Archivos de la categoría ‘Fanzines Argentinos’

En esta segunda parte del año, se observa una seguidilla de eventos de historieta que concentran gran actividad, en especial porque a partir de mañana, con la catorceava edición de Dibujados y -en menos de 2 semanas- con la cuarta edición de Comicópolis, los editores ponen oficialmente todas sus novedades al alcance directo del público. En general, hay una tendencia que se mantiene en estos últimos años y es que el volumen de lanzamientos siempre va en constante aumento. De hecho, este recorrido por las nuevas ofertas editoriales, se suma al que ya hizo Sergio Schiavinato, con la certeza que se necesitarían 2 o 3 notas más como para hacer una cobertura exhaustiva de la escena actual. Pero ya queda en manos del lector animarse, ir, charlar con los autores, atreverse con cosas nuevas, hay un mundo de historietas por descubrir. Por último, es importante mencionar que en el próximo Comicópolis, el sector fanzines va a tener un total de 200 expositores, una cifra que probablemente sea un pico histórico de participación y actividad. Hay historieta para rato, señores. Ahora sí, a los papeles.

Los amigos de Panxa Editorial, que también forman parte de la organización de Dibujados, siempre tienen cosas nuevas que mostrar. La primera cosa que hay que mencionar, es la edición del demorado Cíclico, el libro de Luis Gory, que por complicaciones de último momento no llegó al Dibujados pasado, pero que esta vez está listo en tiempo y forma. Cíclico explora lo circular de los ritmos vitales y está escrito y dibujado por Gory, con textos de Godofredo Fink al principio de cada capítulo. Son 48 páginas, a todo color, en un formato algo atípico -12 x 17 cm.-, cosidas a la manera japonesa. Un libro objeto. Además, Federico Ferro -(a) Epileptic Fred– edita Los Caminos del señor Nada. El personaje fue una sección fija en la revista Panxarama y también apareció en la revista-libro de ciencia ficción Cuásar, además de inaugurar la colección Libros de Juguete con PLOC. La historia es muda y en completo blanco y negro. El libro tiene un formato 14 x 20 cm., en cartoné lomo recto.

La colección Libros de juguete agrega un titulo más ya que El pozo, el amo es el volumen 7 de la colección. La obra es un trabajo de Juani Navarro, sobre textos de Rafael Barret -escritor anarquista español-. Navarro es un autor particular, con un estilo de dibujo que conecta con el underground norteamericano –Robert Crumb y Peter Bagge-, pero con una inconfundible impronta argentina. Su obra Pueblo Chico, también editada por Panxa hace unos años, lo mostró como un autor maduro y listo para que más lectores lo conozcan. El pozo, el amo es un minilibro -5 x 7 cm, o sea, un A8 refilado- y la encuadernación es cartoné lomo recto -o sea el tapa dura tradicional-. Todas las encuadernaciones de Panxa son un trabajo artesanal, algo a lo que Federico es muy afecto y maneja con excelencia. Para un bibliófilo y coleccionista de libros objeto, estas ediciones son la perdición absoluta.

Desde la costa del sudeste bonaerense -osea, Mar del Plata y aledaños-, llega una nueva editorial de nombre Faro Negro, dirigida por 3 artistas de la  zona –Kundo Krunch, Lou y Manu Amagi-, que se propone como una cooperativa de autores, además de una familia y una trinchera para historieta independiente y autogestiva. Entre sus lanzamientos está Pagano, de Raúl Andrés Gómez y Lou. Un magazine apaisado en formato A6 -14,8 X 10,5 cm.- a todo color, que cuenta una historia de horror, escrita por Gómez e ilustrada por Lou, que muestra los ancestrales secretos de una tribu y su misteriosa forma de procrear y cuya frase de apertura es ‘Escucha a través del viajero de los mil mundos su primer encuentro con los arboles místicos’.

