Archivos de la categoría ‘Autoedición’

Silencio en la Costa es la revista que edita Muriel Frega desde las lejanas playas de Ostende. Bajo el  sugerente lema de ‘Revista de Experiencias visuales, ilusiones ópticas y apariencias textuales‘, la publicación se da el lujo de hacer periodismo cubriendo distintos aspectos de la cultura como la literatura, la poesía, el cine, la música, la fotografía, el humor, y más, todo salpicado por una buena dosis de historietas. Cada número gira en torno a un eje temático, tan antojadizo como espontáneo, por ejemplo, el mar para el número 8, la comida para el 9, el fútbol para el 10, la psicodelia para el 11 y el punk para el 12. Además, la revista cuenta con la distinción de haber sido “Declarada de interés Municipal y Cultural“.

Al lento pero seguro paso de la autoedición, Silencio en la costa está a punto de volver a aparecer en la calle con su número 13, esta vez rondando el mundo de las aves. Tenemos que agradecerle a Muriel Frega el habernos invitado a participar y hacer lo que más nos gusta: Hablar de historietas. Así que hoy Zinerama se sale de su habitual recorrido por lo fanzines argentinos para hacer un paseo temático por historietas nacionales que tienen pájaros como parte crucial de su trama. Así que, mucho mejor que cien volando son estas 5 historietas que revisamos en detalle. ¡Allá vamos!

Para aquellos que tienen más de 30 años sobres sus espaldas, Pi-Pío es un viejo conocido siempre presente en la revista Anteojito. Tal vez la creación preferida de García Ferré, el pollito Pi-Pío no solo fue su primera animación sino, también, su primer personaje de historieta. El libro Aventuras de Pi-Pío, publicado en 2014 por Editorial Común, recopila las primeras versiones de las andanzas del personaje -tal cual se publicaron en la revista Billiken a partir de 1953-, en un trabajo de restauración -a cargo de Pablo Sapia– que puede calificarse de impecable. Una vez terminado su paso por Billiken, a mediados de los 60, Pi-Pío reapareció en Anteojito, donde las tiras se adaptaron para formar un universo cíclico que empezaba donde terminaba y que duraba un total de 7 años, es decir el tiempo que lleva a los alumnos recorrer la escuela primaria, el grupo etario al que estaba destinada la revista. Pi-Pío, es un pollito que no pudo romper del todo su cascarón, por eso, nadie lo quiere, de allí su deambular como linyera, hasta que se convierte en Sheriff de Villa Leoncia, luego de hacer un curso por correspondencia. Entre la imaginación desbocada y la inocencia ingenua, esta historieta con ritmo de folletín, tiene el encanto de la niñez en donde todo puede suceder y mezclarse.

En plena mixtura de la producción argentina de historietas con el mercado italiano, Ricardo Barreriro y Enrique Breccia unieron sus esfuerzos en varios trabajos en conjunto, entre los cuales está Avrack, el señor de los halcones. Publicada originalmente en Skorpio, en 1987, la historia recorre el paradigma oesterheldiano de la aventura, es decir, aquel por el cual a un hombre ordinario le sucede un hecho extraordinario, ese cambio total de status quo desata una crisis que lo pone a prueba. De esta manera, Jorge Pinedo está a punto suicidarse cuando es teletransportado a un mundo fantástico -con elementos mágicos y de ciencia ficción, anclado en el medioevo y con ingredientes del steampunk-, en donde se convierte, a su pesar, en Avrack, un anti-héroe que, a lomo de halcón, está destinado a desentrañar qué rol desempeña en un juego que no controla. El guión de Barreiro recorre con soltura los caminos del héroe en donde mezcla cierta deconstrucción post-punk. El dibujo de Breccia muestra su estilo habitual, aunque se percibe su particular gusto por dibujar los enormes halcones que pueblan los cielos de esta historieta. El final, abundante de texto, está algo apresurado, pero no merma en nada la buena resolución de un argumento intrincado y complejo. El libro fue editado en 2011 por Walsen S.A., para su colección Skorpio Presenta.

