“El Mundo Extraño” de Loris Z.

Ohhh, le amour, ¿cuantas lágrimas, tintas, palabras, sonetos, risas y demases expresiones se le han dedicado al amor ya sea para ganarlo como para perderlo? Preguntando algo más referido a lo que nos ocupa, ¿cuántas de ellas se transformaron en historieta? Ahí se nos van a reducir los números dándonos cuenta que son pocas las obras que se le dedican enteramente a ellas, y esta obra no es la excepción, pero si es el motor que empuja la historia y la motiva a continuar.

A través de un relato autobiográfico, y con una voz en off presente en todo el relato (casi la única ante las pocas intervenciones de diálogos que hay), Loris Z. nos cuenta su historia de amor y como lo llevo (a la fuerza y sin darse cuenta) a un viaje de autodescubrimiento. Con la constante referencia a la banda Él Mató a un Policía Motorizado, el autor mantiene una narración simple, muy austera, donde las palabras escasean en cada cuadro pero que sobran al describirse y narrar lo sucedido sin ningún tipo de censura, abierto completamente al lector para contar su historia. Es esta sinceridad mezclado con un ritmo constante lo que engancha del guion, en especial cuando aún no sucede nada “importante” y parece que la historia es el viaje de un fanático de la banda, como los de antes. Cuando el conflicto explota sin que nos demos cuenta, ya es tarde, estamos cautivados por el relato y lo sentimos como si fuese un amigo el que nos está contando su problema y no podemos parar de escucharlo.

La referencia a la banda musical no es una simple inclusión de referencias en el titulo de la obra, su portada y varias apariciones en la obra por fanatismo, es funcional a la obra conectando ambas partes de la obra (“Navidad de Reserva” y “El Mundo Extraño” que parecen estar desconectadas en un principio), es parte importante para que el protagonista/autor pueda desarrollar su historia y para descubrirse a sí mismo en las acciones de los demás, dejando de sentirse tan único.

Extraño 03El arte es la ejecución perfecta para el relato, la síntesis ideal de lo que el texto nos está diciendo, la imagen que las palabras necesitan cuando a veces no pueden describir usando letras. Pero que sean complementarios, no significa que sean lo mismo, mientras el texto nos cautiva con las frases perfectas y el ritmo narrativo con una sutileza abrumadora, el dibujo nos muestra la suciedad en el tono en que las palabras hablan. Con un estilo cercano al comic independiente de las décadas pasadas, pero más correcto, con mayor aprendizaje y aun conservando el amor por los manchones de tinta. Hay algunas objeciones que podemos remarcar, cuadros que no están tan físicamente correctos o por lo menos no a la misma altura que el resto, como queriendo sacárselo de encima rápido y seguir con el entusiasmo de contar la historia o también la elección de colocar una foto a página completa que se justifica en la narrativa de la historia pero que en lo visual choca mucho al descansar en la impresión y esta no le responde con el mismo amor que venía teniendo.

El Mundo Extraño” es un excelente ejercicio de reflexión interna y externa sobre el amor, las relaciones y el descubrimiento de nosotros mismo en base a ello, ejecutado con gran ritmo narrativo por el autor quien no se olvida que está en una historieta y mantiene la obra en un equilibrio perfecto de reflexión y entretenimiento. Una obra interesante de catarsis a través del arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .