Archivos de la categoría ‘Informe’

Silencio en la Costa es la revista que edita Muriel Frega desde las lejanas playas de Ostende. Bajo el  sugerente lema de ‘Revista de Experiencias visuales, ilusiones ópticas y apariencias textuales‘, la publicación se da el lujo de hacer periodismo cubriendo distintos aspectos de la cultura como la literatura, la poesía, el cine, la música, la fotografía, el humor, y más, todo salpicado por una buena dosis de historietas. Cada número gira en torno a un eje temático, tan antojadizo como espontáneo, por ejemplo, el mar para el número 8, la comida para el 9, el fútbol para el 10, la psicodelia para el 11 y el punk para el 12. Además, la revista cuenta con la distinción de haber sido “Declarada de interés Municipal y Cultural“.

Al lento pero seguro paso de la autoedición, Silencio en la costa está a punto de volver a aparecer en la calle con su número 13, esta vez rondando el mundo de las aves. Tenemos que agradecerle a Muriel Frega el habernos invitado a participar y hacer lo que más nos gusta: Hablar de historietas. Así que hoy Zinerama se sale de su habitual recorrido por lo fanzines argentinos para hacer un paseo temático por historietas nacionales que tienen pájaros como parte crucial de su trama. Así que, mucho mejor que cien volando son estas 5 historietas que revisamos en detalle. ¡Allá vamos!

Para aquellos que tienen más de 30 años sobres sus espaldas, Pi-Pío es un viejo conocido siempre presente en la revista Anteojito. Tal vez la creación preferida de García Ferré, el pollito Pi-Pío no solo fue su primera animación sino, también, su primer personaje de historieta. El libro Aventuras de Pi-Pío, publicado en 2014 por Editorial Común, recopila las primeras versiones de las andanzas del personaje -tal cual se publicaron en la revista Billiken a partir de 1953-, en un trabajo de restauración -a cargo de Pablo Sapia– que puede calificarse de impecable. Una vez terminado su paso por Billiken, a mediados de los 60, Pi-Pío reapareció en Anteojito, donde las tiras se adaptaron para formar un universo cíclico que empezaba donde terminaba y que duraba un total de 7 años, es decir el tiempo que lleva a los alumnos recorrer la escuela primaria, el grupo etario al que estaba destinada la revista. Pi-Pío, es un pollito que no pudo romper del todo su cascarón, por eso, nadie lo quiere, de allí su deambular como linyera, hasta que se convierte en Sheriff de Villa Leoncia, luego de hacer un curso por correspondencia. Entre la imaginación desbocada y la inocencia ingenua, esta historieta con ritmo de folletín, tiene el encanto de la niñez en donde todo puede suceder y mezclarse.

En plena mixtura de la producción argentina de historietas con el mercado italiano, Ricardo Barreriro y Enrique Breccia unieron sus esfuerzos en varios trabajos en conjunto, entre los cuales está Avrack, el señor de los halcones. Publicada originalmente en Skorpio, en 1987, la historia recorre el paradigma oesterheldiano de la aventura, es decir, aquel por el cual a un hombre ordinario le sucede un hecho extraordinario, ese cambio total de status quo desata una crisis que lo pone a prueba. De esta manera, Jorge Pinedo está a punto suicidarse cuando es teletransportado a un mundo fantástico -con elementos mágicos y de ciencia ficción, anclado en el medioevo y con ingredientes del steampunk-, en donde se convierte, a su pesar, en Avrack, un anti-héroe que, a lomo de halcón, está destinado a desentrañar qué rol desempeña en un juego que no controla. El guión de Barreiro recorre con soltura los caminos del héroe en donde mezcla cierta deconstrucción post-punk. El dibujo de Breccia muestra su estilo habitual, aunque se percibe su particular gusto por dibujar los enormes halcones que pueblan los cielos de esta historieta. El final, abundante de texto, está algo apresurado, pero no merma en nada la buena resolución de un argumento intrincado y complejo. El libro fue editado en 2011 por Walsen S.A., para su colección Skorpio Presenta.