Publicada entre 2007 y 2008, Nocturno, de Salvador Sanz, constituyó uno de los puntos más altos de la segunda etapa de la revista Fierro. Recopilada en 2009 por Editorial Ivrea, esta larga historieta más de 130 páginas mostró la depuración estilística que el dibujo de Sanz alcanzó, dejando atrás el grafismo crudo y explosivo de Desfigurado y Legión, sus primeras obras, para potenciar el detalle y un plantado de página meticuloso que permite el lucimiento estelar del dibujo. La historia es compleja y plantea la invasión de una realidad sobre la otra. Hay una dimensión fantástica -donde la magia existe y surge efecto- que está poblada por seres alados, pájaros que han tomado conciencia y evolucionado tal y como la humanidad en la Tierra. Así, nuestra realidad ha ido sufriendo una lenta y silenciosa invasión, que ahora está lista a explotar. En este panorama, Lucía y Lucio, la pareja protagonista, es cooptada sin saberlo por el Mago Ciempies, maestro de ceremonias de los pájaros. Ahora, por la noche, Lucía y Lucio, unidos por el destino, se transforman en depredadores alados. Todo eso, ¡y ni siquiera es el primer capítulo! La génesis de Nocturno, tiene que buscarse en los últimos dos números de La Secta Edición, el último fanzine en se embarcaron los integrantes de Catzole. Magia, suspenso, horror, una trama bien construida y un arte fastuoso, para una de las grandes obras de la Nueva Historieta Argentina.

Serializada entre 2008 y 2009 en el blog Historietas Reales, el neuquino Carlos David Lima, bajo el seudónimo Kwaichang Kráneo, desmostró con El cuervo que sabía, que se podía urdir una historia de ciencia ficción compleja y ambiciosa con poquísimos elementos. Mono es, tal vez, el último sobreviviente de una especie humana destinada a desaparecer. En el siglo XIII, apocalíptico y tóxico, el conocimiento de lo que fue la sociedad moderna es casi nulo, y Mono solo sobrevive gracias a la poca tecnología que aún funciona. Un error de las máquinas, permitirá que Mono llegue a la pubertad y su libido despierte. Luego, un segundo error, liberará a unos cuervos que se han mimetizado con cierta inteligencia artificial. A partir de allí, se abre una serie de oportunidades, entre las que se incluye la posibilidad de la continuidad de la especie humana. De qué manera esto sucede, es lo que nos cuenta Lima. Con diálogos entretenidos y bien construidos, el argumento sabe mantener la tensión y la intriga, sin perder el divertimento. El dibujo, suelto pero certero, juega con el plantado de página, y resuelve secuencias de manera efectiva. En 2011, Llanto de mudo recopiló la obra en una edición que hoy es casi inconseguible y que merece una re-publicación.

Gutter-Glitter es el sello que Paula Andrade creó hacia 2011 para publicar, además de otros autores, su propia obra. Con un buen camino editorial detrás, supo capitalizar los años de experiencia como auto-editora y en 2017 lanzó Cría Cuervos y te arrancarán los ojos, su primera novela gráfica. El largo relato centra su atención en Jacobo, un brujo que debido a una traición lo ha perdido todo, incluso al cuervo Phobos, su animal totémico. Descastado e incompleto, ya sin la protección de su alter ego espiritual, Jacobo emprende un camino de búsqueda y redención, en donde nada es lo que parece y el juego de traición se da en múltiples niveles. En resumen, la historia resulta una fábula sobre cómo cerrar heridas del pasado y continuar hacia adelante, incluso cuando lo que se ha perdido es mucho. El argumento, no lineal, está bien sustentado en los diálogos, donde brillan algunos remates, como el ‘espántate pájaro‘. El dibujo sigue en el nivel de excelencia que desde hace tiempo muestra Andrade, en donde destaca la secuencia narrativa de las escenas de acción. Demás está decir que el universo creativo de la autora tiene como epicentro lo sobrenatural, ya sea en sus aristas míticas, místicas y/o mágicas, que no son lo mismo. Personajes atractivos y sensuales, misterio, suspenso y horror se combinan en un relato para adultos de alto vuelo.