El segundo título es Teatro Macabro, de Lou, una caja de madera tallada que contiene cuatro fanzines con historias unitarias que cuentan diferentes períodos y etapas en su vida.  Algunas son historias macabras, otras catárticas, en donde la caja es un símbolo de contención y final. Todo en formato A6 -10,5 x 14,8 cm.-.

El amigo Nick Gregory, ya en camino a convertirse en un histórico de la edición autogestiva, acaba de fundar su propio sello, hablamos de Zingo comics, que sale a la cancha con dos publicaciones. La primera es Punkpurrí, una recopilación de historias que Nick ya publicó en los fanzines Espinazo y Padawan, por lo que la revista en un recorrido por su carrera y su evolución en el dibujo. Hay también trabajos inéditos, entre cada historia hay un separador con ‘chistes tontos’ -algo con lo que Nick juega mucho en las redes sociales-, además de una historia  basada en una canción de Flema, la mítica banda de Ricky Espinoza. Hay que aclarar que la postal de Justin Bieber viene dentro del fanzine como regalo. Solo cabe decir una palabra: Tremendo.

La otra novedad de Zingo es el cuarto número de Padawan. Un fanzine que comienza a construir una cierta trayectoria en el medio, y que tiene posibilidades crecer. La antología mantiene a los mismos autores –Rex Lupus, Alico, Leox, Noelia Mol y Nick Gregory-, por lo que algunas historias con continuará siguen su marcha. Como es costumbre, las tapas siempre están a cargo de un talento, y esta vez le tocó a Jok.

El ahora antropólogo Ricardo De Luca, editó -años ha- un fanzine que alcanzó los diez números en un periplo de algo más de 4 años entre 2002 y 2006, y que contaba las historias del Urbanomutante, el misterioso guardián de Urbanópolis, una ciudad donde todo podía ocurrir. Duma Ediciones vuelve a reincidir con este clásico underground, lanzando una selección de los últimos 3 números de Urbanópolis, agregando dos episodios más, uno del primer número de la revista -pero redibujado para la ocasión- y otro inédito por completo. Son 96 páginas en blanco y negro, en formato 14 x 20 cm.  El libro cierra con un epílogo escrito por cierto servidor. A darle una chance que De Luca sabe lo que hace.

Luego de hacer Crónicas de Tinta,  el bueno de Marce Martí reaparece con Cyra y la Vida, una tira cómica que sigue las vivencias de Cyra, una chica cínica -y hasta anarquista- que tiende a romper las reglas de manera continua. La protagonista está acompañada por su -única-  amiga, Pilar, casi su contracara -hippie y siempre alegre sin importar qué-, y su mascota, un cuervo bocón y de pasado dudoso. Las historias de Cyra lo abarcan todo, desde escaparse de clases en la escuela, a la apertura de un portal interdimensional en el inodoro de su casa, o llevar a la esclavitud a una comunidad de duendes que viven debajo de su cama luego de comerse a su reina. Si hay una situación complicada, ella seguro está ahí para sacar provecho. Después de cierto tiempo sin publicar, en este regreso, Marce Martí muestra un trazo más suelto pero a la vez seguro, con buen manejo de los grises.

Antes de seguir adelante, hay que mencionar un nuevo talento de reciente aparición, se trata de Tatiana Cuccaro, mejor conocida en el medio como Blinka, y que lleva 5 números de su revista Queseyó. El terreno del fanzine por lo general depara este tipo de sorpresas, alguien que hace algo casi en secreto y que uno tiene que estar ahí para poder encontrarlo, el asunto es que Queseyó es una buena historia, liviana, sonriente, actual, bien contada y con buenos diálogos. Por supuesto que desde el aspecto formal hay cosas puntuales para mejorar, algunas perspectivas, proporciones y el trabajo de fondos, pero lo principal está, el trazo del dibujo es correcto, tiene posibilidades -y por momentos recuerda a Maitena-, y los personajes funcionan. Con respecto a la historia, Robin, una chica de 21 años, se muda fuera de la casa de sus padres y se va a un alquiler compartido, donde conoce a Félix, un muchacho solitario y algo osco. Los nuevos compañeros no podrán evitar ese choque de trenes en colisión que es el amor, pero, en el medio, amigos y enredos hacen las cosas muy divertidas de leer. Si vas a comprar un fanzine, que sea este. Y ojo con Blinka, que se viene.