Publicada entre 2007 y 2008, Nocturno, de Salvador Sanz, constituyó uno de los puntos más altos de la segunda etapa de la revista Fierro. Recopilada en 2009 por Editorial Ivrea, esta larga historieta más de 130 páginas mostró la depuración estilística que el dibujo de Sanz alcanzó, dejando atrás el grafismo crudo y explosivo de Desfigurado y Legión, sus primeras obras, para potenciar el detalle y un plantado de página meticuloso que permite el lucimiento estelar del dibujo. La historia es compleja y plantea la invasión de una realidad sobre la otra. Hay una dimensión fantástica -donde la magia existe y surge efecto- que está poblada por seres alados, pájaros que han tomado conciencia y evolucionado tal y como la humanidad en la Tierra. Así, nuestra realidad ha ido sufriendo una lenta y silenciosa invasión, que ahora está lista a explotar. En este panorama, Lucía y Lucio, la pareja protagonista, es cooptada sin saberlo por el Mago Ciempies, maestro de ceremonias de los pájaros. Ahora, por la noche, Lucía y Lucio, unidos por el destino, se transforman en depredadores alados. Todo eso, ¡y ni siquiera es el primer capítulo! La génesis de Nocturno, tiene que buscarse en los últimos dos números de La Secta Edición, el último fanzine en se embarcaron los integrantes de Catzole. Magia, suspenso, horror, una trama bien construida y un arte fastuoso, para una de las grandes obras de la Nueva Historieta Argentina.

Serializada entre 2008 y 2009 en el blog Historietas Reales, el neuquino Carlos David Lima, bajo el seudónimo Kwaichang Kráneo, desmostró con El cuervo que sabía, que se podía urdir una historia de ciencia ficción compleja y ambiciosa con poquísimos elementos. Mono es, tal vez, el último sobreviviente de una especie humana destinada a desaparecer. En el siglo XIII, apocalíptico y tóxico, el conocimiento de lo que fue la sociedad moderna es casi nulo, y Mono solo sobrevive gracias a la poca tecnología que aún funciona. Un error de las máquinas, permitirá que Mono llegue a la pubertad y su libido despierte. Luego, un segundo error, liberará a unos cuervos que se han mimetizado con cierta inteligencia artificial. A partir de allí, se abre una serie de oportunidades, entre las que se incluye la posibilidad de la continuidad de la especie humana. De qué manera esto sucede, es lo que nos cuenta Lima. Con diálogos entretenidos y bien construidos, el argumento sabe mantener la tensión y la intriga, sin perder el divertimento. El dibujo, suelto pero certero, juega con el plantado de página, y resuelve secuencias de manera efectiva. En 2011, Llanto de mudo recopiló la obra en una edición que hoy es casi inconseguible y que merece una re-publicación.

Gutter-Glitter es el sello que Paula Andrade creó hacia 2011 para publicar, además de otros autores, su propia obra. Con un buen camino editorial detrás, supo capitalizar los años de experiencia como auto-editora y en 2017 lanzó Cría Cuervos y te arrancarán los ojos, su primera novela gráfica. El largo relato centra su atención en Jacobo, un brujo que debido a una traición lo ha perdido todo, incluso al cuervo Phobos, su animal totémico. Descastado e incompleto, ya sin la protección de su alter ego espiritual, Jacobo emprende un camino de búsqueda y redención, en donde nada es lo que parece y el juego de traición se da en múltiples niveles. En resumen, la historia resulta una fábula sobre cómo cerrar heridas del pasado y continuar hacia adelante, incluso cuando lo que se ha perdido es mucho. El argumento, no lineal, está bien sustentado en los diálogos, donde brillan algunos remates, como el ‘espántate pájaro‘. El dibujo sigue en el nivel de excelencia que desde hace tiempo muestra Andrade, en donde destaca la secuencia narrativa de las escenas de acción. Demás está decir que el universo creativo de la autora tiene como epicentro lo sobrenatural, ya sea en sus aristas míticas, místicas y/o mágicas, que no son lo mismo. Personajes atractivos y sensuales, misterio, suspenso y horror se combinan en un relato para adultos de alto vuelo.

Anuncios

A unas semanas del último Dibujados, sigue la tarea de revisar novedades que circulan por los cada vez más extendidos circuitos de la Historieta Independiente Argentina. En estos tiempos iconoclastas es buen remedio sumergirse en las propuestas que llaman la atención por su calidad. ¡Apurala, Litoooooo!

