Archivos de la categoría ‘Origenes Secretos’

Luis Rosales, uno de los primeros difusores del medio.

Al contrario de la actualidad, donde el grueso de las historietas que se publican surgen del medio independiente -gracias a la actividad de los autores y autoeditores que comienzan su recorrido editando fanzines y haciendo historieta amateur hasta alcanzar, en base a la constancia, trayectoria y calidad artística-, los primeros fanzines argentinos de historieta tuvieron un eminente enfoque periodístico, avocándose sobre todo a la revisión histórica de autores, personajes, títulos y revistas. En otras palabras, los fanzines en Argentina nacieron haciendo periodismo, ese es el inicio de la crítica especializada del medio.

En ese origen se encuentran, primero, autores profesionales que también hicieron de historiadores. Desde Alfredo Grassi y su ¿Qué es la historieta? de 1968, publicado por Editorial Columba, a los omnipresentes Carlos Trillo y Guillermo Saccomanno, con el a veces mal entendido Historia de la Historieta Argentina de 1980, publicado por Ediciones Record. Todo esto, sin olvidar a Leandro Sesarego, fundador del primer fanzine con conciencia de tal, Crash! en 1979. Luego están los aficionados, lectores y coleccionistas compulsivos, que deseaban comunicar, contar qué estaba pasando. De todos ellos, lo más conocidos son los célebres Andrés Accorsi, figura central de Comiqueando, y Andrés Valenzuela, periodista en Página/12.  Pero ninguno de ellos fue el primero. Ese lugar lo ocupa Luis Alberto Rosales, quien se inició en el periodismo de historietas de la mano de Sesarego, colaborando en Crash!, para luego largarse solo a partir de 1982, con Top! -en la práctica, el segundo fanzine sobre historietas que existió-.

Tanto Crash! como Top! compartieron características, formato grande, buen diseño e impresión, información exacta y detallada. Cuando Top! dejó de salir, Rosales se sumó al staff de Ediciones Record, con sus columnas Planeta Comic y Oh, el comic!, en donde compartió por varios años actividades de difusión con Alfredo Grassi -encargado de la sección El club de la historieta– y con Leonardo Wadel -con su sección Así los conozco-, y más tarde con Andrés Accorsi -que continuó la sección de Alfredo bajo el nombre, El club del comic-. Gracias a la magia de la Internet, Top! resurgió en el nuevo milenio en forma de blog. Desde allí, Rosales volvió a encargarse de difundir aquello que más le gustaba. Top-Comics fue un éxito, tanto que sobrevivió a su propio creador, fallecido el 18 de abril de 2009, y que hoy, bajo el mando del amigo Carlos Martínez, continúa su marcha.

Pero dejemos al propio Rosales, que nos cuente un poco sobre la aventura de editar un fanzine: “Cuando a principios de los 80, con Miguel Almirón Assalli, nos pusimos a crear un nuevo fanzine, a la postre, TOP!, decidimos que fuera distinto. Al menos, que tuviera una personalidad distinta a Crash!, donde nos iniciamos. Allí éramos tan felices de participar en la patriada que comandaba el recordado Leandro Sesarego. Miguel Assalli era un trabajador incansable, con las fotocromías, el diagramado y el pasado a máquina, todo muy cuidado, casi a la perfección diría. Eso hacía en Crash! y lo repitió en TOP!. Habíamos pensado ponerle a esta nueva revista un toque distinto, algo que se concretó en el suplemento El Pibe, dedicado a difundir noticias, hechos interesantes, misceláneas, anécdotas y con espacio para crónicas de interés. Casi de inmediato, se nos sumó Eduardo Weidmann, un hombre absolutamente calificado y con mucha pasión; conocedor, por supuesto, del mundo de la historieta y el humor gráfico. El staff estaba, entonces, completo pero, el producto-fanzine comenzó a sufrir problemas económicos, algo insalvable que nos llevó a la desaparición; lamentablemente, sólo pudimos editar siete números. El golpe fue durísimo para nuestros sueños. Pero, mantuvimos nuestros sueños en alto y pasados los años, iniciamos un nuevo espacio, esta vez en Internet, con el mundo de la historieta en Top-Comics que tantas satisfacciones nos está dando. Hemos sumado a esos inestimables valores como Almirón y Weidman, a Gerardo Canelo, Carlos Martínez, Mariano Chinelli, que aportan sus trabajos de calidad, obviamente. En marzo 2009 cumplimos 2 años de vida, lo que nos enorgullece porque logramos un espacio sólido y prestigioso, según nos comentan nuestros lectores y amigos. Es, someramente, lo que puedo decir sobre la historia de papel de TOP!. La actualidad nos ubica en el Top-Comics electrónico, sitio que queremos mucho y al que nos brindamos totalmente.”