Para este Dibujados, Frideld lanza a través de Kanazuchi Productions  un nuevo tomo de Onigamen, la segunda parte de En Viaje a Onigahara, donde continúan las aventuras de la sacerdotisa japonesa Sanae, sus demonios protectores Kensei y Haku, el hechicero -y ejecutivo de ventas- Yasuhiro, y la espadachina Tomoko que por fin se reúnen para hacer frente a un mundo diabólico donde deberán luchar contra la bruja Kegare y sus seguidores. Para para volver a casa, nuestros héroes tendrán que enfrentar a los fantasmas de su pasado se  que les pondrán las cosas aún más difíciles, porque como dijo Spinetta, ‘después de todo tu eres la única muralla, si no te saltas nunca darás un solo paso‘. Lo que hace Frideld está muy bien, en especial porque pone el énfasis en el desarrollo de la historia, cuidando los diálogos y la construcción del relato. El dibujo es correcto y cumple su función, juega con la masa de negros plenos, aunque con poca modulación de la línea.

Dejamos a los pesos pesados para el final. El amigo César Libardi,  factótum de Rabdomantes Ediciones pega fuerte con tres ediciones. La primera es Paint it black, de Rodrigo Canessa y Nicolás Barbera. La sinopsis dice así: ‘Icarus deambula las calles de Diamond City buscando venganza y justicia, pero cuando un mal mayor aparece, este vigilante se verá cara a cara con su crudo pasado y deberá tomar las decisiones correctas para que todo no termine en una tragedia. Nos sumergimos en la vida de Icarus Black y su lucha contra la corporación Stardust y un enigmático enemigo conocido como Raybakov‘.  En tanto que la segunda es Flash Card Mistery Man, de Damián Connelly y Fernando Calvi. La historia se pregunta ‘¿Qué pasa cuando te despertás en un sótano frío y húmedo y te das cuenta de que ya no sos humano? Nathan es un androide que tiene una misión: Encontrar a una mujer conocida como Baby Blue. Guiado por unas extrañas tarjetas, él deberá sortear una gran cantidad de obstáculos y por sobre todas las cosas, resolver varios misterios.’ Ambas publicaciones son parte del subsello Ojo Eléctrico, al cual hay que estar atentos, pues promete una catarata de títulos para los meses que siguen, todo en formato 17 x 24 cm.

Dejamos el tercer lanzamiento aparte puesto que requiere cierta dedicación. Si algo nos dejó la edición de la efímera y errática Bastión por parte de Gárgola Ediciones en la primera década del nuevo milenio eso fue Angela de la Morte, del enorme Salvador Sanz, y el clásico instantáneo que fue -y es- El Hombre Primordial, de Mauro Mantella y German Erramouspe. Dice Andrés Accorsi en el prólogo, ‘El Hombre Primordial es atípica en todo. Habla de sexo, religión y política, despliega un nivel de violencia escabroso, prolijamente ornamentado con una sutil pátina de poesía, y hasta se da el lujo de indagar en un personaje que tiene síndrome de Down…Realmente impredecible, impactante, conmovedora. El resultado es una gema extraña de la Historieta Argentina”. Para esta edición las páginas fueron corregidas y reletreadas, el producto final hace brillar aún más los logros de la obra. Hay que decirlo, esto es compra obligada. Son 108 páginas, en formato 17 x 24 cm.