Entre Pinamar y Valeria del Mar se encuentra Ostende, localidad donde reside Muriel Frega, una artista de puro talento y gran capacidad autogestiva, que no para de generar proyectos interesantes. Entre su nueva producción está la publicación de Amores en danza, en donde ilustra los textos de Javier Barrera.  El libro mezcla en relato gráfico en historietas en algunos capítulos y la prosa exclusiva en otros, dando una mixtura peculiar. La obra cuenta la historia de la familia Jara a través de sus miembros mujeres. Milagros Jara es iniciada en el arte de la danza por su madre el día de su cumpleaños número 6. En las paredes el estudio de baile están colgados los objetos que pertenecieron a sus antepasados, y cada uno de ellos tiene una historia detrás, algunas felices, otras dolorosas. La narración de Barrera es episódica, destacando los momentos necesarios para llevar el hilo conductor de de la obra. El dibujo de Muriel es plástico, haciendo indivisible el texto del dibujo, con una puesta en página compleja y siempre cambiante. La tapa tiene tintas metalizadas -el scan de la derecha no le hace honores-, y los interiores son a todo color. ¡Hay que estar atentos porque solo se hicieron 100 ejemplares!

Después de un largo parate, en donde los muchachos de Panxa se reestructuraron y siguieron editando a buen ritmo libros, revistas y fanzines para todos los gustos, volvió a aparecer un clásico de esta época: la Panxarama número 9, cambiada y renovada, pero con el mismo espíritu de siempre. Lo primero que destaca es el formato, dejando atrás el 14 x 20 cm., o sea el A5 refilado, para saltar al A4, lo que permite que la revista luzca los dibujos que porta. Otra de las característica es que el staff de esta edición está integrado por hombres y mujeres en partes iguales, pero mejor que eso es que el nivel de todos es de bueno a muy bueno. Destacan los aportes de Epileptic Fred con Sin Fin, de Daniela Ruggeri con La pileta de Menen(dez), de Max Vadalá ilustrando el cuento de Godofredo Fink titulado Una casa de Paso, y de Verónica García con Síncopa. Además brillan las contribuciones de Gory con Noche en la Tierra, una especie de zapping del apocalipsis muy efectivo, Ramona II con El encuentro, con un nivel de dibujo tremendo y una historia muda, figurativa y profunda, y Constanza Oroza con Pérdido, una narración poderosa de arte superlativo. En resumen, el mejor número de Panxarama por lejos.

Sádico es la versión extendida y corregida de la homónima publicación lanzada el año pasado. Enmarcada de lleno en la corriente Grim’n’gritty, muy popular en el cómic americano de los 80 y 90, con exponentes como The Punisher, Lobo y el Suicide Squad , la historia se centra en el personaje de tapa, un anti-héroe dispuesto a tomar la justicia por mano propia -ser juez y verdugo- para dictaminar sentencia sobre los criminales que mata sin el más mínimo remordimiento e, incluso, disfrutando del acto, de allí su nombre. Su antípoda es El Momia, un súper-héroe, que respeta la vida, pero que al verse superado por la operación criminal que intenta desbaratar, recurre a Sádico para que lo ayude en su cruzada. El guion de Fernández y Palazzesi explora el enfrentamiento entre las visiones opuestas de los vigilantes, para encontrar las zonas grises donde ambos fallan, mientras exponen cuestiones de relevancia social y criminal. El dibujo de Jesús Soria está en nivel de excelencia, con buenos planos y encuadres, además de un buen manejo de la anatomía y los gestos. La impresión láser garantiza masas plenas, puesto además de tener tapas color, los interiores están a dos tintas. Si bien la cuestión de la justicia particular -omnipresente en las historietas influenciadas por la corriente más comercial del cómic americano- fue zanjada desde la creación del estado de derecho, destaca la calidad con que los autores exploran la polémica.

Cierra este escueto recorrido, La Llave, la serie de 7 tomos -o sea 7 revistas- escrita, dibujada y editada por Ramiro Gerez Murguia, el factótum detrás del sello Mandale Tinta. De producción cuantiosa, sostenida y veloz, el dibujo de Ramiro -en plena formación- todavía tiene mucho campo para mejorar, pero aún así destaca en él una habilidad inusitada para la dinámica del movimiento y las escenas de acción, algo que le permite contar sus historias plagadas de elementos fantásticos y humor cotidiano. En La llave, tres desconocidos obtienen poderes insólitos que no solo los llevaran a trabar amistad sino que también a unirse en contra del malvado Uskomaton. Las revistas están bien editadas, aunque sería excelente agregar una rotulación digital en el futuro. Acción pura, buenos personajes, una trama divertida y una serie larga que empieza y termina, pocas veces ha pasado tanto en las haras del fanzine.