Vaya este rescate, para quien hizo uno de los mejores fanzines que haya existido.

Cuenta la historia, que el primer fanzine argentino con conciencia de serlo fue: Crash! Creado por Leandro Sesarego allá por 1979, con aportes de estudiosos del medio, como el gran Luis Rosales, Norberto Van Roussel y Esteban Laruccia, y de profesionales como Gerardo Canelo, Frank Szilagy y Oswal, entre otros. Nuestro sitio tenía una deuda con respecto a las tapas de este más que mítico iniciador de toda la movida fanzinera… …hasta hoy, je!

solo-logo-la-quimera-fix

Por dos años, Martín Castro y Nahuel Rando editaron el fanzine La Quimera, uno de los más notorios en esos años de fin de siglo XX en la movida fanzinera porteña. Para no ser menos, tenemos la versión del origen contada por el propio Nahuel. Pero esta vez, está posteada dentro de un sitio específico del fanzine. Así que aprovechen de seguir el link para leerla.

Y además pueden leer los cuatro números del fanzine en Isuu. Si van a la entrada del fanzine, hallarán los links específicos.

Pues nada, disfrútenlo

(Y perdonen la brevedad. Tengo unos días con mucho trabajo y no puedo dedicarle al sitio lo suficiente)

 

 

 

hgo 5

En el mundillo fanzinero porteño de la década de 1980, el fanzine HGO era uno de los más reconocidos por la calidad de sus contenidos. Y Mario Milocco era uno de los dibujantes que definitivamente llamaban la atención por su trabajo meticuloso y realista. En lo personal, recuerdo que sus dibujos me impresionaban mucho porque se veía claramente que Mario estaba a años luz de la gran mayoría de los otros tipos que hacían fanzines en ese tiempo.

Las cosas de la vida y el Facebook me pusieron recientemente en contacto con Mario, ahora convertido en un talentoso artista plástico (miren acá si no me creen )  que reside en Paraná. Gentilmente, Mario decidió contar un poco su experiencia sobre el origen de este fanzine, en una memoria muy vívida de ese moento , que daba (da sospecho) cuenta de lo entusiasta que podía ser (es) hacer un fanzine.

Pero bueno, mejor me callo y que cuente Mario…

046

Recuerdo una soleada tarde de domingo allá por el ochenta y tantos, cuando un corpulento muchachón y un flaquito chiquito tocaron el portero de mi dpto. en el piso 10 de la Av. Díaz Vélez y Gascón, de Almagro a la vuelta de una conocida fábrica de chocolates, de un no menos conocido y mediático personaje de estos días; y era cuando aun se abría desde arriba y todavía no existía esta paranoia de inseguridad, que nos envuelve hoy – y apareció en el palier, Cesar Vidal y un amigo, proponiéndome luego de las presentaciones claro, pero ahí nomás, como  se caracteriza Vidal –que pasan diez años sin verte- y antes que nada ya está hablando de historieta, como si hubieras interrumpido la noche anterior, porque tenías que ir a comprar el pan; proponiéndome digo, hacer una revista de historietas….

008

Yo nunca había echo nada de eso, sí consumir, desde mi niñez hasta la adolescencia El Tony, D´artagnan, Paturuzú, Patoruzito, etc, etc, en fín lo que cualquier hijo de buen vecino hizo en la Argentina de esos años  y por supuesto que ahí nomás di el SÍ. Tras cartón, o cartoon,  lo que sigue es un interminable desfile de personajes de toda laya y edad por mi dos ambientes compartido con mi mujer en ese tiempo Mabel que se bancó todo, y no sólo se bancó sino puso pila al proyecto, cebó mate, discutió, corrigió, hizo aportes, cocinó –Cesar casi termina siendo hijo adoptivo nuestro-. La cosa pasaba no sólo, por dibujar o escribir, sino también por formar un grupo de trabajo con pretensiones editorialistas. Yo por mi parte, en sucesivos “casting” trataba de introducir el concepto de cooperativa, para trabajar y producir, a lo mejor con un pensamiento demasiado evolucionado o demasiado arcaico –nunca me quedó muy claro- ya que nadie entendió lo que yo quería decir y que fuese este grupo, es más recuerdo que Pablo Muñoz, Pablito, de 16 juveniles añitos, contó una vez que cuando volvió a la casa le dijo a su mamá que había estado en un lugar donde querían formar una “corporación”. ¿…….?