En el final del recorrido, queda recomendar los dos tomos de una obra que va creciendo con cada página, JellyKid, de Franco Viglino. Editada por Purple Books, a la edición del segundo tomo, se la acompañó con la reedición del primero, ahora con una nueva tapa -alucinante-. No hay mucho para decir excepto que la historia crece en desarrollo y se complejiza sin perder la frsecura, esto es aventura pura, lo que nos gusta, bah. La sinopsis del segundo tomo dice así, ‘Oliver lleva bastante tiempo siendo Jellykid, el chico con poderes de aguaviva que defiende a la Tierra y sus habitantes. Una nueva amenaza se esconde en el fondo del océano y, en esta ocasión, nuestro héroe se une a una vieja enemiga, Pangea, para enfrentar a la raza de antiguos seres conocidos como Jellynoids‘. Para el que siga a Franco Viglino, esta nueva aventura del Jellykid es un derroche de talento. La calidad de impresión del libro es apabullante.

Bueno, eso es todo por hoy. Nos vemos en el Dibujados, el único evento del mundo donde la historieta, la amistad y la cerveza se mezclan en partes iguales. ¡Qué más querés, papá!

Lo que vendrá

Publicado: agosto 15, 2017 de Julián Blas Oubiña Castro en Anuncios, Autobombo, Cómic Nacional, Fanzines Argentinos, Noticias, Sanata
Etiquetas:, , ,

¡Buenos nuevos aires se respiran en Zinerama! Desde el ingreso al equipo de Pablo Zambrano y Sergio Schiavinato a principios de año, otros dos nuevos miembros se sumaron al equipo. Uno de ellos es  NN, un artista impresionante y amante de los fanzines, que nos aporta no solo notas e información, sino también, mucho del material escaneado disponible para descarga. El otro es Gastón Elian Ocariz, un divulgador incansable del medio tanto desde su emprendimiento personal –GEO Comics-, como desde medios internacionales –Neoverso-. Con ellos, Zinerama se convierte en un grupo de trabajo compuesto por seis personas, lo que nos permite cubrir mucho del espectro del panorama actual de la historieta en todo aquello que involucre la autogestión.

Después están las actividades que hoy ocupan al blog. El gran proyecto de esta segunda parte del año, es terminar de escanear y armar la Enciclopedia de Fanzines, la misión original con la que este espacio surgió. De allí que, desde hace un tiempo, hayan encontrado muchas entradas pequeñas, explorando el universo fanzinero de los 80. Pronto, pasaremos a los 90, luego los 2000, y así, hasta ponernos al día.

También, sumamos una columna de recomendaciones, en donde nos tomamos la libertad opinar sobre obras que nos gustan y divulgarlas –¡que hay muchas y muy buenas, mire usté, venga, acérquese, no sea tímido!-. Además, estamos trabajando en cierta logística que nos permita cubrir los eventos que den lugar la autogestión y los fanzines, que hoy son la otra gran parte del movimiento independiente y representan su parte más social e inclusiva.

Por fin, solo queda anunciar la apertura de un nuevo ciclo en Zinerama, intitulado Memorias del malón,  donde los más destacados actores del movimiento independiente van a contar la historia del medio en primera persona. ¡Guarda que vienen los indios!

Si de algo está lleno el fanzine, es de historias mínimas. Esas que para recordarlas requieren de algo esencial: haber estado ahí, ser parte. En lo que refiere a la lectura, hay dos maneras básicas de participar, ser autor o ser lector. Si uno es lector de un bestseller, la participación que le corresponde es mínima, pero si se es lector de una de las cincuenta copias de un fanzine distribuido mano en mano, esa participación se agiganta, pues uno se vuelva parte vital de un circuito donde la cultura se transmite punto a punto. De hecho, en el medio del fanzine, los límites entre autores y lectores tienden a esfumarse, y a un mismo tiempo uno actor puede ocupar ambos roles.

Allá, lejos y hace tiempo, cuando la Argentina intentaba reconstruirse luego de la debacle del nuevo milenio, hubo una comiquería muy especial, capitaneada por dos muchachos de nombres Beto y Poly, que supo reunir y dar cobijo a un montón de muchachos llenos de fruición por la historieta, que deseaban participar del medio y hacer historietas.