Por hoy ya está bien, pronto se vienen más reseñas! Hasta la historieta siempre!

Como una corriente siempre díscola y cambiante, la historieta independiente se transforma para sorprendernos una y otra vez , por suerte -hoy, ya, ahora-, tenemos una nueva edición de Dibujados -¡la dieciseisava!- que nos permite poder encontrarla reunida en un solo lugar, festejando lo que más nos gusta y divierte hacer: leer, hacer y compartir historietas. Y en este momento urgente, hacemos un recorrido por las novedades que algunos amigos de esta humilde casa tienen preparadas para el corriente fin de semana. ¡Dale Play, Switcher Master! 

Blinka, es el seudónimo tras el cual Tatiana Belén Cuccaro hace, entre otras cosas, Queseyó: una publicación que ya va por su número 9 -que es estreno absoluto para Dibujados-. Con influencias del manga, el dibujo suelto y claro, maneja bien las expresiones y los tiempos que se requieren para contar esta comedia dramática y romántica, que se apoya en la relación de sus protagonistas –Robin y Félix– y su grupo de amigos. Un guión interesante y divertido, con momentos logrados, que pone el foco tanto en las palabras como en los silencios. Destacan, elementos atractivos, como el especial cuidado que pone la autora, en el vestuario des sus personajes. ¡Es que estos muchachos jamás repiten prenda!

Desde Tandil, el hombre suburbano, Alfredo Retamar, retorna con el tercer número de Líder Metalero, el vástago musical de Líder Negativo -a esta altura, una de las publicaciones más longevas del medio con 9 años de trayectoria y sendas ediciones-. La revista nació bajo la idea de adaptar canciones al formato historieta, un concepto que si se explora como es debido puede tener muy buenos resultados. Impresa en febrero de 2018, esta vez la revista no solo trae adaptaciones de canciones de rock, sino también historietas con el rock como hilo conductor. Sus páginas reúnen a un conjunto de colaboradores que viene trabajando juntos desde hace mucho, como los hermanos Nuñez, que siempre cumplen.

El Estudio Mafia tuvo tres miembros fundadores, pero hoy son muchos más, y si algo les sobra es talento, ganas y esfuerzo. Una de las recientes incorporaciones al grupo fue Ernán Ciriani, mítico artista del under y editor de la colección Burlesquitas. Ya discontinuada, su sucesora es la colección Bambini, que hace su debut con 5 títulos, a cargo de distintos artistas: Mantrul, Teleniño, Fede Di Pila, Nana y Diego Sánchez. Todas las Bambini son historias autoconclusivas e inéditas, entre 20 y 26 páginas, en formato a6. A todo esto se suma, entre otras cosas, Mensaje, de Martín Lietti, un funzine a cuatro tintas en risografía, además del lanzamiento oficial de Las increíbles bestias del Doctor Engelbert Auenbrugger, de Nacho Flores. Solo es cuestión de acercarse, charlar y ver, ¡que la cantidad de material que tienen estos muchachos es asombrosa!

Por fin, desde Mar del Plata, vuelve Kundo Krunch, un artista en plena ascendencia, que trae consigo la reedición de Deuz Tecnicorp, una alucinante historia de ciencia ficción, punto de inicio para un universo ficcionario que promete.  Además, como miembro del sello editorial Faro Negro edita, en conjunto con Tuve Medio, una obra de Matías Chenzo, titulada ¿Lo hacés por la plata o por el placer? Una historia que gira en torno a un joven artista plástico que ve delegada su obra personal por dedicarse a producir aquello que exige el mercado; y que atormentado por haberse convertido en algo que él mismo desprecia se propone realizar su obra más impoluta para poner fin a un período negro de su vida como artista.

Bien, Dibujados esta por comenzar, así que nos vamos para allá, no sin antes prometer que mañana estará la segunda parte de esta reseña de novedades, porque al festival se va los dos días. ¡Es que es una fiesta! ¿Cómo te la vas a perder?

tapa‘Hellhound On My Trail’ tiene unos cuantos puntos en común con ‘DGMW’: ambas hacen énfasis en la figura de un legendario blusero, ambas tienen elementos sobrenaturales y ambas dejan que las letras de las canciones (en inglés) conduzcan buena parte de la acción. También en los dos casos romances prohibidos acercan a los protagonistas a su perdición.