Anuncios

Embalado por la entrada de descargas del mes pasado, Don Julián Blas digitalizó el primer ejemplar de “La Secta” para compartir en este espacio. Así que aquí queda en formato PDF -evidencia de la innegable calidad del factotum de “Zinerama”- este maravilloso título de la historia fanzinera.

Descargar: “La Secta Edición N° 1”

La Secta Edición. 1

Sumamos por primera vez al sitio a la reputada revista de los alumnos del viejo Breccia, “El Tripero” fanzine que desde un principio tuvo nivel profesional. No hay mucho que sumar a lo ya dicho sobre esta cabecera, dado que muchos de sus autores siguen en actividad, con presencia en la escena local, en libros y revistas. Sí corresponde aclarar que éste no es su primer número: “El Tripero” cuenta con un N° 0, que era el que originalmente ocuparía esta entrada. Diversos motivos  me lo impidieron , pero es contenido para un posteo futuro, tenganlo por seguro.

Los lectores  más jóvenes pueden descubrir a “El Tripero” partir de su último libro -editado por “Tren en Movimiento” recientemente-; queda el ejercicio del contrapunto con estos primeros pasos, más cercanos a la estética Brecciana y el desenvolvimiento de los artistas a lo largo de los años; queda también redescubrir a aquellos dibujantes que no trascendieron, pero que no por ello adolecen de calidad.

Descargar: “El Tripero N° 1”

El Tripero N°1. 01

En las categorías más extrañas del fanzine se ubica una rara avis -por lo dificultoso de su hallazgo- caracterizada por su encuadernación, se trata del ¡fanzine anillado! No hay muchos ejemplos de esta clase pues su aparición es esporádica y responde a un sinfín de motivos. En el pasado ya lejano estaba mucho más ligado a posibilidades económicas y de disponibilidad concretas; mientras que en estos tiempos de impresión a demanda, responde más a las ganas de experimentar y divertirse que tenga el autor. A continuación dos ejemplos, uno novísimo y otro con 16 años sobre sus espaldas.

50 Quadernos, nace de la mano de Jorge Fantoni, un histórico absoluto del under argentino y, también, un autor cargado de talento y cultor del bajo perfil. En esta aventura editora, lo acompaña su socio de siempre, Daniel Ortiz. La dupla participó en una miríada de fanzines fundacionales, desde la O No, pasando por Chapa-Chapa y Parásito e, incluso, como parte estable de Lápiz Japonés. A ellos, se suman gente cómo Daniel Pancu, Gustavo Von Chuyo, Diego Arandojo, Emiliano Raspante, Horacio Petre, Ernán Cirianni y Camila Torre Notari. El fanzine explora desde el humor una crítica voraz a las redes sociales y el uso de la Internet. El nivel de la publicación es excelente, con autores que experimentan el lenguaje narrativo  con habilidad. Entre los trabajos que destacan están, Por eso pago Internet, de Cirianni, por la desfatachez desmedida de su humor, Satanic Yoga, por lo idisiosincrático de la propuesta, las dos tiras de Torre Notari, por la efectividad de los remates, y Un mundo quieto, de Fantoni, porque vuelve a mostrar al autor en su mejor estado, manejando un humor agudo, poético y cínico a la vez, y con un arte impecable. La tapa esta hecha en serigrafía sobre cartones recortados provenientes de cajas de bebidas y comestibles. Un edición por completo artesanal e hipnótica, en formato cercano al A4. Solo se hicieron 50 copias.

Sin título alguno que la identifique, la obra realizada por Frank Vega, bien podría llevar por nombre Zapping. La obra recorre los ejes comunes en los que otros trabajos de Vega -como Pititi en Mortadelas Salvajes, por ejemplo- pivotan: el humor absurdo y cínico, la realidad distorsionada, la parodia, la crítica a la sociedad contemporánea y la recreación de los usos y costumbres de las clases trabajadoras. En este caso, la historia se dispara a modo de un cambio compulsivo de canales de televisión, que tienen como hilo conductor a un personaje particular, cuya cabeza y torso tienen forma de televisor y que solo atina a decir Poketubitelemón, como forma de pre-anunciar el cambio de escena. Ese recorrido lisérgico, muestra la mirada particular que tiene el autor sobre el mundo de la publicidad y la comunicación en los medios masivos, además de la sociedad que los consume, tamizado a través del absurdo, el sinsentido y el humor sin límites. Entre otras, destaca la escena donde el Poketubitelemón y el Perro Pablo visitan a un ‘Batman‘ traficante de chorizos que tiene por cliente a ‘Pikoro Daimakú‘, a su vez enfrentado a ‘The Ray‘, con acción trepidante y un dibujo fuera de toda escala. La obra -de 100 páginas- data aproximadamente de 2002, y se publicó en fotocopias simple faz, anillada y con tapas en acrílico transparente. Hasta el día de hoy permanece inédita de manera comercial.