Ese lugar se llamó Punto de Fuga y entre sus muchísimos asistentes hubo dos que tuvieron su momento de gloria fanzinera,  que no es otra cosa que un paraíso frugal, compuesto de papel, tóner y amigos. Esos dos muchachos, Leo Rubio y Jonathan Weis, ya habían colaborado en alguno de los 3 números de Esfinge Comics, pero dieron un paso al frente cuando hicieron La Triste Historia del Historietista, una metahistoria singular, con los autores  como protagonistas,  que satirizaba el medio y se reía de sí misma, mientras  recorría los lugares y anhelos comunes del los fanáticos de aquella época.

La buena recepción permitió que ese unitario lanzado a la nada continuase en los dos números de A Pathetic Life, para seguir explorando las diversas obsesiones de los lectores de historietas más acérrimos y, después, en los 10 números de N.E.R.D.S., ya auspiciados por la comiquería que les dio cabida. El resto es historia, Beto vendió la comiquería para dedicarse al transporte, Poly se transformó en un reconocido vendedor de historietas, Rubio y Weis evolucionaron, o algo así, pero siguieron haciendo historietas, participando del medio y conduciendo programas de radio.

Unos meses atrás visité a Poly en su local, Fans Choice, hablamos de fanzines y recordamos a los particulares clientes que pululaban cierto local. Me dio la impresión que ya tenía una idea en su cabeza. Y mañana, sábado 12 de agosto de 2017, es la fecha que confirma esa sospecha, cuando Rubio y Weis presenten la segunda temporada de N.E.R.D.S., y es que todo vuelve… incluso, los fanzines.

Unas semanas atrás tuvimos la grata sorpresa que Federico Baert su uniese al grupo de Zinerama en Facebook. Aprovechando tal ocasión, hacemos un sucinto repaso del panorama de la historieta en San Nicolás de los Arroyos, luego del puntapié inicial que significó la aparición del fanzine periodístico Top! en 1982, de la mano de Luis Rosales.

Luego de que Top! cerrara su periplo en 1984 tras 7 ediciones, Rosales se unió al staff de Ediciones Record, donde continuó su tarea de divulgación del medio durante varios años, con su columna Planeta Comic. Más adelante, Rosales -que tenía buenas dotes de dibujante- formaría parte de un corto proyecto denominado Humorieta, en donde cruzó su camino con otros dos historietistas, Federico Baert y Marcos Vergara. El proyecto tuvo corta duración pero cuando terminó, Baert y Vergara -con la adición de Javier ‘Caio’ di Lorenzo– decidieron sacar una nueva publicación ‘subte’. Así, en 1991 -y hasta 1995-, aparecieron de la cual se publicaron cuatro números anuales . La revista era presentaba en bares de la ciudad, organizando fiestas en las que se convocaba a grupos de música, artistas plásticos, poetas y actores, con presentaciones en donde varios de los números teatrales eran escritos por el trío, que también actuaba, declamaba poesía y hasta hacía coreografías en los shows.

Luego de esa experiencia, en junio de 1995, Baert y Di Lorenzo, lanzan una revista bimestral  de nombre Santos Pecadores. La publicación iría agregando más artistas hasta alcanzar su número final, el 10. A partir de allí, cada autor continuó con sus proyectos individuales. Es aquí donde la obra de Baert se multiplica, así -entre 1996 y el 2000-, lanza títulos como Héroe de la nada, La lluvia del adiós, General Cazabrujas, El Circulo de los Sin Vida y, en especial, su obra más destacada, Hacia el Hondo Bajo Fondo.