La diferencia más importante en la obra de Juan Bertazzi y Hernán González (la misma dupla de ‘Porn Food’) es que la figura de Robert Johnson (conocido como ‘el rey del Delta Blues’) es el protagonista total en lugar de un disparador de la trama. La presencia de lo sobrenatural también es más funcional al argumento ya que a Johnson se lo considera unos de los primeros del ‘club de los 27’, esa lista de músicos superdotados que (trato con el Diablo mediante, se presume) brillaron con todo para dejar el mundo a la misma edad en todos los casos. Esta conexión y otro elemento que aparece en la historieta, el cruce de caminos, ya fue explorado en varias obras  (la serie  ‘Twenty-Seven’, de Charles Soule y Renzo Podestá, por ejemplo) pero Bertazzi y González se las rebuscan para que el eje argumental no sea tanto el mito y las leyendas urbanas sino los traspiés del propio Johnson… ¿Qué lo llevo a una medida tan desesperada?¿Qué pensó cuando vio que le llegaba la hora de cerrar el trato?¿A quién recurrió buscando una salvación? Es más, ¿cuánto de lo que le sucede es real y cuanto de su imaginación? Esas cuestiones son el marco narrativo de una historia bajonera y deprimente pero también ganchera incluso para los que desconocen la biografía (confirmada o presunta) de Johnson.

El dibujo de González es todo lo contrario al de ‘Food Porn’: sucio (en el buen sentido de sucio a lo Muñoz, por ejemplo), de trazo grueso, lleno de manchas, rayones y expresionismo en los primeros planos, elocuente y poético para las escenas amplias o de espacios abiertos. La narrativa esta cuidada, distendida pero no es un libro donde sobren páginas sino que en todo momento suceden cosas interesantes. Hay pequeñas viñetas-detalles donde el dibujo con tantos trazos y líneas complica distinguir que es lo mostrado (¿una campana?… ah, no, es una botella) pero son los mínimos y González sale airoso de esa difícil tarea que es distinguir en historieta blanco y negro las etnias de cada personaje.

‘Hellhound…’ es ideal para los fanáticos de la música, las fusiones de hechos reales con ficción, las leyendas urbanas y la historieta fina en general, esa que por más que se conozca o adivine para dónde va la trama, da gusto de leer por el hacer de los autores.

“Pedrito y el lobo”. Las Chicas de Nadie de Damián Connelly y Matías San Juan.

En qué tema complicado se metieron muchachos. Es como cualquier peli de terror, cuando ves a la minita en musculosa blanca algo traslúcida y/o mojada caminar hacia la oscuridad del sótano. ¡Flaca! No te metas ahí, todos sabemos que te van a cagar matando. Bueno, un poco eso.

Quizá en los policiales de Chandler no diría lo mismo, pero hay un cambio en el contexto. La trata, los secuestros, la prostitución, son temas específicamente sensibles en éstos momentos y en nuestro país (como en muchos otros). No digo que por sensible no pueda utilizarse en una historia, todo lo contrario, que lo sensible no se convierta jamás en tabú.

Veníamos bárbaro, crearon un anti-héroe altruista que se mueve, sin muchas herramientas, para realizar una obra de bien (rescatar a la piba secuestrada que pide ayuda), y para poder hacerse una paja en paz. Pero, ahí viene el pero, ¿qué función tiene en la historia meter esto? ¿Cómo se resuelve? Ahí me parece que surge el bardo. Medio Pedrito y el lobo, no se jode con éstas cosas.

Tenían todos los medios para que tocar éstos temas tuviese una repercusión positiva (o al menos neutra) en el lector. La resolución me pareció mega rebuscada, o (siendo menos polite) me pareció muy chota. Termina siendo simplemente el hombre justificando al hombre y su accionar.

Me choca un montón que la historia (a partir de la pág. 77, antes no) me genere todo esto, cuando la ilustración me parece tan fantástica. Algunas viñetas están muy bien, y otras directamente son hermosas. Hay elecciones que se nota tienen mucho laburo atrás: la escala de grises está muy bien manejada, hay un cuadro completamente negro en la pág. 53. La edición tiene linda calidad (bien ahí, Atmósfera!).

