Extraños cuentos de guerra

extraños cuentos de guerraMás allá de la calidad de las historias, esta antología es un buen ejemplo de que el formato de antología, aunque antiguo, todavía rinde: narraciones elegidas con criterio por un editor y con la cantidad de páginas justas para que ninguna se sienta estirada o acortada, el gran mal de los tomos multihistorias que suelen aparecer por estos lados.

¿Cuál fue el criterio de César Libardi, editor de Rabdomantes y guionista de uno de los capítulos? Que las historias se relacionen con conflictos bélicos, reales o ficticios, pero contados desde un punto de vista inusual, no el del soldado heroico sino el perdedor, la víctima, el que miro todo de cote, el que la historia oficial no recuerda, a fin de cuentas. El resultado son cuatro historias heterogéneas e interesantes, veamos que tal una por una.

Un consejo antes de leer ‘US4ALL’: ¡No lean la sinopsis del libro en la contratapa! Gran parte del gancho del guion de Nicolás David Ramirez (rosarino dueño de una comiqueria que en este momento desarrolla varios comics para una empresa de juegos española) es saber quién es el infeliz protagonista y porque le pasa lo que le pasa, asunto que se anticipa enseguida sabiendo el contenido del libro. Fuera de eso es una historia inquietante, un poco al estilo de esos primeros números de ‘Hellblazer’ donde Jamie Delano se la hacía pasar peor al lector que a Constantine. Si además tenemos en cuenta que el trazo de Javier Oliver recuerda a dibujantes como John Higgins pero con más onda, esta historia tranquilamente podría haber sido publicada por Vertigo a comienzos de siglo. La paleta de colores de Leo Moresi acompaña con corrección al clima del guion.

‘1666’ es un punto más en el casillero “2019” de Kundo Krunch, un dibujante que parece que no suelta el lápiz ni para ir al baño. Esta vez en vez de futurismo y freaks con poderes, se mete con indios y soldados españoles, e igual sale bien parado del desafío.

El guion de Lucas Matías Alarcón (escritor santafesino y creador de la moda #DesayunoyComics, con varios adeptos en Facebook), pone la luz en una de las tantas masacres de nativos realizadas durante la conquista española. Los kilmes fueron obligados a desplazarse de su territorio original, en el Noroeste argentino, hacia el Río de la Plata. El breve relato de Alarcón y Krunch, en clave fantástica, muestra el último acto de rebelión de un pueblo que eligió la muerte antes que la sumisión.

Francisco Paronzini es un dibujante rosarino (una constante que ya ven que se repite en casi toda la selección autoral) con una trayectoria importante en USA, tanto en editoriales grandes como independientes (por ejemplo la miniserie ‘Hugo Broyler’, escrita por Mike Kennedy); entre sus contactos se cuenta Jason Aaron Wong, un misterio andante que por lo que se sabe googleando, tranquilamente puede ser el Jason Aaron más conocido (el de ‘Thor’ y ‘Scalped’), con un seudónimo. La cuestión es que ‘Clint Darius: De vuelta a casa’ es la secuencia más exótica y extravagante.

Darius es un héroe clásico que emula al dedillo el arquetipo de Flash Gordon: un tipo de la Tierra que por alguna razón termina convirtiéndose en el héroe de un lejano planeta, enfrentado a algún tirano loco y con una bella princesa rendida a sus pies. Ahí no hay nada que no se haya hecho desde Adam Strange hasta la reciente ‘Starlight’ de Mark Millar y Goran Parlov. La vuelta de tuerca viene por el lado de los estereotipos sexuales, del héroe langa y la bella reina suspirando por él, y como cambia el argumento clásico al reinventar ese molde. O sea que es una idea simpática, con todo el jugo que puede dar aprovechado en doce páginas. Igual de inteligente es el dibujo de Paronzini para mostrar mundos alienígenas, monstruos y escenarios que cambian de una página a la siguiente, sin perder o descuidar la información importante de cada una. El color estridente de Sandra Molina Juan acompaña de maravilla.

Por último, en ‘Los Griots’ Libardi nos lleva a un África salvaje y mítico para una historia de cómo hasta el rival más invencible tiene un punto débil. Toda la estructura, con un narrador contándole a un grupo lo que ocurrió mucho tiempo atrás, es digna de las mejores fábulas que nos regala la historieta cada tanto, al estilo Neil Gaiman o Eduardo Mazzitelli, aunque Libardi no tiene o busca ese estilo de prosa en sus palabras. El dibujo de Rodrigo Cardama es de línea clara, con buenos detalles en la ropa y los escenarios, pero el conjunto guion y dibujo no presenta de forma clara un momento clave de la historia, donde solo las viñetas indican lo que sucede. Se entiende por contexto pero me dejo picando ese “y… de otra forma quizás se entendía mejor”. A favor, la paleta de colores resalta la sensación de exotismo e irrealidad que se busca, y las expresiones que aparecen cada tanto son en suajili posta, no un chamullo.

Para tres capítulos de gran nivel, un cuarto correcto y una espectacular portada de Tomás Aira, ‘Extraños cuentos….’ es una antología más que entretenida, con un muestrario del hacer de buenos autores.

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .