Archivos de la categoría ‘Generación AHI’

Embalado por la entrada de descargas del mes pasado, Don Julián Blas digitalizó el primer ejemplar de “La Secta” para compartir en este espacio. Así que aquí queda en formato PDF -evidencia de la innegable calidad del factotum de “Zinerama”- este maravilloso título de la historia fanzinera.

Descargar: “La Secta Edición N° 1”

La Secta Edición. 1

Sumamos por primera vez al sitio a la reputada revista de los alumnos del viejo Breccia, “El Tripero” fanzine que desde un principio tuvo nivel profesional. No hay mucho que sumar a lo ya dicho sobre esta cabecera, dado que muchos de sus autores siguen en actividad, con presencia en la escena local, en libros y revistas. Sí corresponde aclarar que éste no es su primer número: “El Tripero” cuenta con un N° 0, que era el que originalmente ocuparía esta entrada. Diversos motivos  me lo impidieron , pero es contenido para un posteo futuro, tenganlo por seguro.

Los lectores  más jóvenes pueden descubrir a “El Tripero” partir de su último libro -editado por “Tren en Movimiento” recientemente-; queda el ejercicio del contrapunto con estos primeros pasos, más cercanos a la estética Brecciana y el desenvolvimiento de los artistas a lo largo de los años; queda también redescubrir a aquellos dibujantes que no trascendieron, pero que no por ello adolecen de calidad.

Descargar: “El Tripero N° 1”

El Tripero N°1. 01

Anuncios

Dos publicaciones de gran importancia para la historia de los Fanzines de historieta en la Argentina, que todo amante del medio debiera conocer. Recomendaciones -como los articulos que se acostumbra a leer en el sitio- en este caso, de revistas del pasado.

Comenzamos con “Salchichón Primavera”, cabecera que no me canso de recomendar. La aspuesta formal, el contenido de sus historias, inclusive los artículos, no hay página que sobre en esta perla de los 80.  Edu Binder, Namger Zepol, Cas, Gordín, Melotso, ESP, Jorge Warley, Bruna, Rutigliano, Yoryo, Bedevo aunaron fuerzas para crear uno de los fanzines más interesantes que ha visto la luz. Como en el caso anterior (el N° 4 que compartios hace casi un año) el siguiente scan pertenece a una edición facsimilar publicada en el marco de la muestra organizada por el Museo Reina Sofía y la Red de Conceptualismos “Perder la forma humana. Una imagen sísmica de los años 80 latinoamericanos” en 2013.

 

Salchichón Primavera N° 3. 01

Descargar: “Salchichón Primavera N° 3”

Y si hablamos de calidad, “La Secta Edición” es otro ejemplo de la década posterior. Autores de la talla de Ayar B., Javier Rovella, Salvador Sanz (tal vez con su -a mi criterio- trabajo más interesante) y grandes aportes de Martín Ochoa,  J.M. Castro, Nahuel Rando (Casimiro, volvé!) Andrés Lozano (“Encarnato” hallazgo sectario a prestarle atención) y por supuesto, el infaltable “Ringo Kamikaze” de la mano -y la tinta- de Sebastián Ramseg. Aquí el último número de su primer período, antes de la crisis que azotó el mundo editorial a comienzos de siglo.

La Secta Edición N° 6. 01

Descargar: “La Secta Edición N° 6”

Escáner mediante, toca revisitar tres momentos diferentes de la historia fanzinera a partir de sus publicaciones.

Hay disponible en el sitio algunos números de “Poco Loco” para su descarga, pero he decidido engordar la colección con este “Especial Terror”, considerado por los creadores de este blog como “(…) final y cierre de un ciclo (el de la Generación Fanzinera del ‘86) que había nacido de la mano del retorno de la democracia.”

En este volumen se aborda el terror a partir de historias humorísticas que toman íconos de la cultura de masas, a cargo de autores como Emiliano Migliardo, Diego Amengual, Max, Loo, Javier Blanco Belvisi y Fabio Bote. Otra buena razón para compartirlo es que hace unos días he visto varios ejemplares en una famosa librería de la calle Corrientes. Fetichistas del papel, sepan que es una buena oportunidad para hacerse de un ejemplar de uno de los fanzines significativos de los tiempos pasados.

Descargar: “Poco Loco Especial Terror”

Poco Loco. Especial Terror. 01

Publicación cuidada hasta el detalle por sus autores, “Buitre” entra holgadamente en la categoría de pro-zine que vieron la luz hacia finales de los ’90, poco antes del canto del cisne de la llamada “Segunda Primavera Fanzinera” y también dentro de las publicaciones que intentaron trascender los límites del gueto under, incursionando en el circuito de kioscos; y no es descabellado especular que -en otras condiciones- hubiera podido competir palmo a palmo con sus rivales foráneos, por dibujo, por historia. Se trata de una trama enmarcada dentro del género superheroico de tintes oscuros, que tanta fascinación causaba entre los lectores de historieta de aquellos años –entre los que me incluyo-. Momento ideal para releer el artículo de esta enciclopedia, en la que se comparte el testimonio de dos de sus creadores sobre los orígenes y el ocaso de este proyecto.