014

Bueno, el caso es que nos pusimos a trabajar y nació HGO, menuda sigla, contenida -en cuanto a lo formal- en no menos menudo logo, el de Hora Cero, rindiendo homenaje ya sabemos a quien, Héctor German Oesterheld, que yo hasta ese momento no conocía en profundidad, pero que sin dudas nos otorgaba una carga de responsabilidad y ética de la cual al menos yo tome conciencia sólo tiempo después.

012

Adrían Domé, Laura Arce, Gi-brec, Claudio Espinosa, Marcela Garocelli, Mendonca, Pablo Muñoz, …todos bajo la dirección de Cesar “Jovito” Vidal, comenzamos esta aventurilla fanzinera, que nos llevó a hacer varios números e inclusive presentación en Librería Ghandi (cuando estaba en Riobamba, creo, casi Corrientes) con asistencia al evento como invitada de honor, la Señora de Oesterheld; luego también vinieron algunas exposiciones, Centro Cultural Recoleta, Teatro San Martín, etc, etc… y alguna en la provincia de Bs As.

Bueno para no ocupar tanto espacio en otra entrega contaré más pero creo que esto resume más o menos la génesis de HGO….

Especial-2--TapaLarreategui

 

Martín Larreátegui, co creador y editor de Buitre junto a Luis Guaragna, decidió sumar su visión de lo que fue crear esa revista, con el siguiente texto (que vino fenomenal para revisar la entrada de dicha revista) Muchas gracias y vamos al texto:

#-1-Tapa-SaidmanLarreategui 

“Buitre” fue una publicación independiente aparecida en 1997 y publicada por Trifasik Group, sello conformado por los tres autores originales, Luis Guaragna, Martín Larreategui y Abel Saidman (aunque éste último dejó el proyecto tras el primer número).

Desde un principio, tanto la publicación como el personaje fueron concebidos como una creación colectiva, en la que los autores discutirían previamente las ideas para luego asumir las diversas tareas en forma rotativa. Así, un autor escribiría el guión de un número, para que otro autor continuara el hilo argumental en el número siguiente. También la parte gráfica se asignó en forma rotativa, dividiendo las páginas del guión de manera de que cada número fuera ilustrado por varios autores, cada uno en su propio estilo, sin otra limitación que mantener la continuidad de los personajes y de la historia. Se incluyeron ilustraciones interiores y posters centrales donde autores invitados dieron su visión del personaje, siendo los más destacados Jorge Zaffino (nro 3) y Marcelo Basile (nro 2).

Aparecieron cinco números, primero de venta exclusiva en comiquerías y librerías especializadas, y luego con distribución en kioscos de la capital (a partir del número 2). Aunque lo más encumbrado de la prensa especializada se empecinó en ignorarla, la revista logró cierta difusión gracias a la asistencia de sus autores a eventos y a su presencia en los kioscos, donde llegó a cosechar un puñado de fieles seguidores, que fluctuaba en un piso de alrededor de doscientos por número. Por desgracia los costos de impresión y de producción (películas, papel ilustración, etc), junto con el porcentaje del precio de tapa correspondiente al distribuidor, volvieron inviable el proyecto y terminaron por forzar su cancelación, tras cinco números en la calle. El detalle de los números publicados es el siguiente:

 #-3--Tapa

NÚMERO 1:
Mayo de 1997, 24 páginas, tapa a dos colores, interior blanco y negro
Guión: Abel Saidman
Dibujo: Martín Larreategui, Luis Guaragna, Abel Saidman
Tapa: Martín Larreategui, Abel Saidman
NÚMERO 2:
Septiembre 1997, 28 páginas, tapa a dos colores, interior blanco y negro
Guión: Martín Larreategui
Dibujo: Martín Larreategui, Luis Guaragna, Abel Saidman
Tapa: Martín Larreategui
Poster central de Marcelo Basile