A partir de 1999, el grupo encara la realización del evento Aquelarre Encuentro de Historietistas Independientes en San Nicolás, el cual tuvo 10 ediciones anuales. En las palabras de los organizadores: ‘En el primero fuimos unos pocos, entre los que ya se contaban los compañeros rosarinos. Año tras año se fueron sumando más grupos de otras ciudades, como La Productora –de Buenos Aires-, MZ –de Pergamino-, Belerofonte –de Uruguay-, UNHIL -de Tucumán-, Llanto de mudo -de Córdoba-,  y muchos más. Aquelarre se convirtió en un punto más en el circuito anual de eventos de historietistas independientes’.

Desde el 2005, Baert, Vergara y Di Lorenzo vuelven a unirse para producir nuevas publicaciones con el proyecto La Historieta a la Escuela que busca poner a los alumnos de San Nicolás en contacto con esta forma narrativa. Como parte de esa experiencia, se editan los 3 números de la revista infantil Jaime Pop. El trío también, se sumó al blog Historietas Reales con colaboraciones que se extienden hasta el día de hoy, allí, Marcos Vergara -con guión de Rodolfo Santullo–  hizo Cena Con Amigos, mientras Federico Baert realizó La danza de los condenados, entre otras obras. Hacia 2007, Marcos Vergara se une con Alejandro Farías para formar la editorial Loco Rabia, a través de la cual publican libros, tanto de su propia autoría, como de otros otros autores, para convertirse en una las las principales editoras de historieta de la actualidad. Es bajo este sello que hacia 2009, el Grupo Aquelarre hace su debut en las arenas de lo comercial con Los Mutantes Bukowski, además, Loco Rabia también editó las versiones en papel de Cena Con AmigosLa danza de los condenados; además de Bajo Presupuesto, de Javier Di Lorenzo; y la reciente Causas Perdidas de Baert, Aón y Lee. Actualmente, Baert se encuentra preparando una remake a todo color de Hacia el Hondo Bajo Fondo, esta vez ya no en solitario, sino en conjunto con Carlos Aón.

Mucho del material nombrado está disponible en la red o en las librerías especializadas, pero lo que estaba perdido eran algunas de las tapas que muestra la galería de abajo, y es que algunos fanzines llevan más de 20 años de editados…

A partir de este viernes 4 de Agosto de 2017, el fin de semana tendrá como característica peculiar la sucesión de eventos relacionados con la historieta. Sin dar demasiadas vueltas, vamos a recorrer la distintas que se presentan por orden cronológico.

Mañana viernes, a partir de las 19 horas, en el Centro Cultural Ricardo Rojas -Avenida Corrientes 2038-, tenemos la apertura de la muestra Fragmentos de una Historia de la Microedición. La muestra está curada por los editores Alejandro Bidegaray -editor de Musaraña Libros– y Alejandro Schmied -editor de Tren en movimiento Ediciones-,  y mucho de lo expuesto allí -en lo que refiere a la historieta independiente- surgió de nuestro trabajo en Zinerama, algo que nos llena de satisfacción.

La muestra se describe como: ‘Fragmentos que cuentan una historia de lo pequeño, de lo local, lo efímero. El boca en boca, el mano en mano. La puesta en cuerpo de una comunicación urgente. Las escenas, los ambientes, los guetos, los rincones, los márgenes, las fugas. Una historia de la información y la cultura subterránea. Auténticos chispazos de luz personal en la oscuridad de la información hegemónica… …Lo pequeño, lo ignoto, pero también lo indómito, lo salvaje. La información directa, y por eso, casi siempre, la más verdadera. Recorriendo estas tapas de fanzines, publicaciones ocasionales y microediciones, intentamos también acercarnos a la Gran Historia de la cultura alternativa de las últimas cuatro décadas en Buenos Aires y su periferia.’

Pasado mañana, el sábado, entre las 14 y las 20 horas, tendrá lugar la  Feria del Comic Independiente 2017, como parte de la Experiencia Da Vinci, un evento multimedial organizado por el instituto homónimo -Avenida Corrientes 2037/49-. El evento tendrá a varios de los principales protagonistas de la actual escena independiente de la historieta, además de demostraciones en vivo, con artistas dibujando y firmando ejemplares, un taller abierto de historietas en el Patio y una mesa de Ex-Alumnos del Curso de Formación Profesional que el instituto imparte.