Descargar: “Buitre N° 1”

Buitre N° 1. 01

“Rojo y Vida” contó con al menos dos números a cargo de un único autor, Marcos Cesari, aparecidos entre abril y julio de 2005, con la propuesta de “traer un poquito de absurdo y surrealismo a los cómics”. No es mucho lo que puedo aportar sobre esta obra (no consulté con el Oráculo esta vez) pero –si bien no es un estilo que a mí particularmente me subyugue- destaco la labor de Cesari como dibujante y narrador en secuencias -que podría fácilmente encontrar admiradores- y su esfuerzo por presentar imágenes y situaciones extrañas. Sería interesante saber como hubiera avanzado la historia presentada en este primer número.

Descargar: “Rojo y Vida N°1”

Rojo y Vida. 01

Volviendo paulatinamente a aportar a la sección de descargas, retomamos con dos títulos y tres archivos enlazados.

Como un acto planificado sucedió una casualidad que haría parecer esta entrada un perfecto autobombo. Al poco de haber escaneado este número de mi pequeña colección de Max King Comics! (engordada por un amigo que me obsequió 4 ejemplares, entre los que se incluye el que aquí comparto) su autor se integró a las filas de Zinerama!. En mis planes se encontraba pasar por el escaner la creación del Sr. Masquin, dado que se trata de un clásico del mundillo under de finales de los ’90 y me sorprendía la ausencia de su obra en la sección de descargar; cualquiera que haya transitado los stands de la A.H.I. o los “Historietas Bajo Tierra” podía ver ejemplares a la venta (creo que fue en éste último en que de algún modo llegó a mi el número 4 –que por una anécdota que no viene al caso, compré nuevamente muchos años después-). Prolífico autor –no muchos zines de aquella época alcanzaron las dos cifras en su numeración- regresó a la escena independiente con su sitio de reseñas, que comparte también en esta página.

Descargar: “Max King Comics! N° 3”

Max King Comics! N° 3.jpeg

——————————————————-

“Acto Fallido” fue un fanzine de corte humorístico de gran calidad, aparecido durante la crisis que arrasó gran parte de las publicaciones independientes y profesionales. En la sección de nuestra enciclopedia, reza:

“Creada a partir de los alumnos del curso de guión de la Escuela Argentina de Historieta (EAH) dictado por Carlos Albiac, Acto Fallido fue un fanzine muy bien escrito producido durante los primeros años del siglo XXI. Mariano del Franco, Diego Yeste, Alejandro Pena, Guillermo Altazrac, Leandro Rodriguez, Leandro De Rissio, Pablo Berman, Santiago Racciatti, Federico Lenzberg y muchos otros más pusieron su grano de arena para conseguir un producto más que interesante, aderezado además por colaboraciones de autores y profesionales como Enrique Alcatena, Walther Taborda, Juan Zanotto, Dani the O y Mariano Navarro.”

Hace algunos años, había enviado por mail a Julián Blas, la digitalización de mi número 1. Y hace poco descubrí que en mi computadora aguardaban los archivos de los otros que tengo en mi poder. De momento, se ponen a disposición de los interesados el 2 y 3, para que los lectores descubran esta genial revista y aguarden impacientes el que resta compartir.

Descargar: “Acto Fallido N° 2”

Acto Fallido N°2. 01.jpeg

Descargar: “Acto Fallido N° 3”

Acto Fallido N°3. 01.jpeg

‘Ethan Hawke’. Warpaint de Renzo Podestá.

Bueno, como no podía pasar el nivel del Farm Heroes, me senté a escribir la próxima review. Ya desde el arte de tapa se me venía una palabra, por suerte en la segunda hoja me la recuerdan: épica (suena Eye of the Tiger de fondo).

El estilo juega muy bien con la historia, muy coherente Podestá. El blanco y negro le sienta bien. El quilombo visual es controlado, legible. Cuenta lo que quiere contar y no anda dando vueltas con pelotudeces.

Ya les había dicho que la cosa bélica no me llama mucho. Temí que fuese algo como ‘300’. El problema de eso es que no da pegarte un corchazo, tenés que auto-decapitarte con una katana, y obviamente no tengo una, ni las habilidades motrices para hacerlo. Por suerte no iba para ese lado, tiene mucho abstracto y una interesante introspección en el personaje que lleva la historia. Tiene más de una seguidilla de páginas en ‘silencio’, un lindo silencio oscuro. Invita a reflexionar, pero no hace el laburo por vos. Podés leerla y pensar, o sólo leerla.

De todos modos, es otra historia de hombres, escrita por un hombre, y probablemente dirigida a hombres. Y eso que plantea que la base del destino son tres mujeres, pero no le da mucha importancia lamentablemente. Aún así, casi como género en sí mismo, me parece bueno que exista. A veces estoy triste y quiero ver algo como The Shawshank Redemption, a veces tengo otro tipo de tristeza, y me viene mejor ver Braindead. Creo que Warpaint podría funcionar así en algunos casos.