BUITRE ESPECIAL 1:
Marzo 1998, 12 páginas, tapa a dos colores, interior blanco y negro
Guión: Luis Guaragna
Dibujo: Luis Guaragna, Martín Larreategui
Tapa: Luis Guaragna

BUITRE ESPECIAL 2:
Abril 1998, 12 páginas, tapa a dos colores, interior blanco y negro
Guión: Martín Larreategui
Dibujo: Martín Larreategui, Luis Guaragna
Tapa: Martín Larreategui

NÚMERO 3:
Noviembre 1998, 28 páginas, tapa a color, interior en blanco y negro y color (páginas 2, 3, 6, 10, 14 y 23)
Guión: Luis Guaragna
Dibujo: Luis Guaragna, Martín Larreategui
Tapa: Luis Guaragna, Martín Larreategui
Poster central de Jorge Zaffino

Buitre: el origen

Publicado: marzo 18, 2013 de rbarreiro en Generación AHI, Historia, Origenes Secretos
Etiquetas:, , ,

 

#3-Contratapa

Siguiendo con nuestra serie de historias sobre los orígenes de los fanzines argentinos, tenemos a Luis Guaragna, codirector de la revista Buitre junto a Martín Larreategui, contándonos como surgió se desarrolló y desapareció esta revista, a caballo  entre el fanzine y la publicación profesional, que fue parte central de la segunda oleada fanzinera argenta (lo que yo llamo  la “generación A.H.I.”) . Pero mejor me callo y dejo a Luis con sus propias palabras. De entrada, gracias por compartir estos recuerdos:

#-3--página-20-21Guaragna

Buitre fue una publicación de Trifasik Group. Editorial conformada por Martin Larreategui, Luis Guaragna y Abel Saidman (este último luego del número 01 abandonaría el proyecto). La idea original era que en cada número alternadamente uno de los editores realizaría el guion/tapa y la parte grafica del interior se dividiría entre todos.

Para el 2, quedando a cargo Martin Larreategui y yo, decidimos seguir con la mecánica de alternar guiones, previa planificación y desarrollo de las ideas. Siempre tratando de respetar la bimensualidad. Veníamos con cierto envión ya que habíamos participado con éxito en el Historietazo 97 (una convención de fanzines a la que concurrió mucha gente ). El número uno había sido publicado con papel de gramaje muy alto de ilustración lo que, unido al ambiente dark del personaje, muy en boga en esa época por el éxito de la peli El Cuervo, había llamado la atención del público.

#-2---Portada-poster-Basile

Ya con el número 2 en la calle, (que conto con un poster de Marcelo Basile) y por el incremento de los costos, (en el 97 ya se venía tambaleando, agónica, la década neoliberal y las nubes de la gran crisis estaban asomando) para solventar la periodicidad decidimos dividir el que tenía que ser el número 3 en dos “especiales”, imprimiéndolos al mismo tiempo

La periodicidad no era tampoco un capricho. Desde el numero 2 rabajábamos con un distribuidor en Kioscos de revistas. (Y creo que también en alguna cadena de librerías de Capital, pero no recuerdo) El mismo distribuidor nos presionaba para que respetemos la periodicidad u olvidemos el negocio. Por eso, es un poco difícil considerar Buitre exclusivamente como un fanzine, era uno hibrido, si se quiere.

#-2--página-13Larreategui #-2--página-12Larreategui

 

Para el número tres ya teníamos una base de alrededor de 200 lectores en quioscos, los que nos motivó a pegar un salto y, además del ininterrumpido uso de papel ilustración en todas las anteriores ediciones, decidimos agregar color en la mitad de los pliegos. Esto implicaba el uso de película (acetato transparente *)

Fue el comienzo de un arco de dos números que introduciría el personaje Resurrecto, la némesis definitiva de Buitre. (Historia que quedo inconclusa ya que nunca hubo numero 4)

#3-Retiracion-de-contratapa

Ese fue el último número, claro: se venía la noche económica en el país y los costes se estaban transformando en algo prohibitivo para la calidad con la que salíamos. Y antes de terminar publicando en fotocopias decidimos cerrar el emprendimiento. Nos fuimos a la grande: con un poster doble central el gigantesco Jorge Zaffino, que en ese entonces hacía tiempo que no publicaba en el país (diez años) y creo que esa fue su última obra publicada.