Dos publicaciones de gran importancia para la historia de los Fanzines de historieta en la Argentina, que todo amante del medio debiera conocer. Recomendaciones -como los articulos que se acostumbra a leer en el sitio- en este caso, de revistas del pasado.

Comenzamos con “Salchichón Primavera”, cabecera que no me canso de recomendar. La aspuesta formal, el contenido de sus historias, inclusive los artículos, no hay página que sobre en esta perla de los 80.  Edu Binder, Namger Zepol, Cas, Gordín, Melotso, ESP, Jorge Warley, Bruna, Rutigliano, Yoryo, Bedevo aunaron fuerzas para crear uno de los fanzines más interesantes que ha visto la luz. Como en el caso anterior (el N° 4 que compartios hace casi un año) el siguiente scan pertenece a una edición facsimilar publicada en el marco de la muestra organizada por el Museo Reina Sofía y la Red de Conceptualismos “Perder la forma humana. Una imagen sísmica de los años 80 latinoamericanos” en 2013.

 

Salchichón Primavera N° 3. 01

Descargar: “Salchichón Primavera N° 3”

Y si hablamos de calidad, “La Secta Edición” es otro ejemplo de la década posterior. Autores de la talla de Ayar B., Javier Rovella, Salvador Sanz (tal vez con su -a mi criterio- trabajo más interesante) y grandes aportes de Martín Ochoa,  J.M. Castro, Nahuel Rando (Casimiro, volvé!) Andrés Lozano (“Encarnato” hallazgo sectario a prestarle atención) y por supuesto, el infaltable “Ringo Kamikaze” de la mano -y la tinta- de Sebastián Ramseg. Aquí el último número de su primer período, antes de la crisis que azotó el mundo editorial a comienzos de siglo.

La Secta Edición N° 6. 01

Descargar: “La Secta Edición N° 6”

portada con logoFuturos con naves espaciales o apocalípticos, mundos cubiertos de agua, historias con piratas y bárbaros… esta antología cubre todo tipo de posibilidades y no le escapa a nada. ‘Ecos…’ es una antología de historietas cortas  publicadas en las revistas italianas Skorpio y Lanciostory, todas escritas por Gustavo Schimpp y dibujadas por Sergio Ibáñez. O sea que esto es espíritu Skorpio en la más pura esencia que conocimos en los 80 y 90’s aunque las historietas son de factura reciente: material para el mercado italiano con historias cerradas, sin personajes recurrentes y bien en el palo de la ciencia ficción, la fantasía y algunos toques de terror. También tienen el cliché de que la mayoría de las mujeres aparecen desnudas en algún momento, sin mucha necesidad de ello pero es una característica casi ineludible de la historieta europea ‘para adultos’ que dominó los parámetros de la producción nacional para exportación, sobre todo desde fines de los 70’s en adelante.

El trabajo de los dos autores es impecable en su quehacer. Exceptuando el primer capítulo que el desenlace se ve a cinco cuadras, Schimpp le saca el jugo a todas las historias para que en dieciocho o veinte páginas presenten situaciones, entornos, personajes y conflictos con elegancia, sin apuros, sin extender de más ni quedarse corto con lo que propone y cerrando casi siempre con desenlaces inesperados.