Me dejó con una sensación rara. No creo que sea mi falta de introspección, es más esa sensación de loop, como esa peli en que Ethan Hawke es todos los personajes, y todos los personajes son Ethan Hawke. Que terminás de verla y pensás ‘ah, era Ethan Hawke’. Bueno, vino justo para el domingo con lluvia.

La reseña original: acá.

‘Me copa ésta turbiedad”. El Asco, de Diego Agrimbau y Dante Ginevra.

Primer mashup. Como el negro Rada y Natalia Oreiro, supuestamente homenajeando a Gilda con ‘Corazón Valiente’, generándome piel de gallina y ganas de aprender a hacer una bomba con materiales domésticos. Bueno, todo lo contrario, Agrimbau-Ginevra funcionan genial juntos, y deciden contar esas cosas que todos flasheamos pero normalmente no decimos, porque no da.

Haciéndose los boludos, disimulando con vómitos y deformidades, tratan algunos mambos internos de lo más comunes pero oscuros. De esos profundos que uno sólo charla con ese amigo, ese que te dijo que tiene hemorroides y te lo dibujó para que lo entiendas. ‘¿Qué nivel de hemorroides es éste? ¿Me lo googleás?’.

Ya nada nos sorprende: bukakes, Nicholas Cage, gatos andando en patineta. Si ya es tarea difícil hacer reír, imagínense dar asco. Me gusta imaginarme a la dupla creativa definiendo algunas cosas… ‘Che, ¿qué ponemos para incomodar al lector? ¿Algo con Morgan Freeman? No, pongamos a una señora metiéndose un gato en la concha. Dale.’

¿Qué hacemos cuando no nos ven? ¿En qué pensamos para hacernos una chaqueta? Quienes tenemos esa hermosa habilidad de recrear imágenes nítidas mentalmente, y me incluyo, no precisamos del porno externo. Voy leyendo y pienso: me copa ésta turbiedad.

Todos tenemos esa voz chotísima y negativa, esa conversación interna, que nos dice que somos boludos y la minita se equivocó, que cuando nos vea se va a dar cuenta que hizo cualquiera. ‘Dejala antes de que te deje, cagala con otra así no se da cuenta que estás hasta las pelotas de amor.’ El Asco es tan circular que asusta.
Más de una vez te tira la posta, una posta de mierda pero acertadísima. Si conseguimos todo lo que queremos, ¿vamos a ser felices? Ni en pedo.

Genera rechazo, porque está coloreada horrible, con ese beige-caca-caracol, y porque nos dice algo que ya sabemos, pero que no tenemos ganas de aceptar. Funciona, como Whiskas para ocho de diez gatos, pero no sé si la volvería a leer. Con la misma premisa básica podrían haber hecho una rom-com. Qué suerte que no lo hicieron.

La reseña original acá.

‘La pasión’, obra de Diego Cortés y Leo Sandler publicada en el 2012 por Llanto de Mudo, es un tomo que más que leerlo hay que sentirlo. El ritmo narrativo que manejan los autores es intenso, enfocado y maneja la tensión hasta que todo estalla de una manera orgánica y creíble. Hay largas secuencias mudas, viajes en autos, miradas cruzadas y de reojo; cuando surge el diálogo es filoso, crudo y cala profundo… de a poco y sin apuro los autores van revelando lo necesario sobre el protagonista, su trabajo, el entorno y lo que tiene que hacer, una tarea que lo cambiara para siempre.

La trama es simple, tanto que es complicado entrar en detalles sin arruinar sorpresas o momentos claves. Lo importante es saber que Mira, el protagonista, tiene un trabajo que cumplir con sus socios y no es una tarea agradable; es una rutina que se da a entender que la hicieron varias veces, tanto, que debería salir normal, pero no, esta vez todo será distinto.

Lo que sí se puede contar es que ‘La pasión’ hace funcionar su título a muchos niveles: esta la pasión por lo que gusta y por lo que se hace, que no siempre es lo mismo. A Mira no le gusta su trabajo pero siente que no le queda otra; en cambio, a su compañero Runfe le encanta y lo disfruta, quizás por eso se lleva los mejores diálogos y es el personaje más agradable a pesar de la persona terrible que es.

Y también esta la otra Pasión, la de P mayúscula, la del calvario y el sacrificio de Cristo. De esa también habla mucho el libro, pero más en metáfora y sin una bajada de línea agresiva ni embolante.

El dibujo de Sandler es un poco crudo en comparación al gran nivel que tiene hoy en día: abusa de las manchas negras en los rostros, dependiendo el ángulo algunos personajes se confunden. Pero la narrativa es impecable y los fanáticos de Eduardo Risso seguro van a disfrutar el arte.

Ojala algún día haya reediciones de la obra de Cortés, un guionista y editor con una escritura potente, gran narrador de sentimientos y que nos dejó demasiado pronto.