#-3--Poster-Zaffino

El personaje de Resurrecto es el mismo que desarrolle y “reinicie” luego en la edición de La Productora.

Otra caracteristica del numero 3 es que ya habia salido con el sello del AHI incluido en la contratapa. En esa epoca la organizacion estaba en plena formacion y las reuniones en el CTA de av Independencia eran un hervidero de ideas y, porque no tambien, corrientes internas, como todo grupo que se precie en Argentina. de el evento surgido a partir del AHI (Historieta bajo Tierra) surgieron grandes debates que he registrado en video como parte de la organizacion y que en algun momento seran remasterizados.

#-3--página-13Larreategui #-3--página-16Guaragna

Creo que una de las características de Buitre, fue que nunca quisimos ser alternativos. Lo que teníamos claro era que queríamos ofrecer un producto comercial de aventura. De nivel profesional (dentro de nuestras posibilidades, claro) Lo que nos exigió tanto en el aspecto técnico como artístico con diversos resultados.

Como dato curioso, para la época del número 3 (1998) escribí, dirigí y produje junto a Diego Funes y Mariano Malanga una trilogía de cortometrajes de 10-15 minutos cada uno, donde incluí personajes , plots y otros elementos del guion que había escrito para el numero 3. Actualmente estoy tratando de remasterizarlos y tal vez, con suerte la podre poner online en un futuro próximo.

 

* En esa época los fanzines en su inmensa mayoría utilizaban láminas de papel vegetal que transparentaba, pero no a alta calidad, por lo cual era una constante que las tramas muy finas salieran empastadas y la línea en general no poseía la calidad de utilizar películas. Nosotros habíamos utilizado esa técnica en números anteriores de Buitre.

Diego Arandojo, editor de Lafarium Cuartiquis (y guionista de algunas historias de Morón Suburbio entre otras cosas) envía un resumen del origen y desarrollo hasta hoy de su fanzine. Mejor me callo y que lo cuente él:

 historia-laf97-edapoc

Lafarium Cuartiquis surge en el año 1997, como respuesta a una explícita ausencia de publicaciones relacionadas con lo gótico, lo oscuro lo hermético.

Sus impulsores son Diego Arandojo y Maximiliano Ramos. El primero dibujante (bajo el seudónimo de Dearand) y escritor; y el segundo poeta, escritor y periodista.

Lafarium Cuartiquis (“habitación sin espacio ni tiempo, habitada por Jonos, custodio de la nulidad”), comenzó a recorrer los círculos literarios porteños en formato de fanzine. Allí se conjugaban diversas tendencias literarias, rayanas a lo experimental, a la poesía libre, aunque manteniendo un lineamiento oscurantista.

A causa de los vaivenes económicos de aquel entonces, Lafarium deja de publicarse, hasta mayo de 2002, cuando renace de sus cenizas. Con una estética renovada, de avanzada, se incorpora a internet, expandiendo sus posibilidades.

Durante esa etapa cuenta con colaboradores de España, México, Chile y Argentina, además de contar con la participación y apoyo de autores de la talla de Juan-Jacobo Bajarlía.

Como reza el manifiesta lafariano:

Ser un lafariano significa estar en desacuerdo con las normativas existenciales vigentes.

Pensar no siempre conlleva el existir. Tampoco ser humano significa serlo.

Vivir en el perpetuo dolor y regresar al pasado, a un oscuro territorio de lodo venenoso donde existen los que han perdido el rumbo.

La nación de Lafarium está lejos, en otros mapas que se han quemado adrede. Pero con la fuerza del Cuartiquis (la piedra angular del arcano) podremos –al menos en sueños– razonar sobre la realidad.

Por tanto, cualquiera sea tu edad, credo, nacionalidad o moral, puedes participar de este movimiento literario cuya virtud es estar donde tú estás. Sin exigirte más que tu sangre vertida en el papel.

En el año 2004, Lafarium vuelve a detener su producción, con más de 20 números digitales realizados.

Será recién hacia 2011 cuando, gracias el apoyo de Fernando Efe Pi, director de la editorial UnH Ediciones Lafarium Cuartiquis resucite. Esta vez como renovada revista digital abocada al arte en todas sus manifestaciones, manteniendo la publicación de un cómic por número, y una variada cantidad de ensayos y relatos literarios.

Link de la revista actual

La entrada en el diccionario de fanzines está aquí