Desde que abrí el libro no le saqué los ojos de encima, ni siquiera frené para hacer pis (y eso que hago pis muy seguido). Los diálogos también están bien, no quiero pegarle todos los palos a Connelly. Sólo difiero muchísimo en cómo manejar el tema, pero el guión tiene sus magias también.

Quiero pararme a aplaudir al dibujante, y acostarme en el piso con respecto a la historia, así que supongo me quedo sentada en la compu y ya. En cuanto al hombre misterioso, no puedo más que responderle: TODAS las chicas son de nadie, salvo de sí mismas.

La reseña original: acá.

Si hay una editorial que aprovechó al máximo la temática de las mutaciones, sin dudas es Marvel Comics: la franquicia ‘X-Men’ es una de las más conocidas en todo el mundo, generan millones en merchandising y dibujantes estrellas convirtieron a los ‘mutantes odiados y temidos’ en facheros y musculosos. En conclusión, ser mutante en Marvel no es tan malo. Pero se puede dar el reverso, ser un mutante en la serie ‘Birdman’, creación de Ziul Mitomante desarrollada con Nicolás Viglietti, donde la misma idea es filtrada por el colador del humor negro y la sátira social.

Si a los X-Men los dibujaba Jim Lee, el trazo (y color) de Mitomante está más cerca de la animación cruda y visceral de cartoons para adultos como ‘Bojack Horseman’. Y si Marvel edita 20 títulos con mutantes por mes, el colectivo Prendefuego mantiene con pasión un micro universo de dos revistas y tres spin-offs, todos editados con amor, calidad y bajo costo para tener más llegada, incluso con distribución gratuita en la página web de los autores.

¿De que tratan los dos capítulos de ‘Birdman’ editados hasta el momento? Un determinado día aparece una grieta en el cielo y un montón de personas con mala suerte se despiertan con deformaciones y poderes. Pero no poderes copados como volar o tirar rayos por los ojos, eso le toca a unos pocos que son reclutados por el gobierno; al resto se les asignan apodos ofensivos, degradantes tareas como oficio’ y encima los obligan a presentarse en clases de apoyo motivacional.

Viglietti y Mitomante balancean el humor negro, la lastima y la ternura para encariñarnos con los personajes más allá del grotesco visual, remarcando la marginalización de la sociedad ‘normal’, porque en ‘Birdman’ es mejor ser pobre que mutante.

Algo que le queda corto a los dos capítulos es el espacio: en 24 páginas recién cubrieron la presentación de personajes y un escenario importante (la sala de apoyo grupal), mientras que otras tramas como los recuerdos de Birdman (el ‘afortunado’ protagonista con cabeza de pollo) o los experimentos militares quedan con menos espacio, juntando de a poco secuencias que los hagan relevantes.

Como mencione antes, la revista principal de ‘Birdman’ ya dio lugar a spin-offs donde autores invitados desarrollan personajes mencionados en la serie central o creaciones propias pero en el mismo entorno y marco presentado en ‘Birdman’. Lo mejor de estos cuatro ‘Birdman presenta:’ es que además de empezar y terminar en una sola publicación, tienen estilos y puntos de vistas muy distintos a la serie central.

‘El enorme pequeño Juan’ de Fernando Calvi es otro tributo a la inocencia y potencial de los superhéroes que al autor tanto le gusta hacer (para muestra solo hay que ver la línea ‘Ser Súper’ editada por Szama Ediciones o el material subido en Tótem Comics cada semana). Calvi produce un desfile de guiños, colores estridentes, captions sin borde, reflexiones filosóficas y una nena que le encantan los superhéroes, porque pensar que es cosa de varones es de nuestros abuelos. También es la única revista relacionada con ‘Birdman’ que muestra en más detalle el ‘fenómeno’ espacial que provocó las mutaciones.

‘Vértigo (deshechos)’ es de dos autores que vale la pena seguir en futuros proyectos: José Arizmendi y Feru Icchi. Que el protagonista haya recibido una habilidad que hace que nadie pueda acercársele a menos de dos metros solo remarca lo desagradable que era desde antes: fascista, machista y con apenas una ligera fibra moral para investigar un caso que involucra corrupción policíaca ‘porque no es que se les fue la mano con algún negro’. La historia es breve, dura y contundente mientras que el dibujo es claro y muy prolijo, con colores planos resaltando ciertos aspectos (el amarillo, por ejemplo, para las náuseas que provoca el protagonista; desconozco si hubo alguna intención política en ello). De yapa aparece el mutante con el nombre más guacho que podía recibir.