Como el énfasis argumental está centrado más en los entornos y situaciones los personajes son arquetipos, sin grandes rasgos de personalidad pero tampoco nulos y olvidables. Por ejemplo nadie se va a acordar como se llama el ladrón que protagoniza ‘Destino inolvidable’ pero si queda grabada su personalidad canchera y el quilombo en que se mete. Pasa lo mismo con la bailarina exótica, los guardias de seguridad futuristas, el conquistador medieval, el transportador de agua, el pibe de los barcos, etc.

29060573_896208573890348_7868517420885687155_oMención especial para el capítulo ‘Malas decisiones’ que por los textos de presentación y el trabajo de construcción del mundo casi acuático que presenta (llamado Acquamare), tiene toda la pinta de ser la presentación de una serie aparte y no algo descolgado. También tiene referencias directas a la obra de H. P. Lovecraft lo que le da un plus extra.

El dibujo de Sergio Ibáñez es detallado, clásico, con aire a Solano López en los expresivos rostros y mucho cuidado en la construcción de fondos, maquinarias, barcos, castillos… se desenvuelve con toda la soltura en cualquier tipo de historia. Lástima que algunas páginas parecen reproducidas en baja resolución o con una pobre calidad en la recuperación de los originales. El arte merecía más mimo en la edición, más allá de que por ahora es la mejor forma de leer este material en forma prolija y que el tomo no tiene errores de encuadernación ni papel deficiente.

Con esta edición Gorgona Ediciones (aunque no figura el nombre de la editorial si está el logo y es una referencia directa a la revista ‘Cabeza de Gorgona’, editada por Schimpp y Quique Alcatena a fines de los 90’s) apunta de una al corazón del nostálgico de la Skorpio pero también es una lectura ganchera y entretenida para el lector ansioso de hoy en día, haciendo pequeñas concesiones.

A unas semanas del último Dibujados, sigue la tarea de revisar novedades que circulan por los cada vez más extendidos circuitos de la Historieta Independiente Argentina. En estos tiempos iconoclastas es buen remedio sumergirse en las propuestas que llaman la atención por su calidad. ¡Apurala, Litoooooo!

Entre Pinamar y Valeria del Mar se encuentra Ostende, localidad donde reside Muriel Frega, una artista de puro talento y gran capacidad autogestiva, que no para de generar proyectos interesantes. Entre su nueva producción está la publicación de Amores en danza, en donde ilustra los textos de Javier Barrera.  El libro mezcla en relato gráfico en historietas en algunos capítulos y la prosa exclusiva en otros, dando una mixtura peculiar. La obra cuenta la historia de la familia Jara a través de sus miembros mujeres. Milagros Jara es iniciada en el arte de la danza por su madre el día de su cumpleaños número 6. En las paredes el estudio de baile están colgados los objetos que pertenecieron a sus antepasados, y cada uno de ellos tiene una historia detrás, algunas felices, otras dolorosas. La narración de Barrera es episódica, destacando los momentos necesarios para llevar el hilo conductor de de la obra. El dibujo de Muriel es plástico, haciendo indivisible el texto del dibujo, con una puesta en página compleja y siempre cambiante. La tapa tiene tintas metalizadas -el scan de la derecha no le hace honores-, y los interiores son a todo color. ¡Hay que estar atentos porque solo se hicieron 100 ejemplares!

Después de un largo parate, en donde los muchachos de Panxa se reestructuraron y siguieron editando a buen ritmo libros, revistas y fanzines para todos los gustos, volvió a aparecer un clásico de esta época: la Panxarama número 9, cambiada y renovada, pero con el mismo espíritu de siempre. Lo primero que destaca es el formato, dejando atrás el 14 x 20 cm., o sea el A5 refilado, para saltar al A4, lo que permite que la revista luzca los dibujos que porta. Otra de las característica es que el staff de esta edición está integrado por hombres y mujeres en partes iguales, pero mejor que eso es que el nivel de todos es de bueno a muy bueno. Destacan los aportes de Epileptic Fred con Sin Fin, de Daniela Ruggeri con La pileta de Menen(dez), de Max Vadalá ilustrando el cuento de Godofredo Fink titulado Una casa de Paso, y de Verónica García con Síncopa. Además brillan las contribuciones de Gory con Noche en la Tierra, una especie de zapping del apocalipsis muy efectivo, Ramona II con El encuentro, con un nivel de dibujo tremendo y una historia muda, figurativa y profunda, y Constanza Oroza con Pérdido, una narración poderosa de arte superlativo. En resumen, el mejor número de Panxarama por lejos.