La Feria del Comic Independiente 2017 forma parte de un mega-evento para artistas independientes, con workshops y conferencias que cubren muchas áreas de la gráfica como publicidad, internet, animación e ilustración. La entrada es gratuita, pero hay que inscribirse en el siguiente link.

Por fin, el domingo 6, entre las 14 y las 21 horas, está el Proyecto kebondi: Encuentro de narradores gráficos y guionistas, el evento organizado por el grupo de artistas nucleados bajo el blog homónimo.  El lugar del evento en en el Gran Buenos Aires, de manera más precisa, en Hurlingham, en el Territorio Cultural ‘La cortada’ -General Simón Bolívar 1251-, y si bien es un poco lejos, se puede llegar tanto por colectivo como por tren.  La lista de artistas que participan es más que interesante, en donde se destacan: Brian Janchez, Camila Torre Notari, Darío Bravo, Emiliano Urich, Fernando Biz, Teora Bravo, Franco Viglino, JOK, Juan Caminador, Kokin Kokambar, Leonardo Figueroa, Cristian Mallea, Martín Gimenez, Martín Lietti y Ricardo De Luca, entres otros. También con el apoyo de la Escuela de dibujo Eugenio Zoppi, están programadas actividades, charlas y talleres.

Bueno, este fin de semana la Historieta Independiente está de parabienes! Solo es cuestión de acercarce, ver, tocar, animarse, la historieta -y sobretodo nuestra historieta-, siempre fue un viaje de idea. Pagá boleto y subí! Nos vemos!

Entre Junio y Julio de 2012 tuvo lugar en Moebius Liceo, una exposición de originales del dibujante Juan Sáenz Valiente, realizados con tinta china en pequeño formato. Como catálogo circuló un bello fanzine -es sabido la debilidad del autor de “La Sudestada” por este formato- que es el primero que hoy nos ocupa.

Más allá de la Richieri. 01

Descargar: Más allá de la Richieri.

 

Un ejemplo de la potencialidad del fanzine como medio es “Salchichón Primavera”, una de las primeras revistas de las generación del 86.  Este dato no es menor, cuando se confronta con la calidad de sus páginas. Hay una búsqueda plástica, un interés estético que envidiaría cualquier revista con ínfulas artísticas o aspiraciones de experimentación, pero cronológicamente, muy próxima al surgimiento de la autopublicación en Argentina. Una propuesta audaz no siempre tenida en cuenta cuando se narra la historia del medio independiente, pero claramente precursora de proyectos posteriores (a mi criterio, de lo que sería “El Lápiz Japonés”) y muy actual por donde se la mire. El siguiente scan pertenece a una edición facsimilar publicada en el marco de la muestra organizada por el Museo Reina Sofía y la Red de Conceptualismos “Perder la forma humana. Una imagen sísmica de los años 80 latinoamericanos” en 2013. Absolutamente recomendable.

Salchichón Primavera. Nº4. 01

Descarga: Salchichón Primavera N°4.

 

A lo largo de distintas entrada hemos recorrido el devenir del movimiento independiente de historietas en Argentina durante la década del 80, poniendo especial acento en las publicaciones de información sobre el medio, Crash!, Top!, Akfak, Fandom, Comiqueando y Comic Magazine. Y dejando un poco de lado los autores y editores que se enfocaron a realizar historietas.

Lo que sigue a continuación es un breve recorrido por algunas publicaciones de aquellos años, que de alguna u otra manera marcaron la temperatura creativa de ese entonces. Por supuesto, este recorrido es parcial e incompleto -se quedan afuera revistas como Plástico, Kaput y O no, por ejemplo-, pero es un buen punto de partida para recuperar una memoria de lo que fue. Y es que al fin de cuentas, el presente de nuestra historieta proviene de acá.

Allá vamos, hacia el rejunte de números sueltos.