles distintos, desde el blanco hasta el rojo o azul como si fuera lo más normal del mundo; hay una sana intención de ‘no importa el género o los gustos, tampoco el color de piel’ pero me hizo mucha gracia la trans roja con la sumisa azul gris.

Si no lo supiera, nunca diría que la autora es la misma de ‘La sombra del altiplano’. No solo en lo temático, también son distintas desde el encare gráfico, con diseño de personas más caricaturesco, más viñetas por página, menos trabajo en los fondos y más detalles en los cuerpos y rostros. Y como ya dije, el color es un plus lisérgico y funcional al espíritu de la obra.

¿Es para todo el mundo ‘Si mojás…’? Y no, va a provocar rechazo en algunos y amor en otros. Yo mismo al comienzo estaba medio “woow, esto es mucho” pero a través de una trama secundaria (la de la amiga de Lu enganchada con un “macho”) se construye una reflexión sobre evolucionar, cambiar la mentalidad y a fin de cuentas, vivir y dejar vivir (o garchar, en este caso). Y en ese aspecto sí es un comic que deberían leerlo todas y todos.

Y me olvidaba, tampoco hay excusa para no leerlo con lo del bondi, porque hay una segunda edición con sobrecubierta casi ATP.

Un comentario sobre “‘Si mojás me enciendo’ x Sukermercado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.