‘Niño Cósmico’ de Nicolás Lepka es el spin-off más espiritual y metafísico. Hay una frase muy conocida de que cada persona es un mundo; el niño protagonista puede confirmar que cada persona es un cosmos completo, lleno de estrellas que resplandecen con la fina línea gráfica de Lepka, autor con un estilo particular y reconocible.

El último ‘Birdman presenta’ hasta la fecha, ‘Food Porn’ de Juan Bertazzi y Hernán González, rompe con cualquier conexión a los clásicos superhéroes incluso desde su presentación gráfica. El argumento es satírico, ácido, violento y lo mejor logrado: recién en la última página cierra cual es el poder mutante del protagonista. El dibujo de González aunque es crudo y sencillo, aprovecha por completo el uso de texturas y distintos encuadres, logrando un efecto visual similar al de los cuadros de Roy Lichtenstein.

Como se puede ver el potencial creativo al que da lugar ‘Birdman’ es enorme y todavía se puede explorar mucho más.

 

 

 

23550320_10215039956974660_8151104009416388470_o

‘Programa y afiche del festival’

El pasado 2 al 4 de noviembre tuvo lugar la sexta edición de ‘Viñetas Sueltas’, festival de historieta internacional organizado por la asociación del mismo nombre con la colaboración del Ministerio de Cultura. La sede central del evento fue la Manzana de las Luces. ubicación histórica de Buenos Aires.

‘Viñetas…’ es un evento que apunta a la difusión de la historieta independiente a nivel mundial y a un público más específico que eventos comerciales como Argentina Comic-Con. La noche del sábado coincidió con la ‘Noche de los Museos’, evento masivo y convocante por lo que la concurrencia aumentó en gran cantidad y se presentó un espectáculo de banda en vivo junto al dibujante Robert Sikoryak, en una performance similar a las que realiza Liniers con Kevin Johansen.

La entrada y todas las actividades (charlas, talleres, firma de autores, ‘combates’ de dibujantes’, etc.) fueron gratuitas, bien organizadas y este año hubo novedades como la incorporación de ‘Viñetas Rápidas’, un espacio donde cualquier emprendedor podía dar a conocer su proyecto en cinco minutos.

Entre los invitados internacionales además de Sikoryak estuvieron SethDavid Proudhomme, Denis Kitchen, Sol Díaz y Marcos Tóxico, además de los artistas locales Ariel López V.Bernardo Erlich, Chanti, Clara Lagos, Gustavo Sala, Lilian Obligado (con una muestra retrospectiva de su obra en el Museo Histórico Nacional), Loris Z. y Nahuel Sagárnaga (firmando ejemplares de ‘¡Corré, Wachín!’ con el mismísimo Wachín). También estuvo presente el maestro Horacio Altuna y otros autores fuera de programa.

23509380_10215039928133939_6937448969769586877_o23333960_10215039792010536_5823600394188612132_o23511333_10215039840011736_4340994561204615646_o23334012_10215039847691928_7089290186534984610_o (1)DSC04357DSC04358.JPG

Una de las muestras del festival estuvo dedicada al libro ‘Capisci?‘, una antología producida por el estudio Mafia con impresión risografica y que cuenta con la colaboración de 63 autores de toda Latinoamérica. Lucia Brutta, miembro de Mafia y también invitada al festival, ya había adelantado este libro en una entrevista de Zinerama. En el mismo post pueden ver un vídeo de Lucia trabajando con este artesanal y encantador método.

DSC04368DSC04367

DSC04366DSC04369

En los stands presentes se podía encontrar a la agrupación Nueva Historieta Argentina, los colectivos editoriales Prendefuego y Big Sur, las editoriales Tren en Movimiento, NoviembreSalamanca Comics, las distribuidoras Districomix y A4 o las librerías especializadas Punc y Espacio Moebius.

23456406_10215039909973485_7015844216443930505_o23456467_10215039927533924_3552692292669175828_o23456481_10215039827771430_2787415250041991677_o23550070_10215039847411921_8455748139406046032_o23334012_10215039827731429_7298529164748486535_o23405913_10215039816251142_5160181550137933906_o

Por último les dejo el link del álbum completo de GEO con toda la cobertura