Sádico es la versión extendida y corregida de la homónima publicación lanzada el año pasado. Enmarcada de lleno en la corriente Grim’n’gritty, muy popular en el cómic americano de los 80 y 90, con exponentes como The Punisher, Lobo y el Suicide Squad , la historia se centra en el personaje de tapa, un anti-héroe dispuesto a tomar la justicia por mano propia -ser juez y verdugo- para dictaminar sentencia sobre los criminales que mata sin el más mínimo remordimiento e, incluso, disfrutando del acto, de allí su nombre. Su antípoda es El Momia, un súper-héroe, que respeta la vida, pero que al verse superado por la operación criminal que intenta desbaratar, recurre a Sádico para que lo ayude en su cruzada. El guion de Fernández y Palazzesi explora el enfrentamiento entre las visiones opuestas de los vigilantes, para encontrar las zonas grises donde ambos fallan, mientras exponen cuestiones de relevancia social y criminal. El dibujo de Jesús Soria está en nivel de excelencia, con buenos planos y encuadres, además de un buen manejo de la anatomía y los gestos. La impresión láser garantiza masas plenas, puesto además de tener tapas color, los interiores están a dos tintas. Si bien la cuestión de la justicia particular -omnipresente en las historietas influenciadas por la corriente más comercial del cómic americano- fue zanjada desde la creación del estado de derecho, destaca la calidad con que los autores exploran la polémica.

Cierra este escueto recorrido, La Llave, la serie de 7 tomos -o sea 7 revistas- escrita, dibujada y editada por Ramiro Gerez Murguia, el factótum detrás del sello Mandale Tinta. De producción cuantiosa, sostenida y veloz, el dibujo de Ramiro -en plena formación- todavía tiene mucho campo para mejorar, pero aún así destaca en él una habilidad inusitada para la dinámica del movimiento y las escenas de acción, algo que le permite contar sus historias plagadas de elementos fantásticos y humor cotidiano. En La llave, tres desconocidos obtienen poderes insólitos que no solo los llevaran a trabar amistad sino que también a unirse en contra del malvado Uskomaton. Las revistas están bien editadas, aunque sería excelente agregar una rotulación digital en el futuro. Acción pura, buenos personajes, una trama divertida y una serie larga que empieza y termina, pocas veces ha pasado tanto en las haras del fanzine.

Por hoy ya está bien, pronto se vienen más reseñas! Hasta la historieta siempre!

‘Mala Praxis’. Modus Operandi de Carina Maguregui y Muriel Frega.

¡Mi dealer de libros lo hizo de nuevo! Primera novela gráfica que reseño hecha por un mashup de chicas, uno que sí funciona, como Bowie y Queen haciendo Under Pressure, o como el Mendicrim con dulce de leche. El tema es original, excepcional, triste y necesario. Ojalá fuese de lectura obligatoria para todo aquel que trate con pacientes, o con personas, o con seres vivos ya que estamos.

Estéticamente, es de los que más me gustaron al momento. Es muy limpio, muy simple, pero para nada plano. La paleta de colores es todo lo que está bien, cómo va mutando al negro cuando la historia lo necesita, es increíble.

La edición está impecable, e irónicamente la lleva a cabo Mala Praxis Ediciones (luego de chusmear su catálogo, puedo decir que no todos los libros hacen honor a su nombre).

La elección del léxico me choca un poco. Tiene frases muy complejas, que de alguna manera excluyen al lector. Al igual que la letra hecha digitalmente, no ayuda a conectar. Me hubiese gustado que el texto fuese a mano, generando un toque más de intimidad.

No logré empatizar con el personaje, pero sí con la causa. Lo onírico se entremezcla, la trama se hace densa, y pienso que, mientras, hay mucha gente haciendo quizzes que te dicen qué tipo de ensalada sos. Modus Operandi demuestra que las chicas no sólo están para historias de amor, y que no hace falta poner superhéroes para demostrarlo.

La reseña original: acá.