Posts etiquetados ‘Bruno Chiroleu’

La antología Términus se publicó con periodicidad trimestral desde el año 2012 hasta el 2016. Durante doce números abarcó un interesante elenco de artistas nacionales e internacionales con o sin trayectoria profesional. El enfoque apunta a historias autoconclusivas o de pocos episodios, con énfasis en los géneros de acción, ciencia ficción, policial y terror.

portada1_bartomucci_peralta

Términus 01, portada de Maximiliano Bartomucci y Germán Peralta

portada2

Terminus 02

portada3_couceiro

Términus 03, portada de Damian Couceiro

portada4_peralta

Términus 04, portada de Germán Peralta

Algo que queda muy claro con solo hojear los primeros cuatro tomos es que el nivel gráfico es impactante; en donde se notan las fallas es cuando se presenta una muy buena idea pero no alcanza la cantidad de páginas para ser desarrollada a pleno, un problema común de casi todas las antologías con un elenco plural de autores.

Por ejemplo Las puertas abiertas (Términus 02) de Sebastián Cabrol es un relato de casas embrujadas que arranca de forma típica, con una familia a punto de mudarse al hogar, ¿dulce? hogar… y termina con una vuelta de tuerca en las ultimas viñetas que te dejan loco, querés ver como sigue, 40 páginas más de eso, o al menos otra historia que retome los personajes. Y no, queda ahí.

cabrol

Las puertas abiertas, Sebastián Cabrol

Otro segmento que daba para más desarrollo es La Nana (Términus 03) de Marianela Martín y Juan Pablo Vaccaro, un crudo relato de terror sobrenatural, con una carga dramática fuerte, que mezcla ficción con hechos bélicos reales. Interesante pero breve.

vaccaro2

La Nana, Martin / Vaccaro

Ya que lo mencione me voy a detener una líneas en Vaccaro, un dibujante que desconocía y que me impresionó con los distintos estilos gráficos que maneja en cada historia. Por ejemplo, en Parto (Términus 01) usa un estilo foto realista, similar a las portadas de Rodolfo Migliari, para un relato de naves espaciales y cucarachas gigantes. La historia no me pareció interesante pero funciona para el lucimiento gráfico. En cambio en la ya mencionada La nana o La traducción (Términus 02, guión de Gastón Flores), un buen relato policial, se aprecia mejor la habilidad para la narrativa y la apuesta por las masas negras para los efectos de iluminación, algo que hace de Vaccaro un dibujante a tener en cuenta.

vaccaro1

Parto, Juan Pablo Vaccaro

VACCARO3

La traducción, Flores / Vaccaro

Otro dibujante que no conocía es Roberto Viacava, de estilo realista, prolijo y detallado; narra con gran soltura la parte visual de Caro (Términus 04) mientras que los captions y voces en off en un tiempo desfasado (todo escrito por Hernán Carreras) completan y cierran el total de la obra; buena forma de presentar el duelo entre dos hombres enfrentados por las razones equivocadas.

viacava

Caro, Carreras / Viacava

Gastón Nicolás Flores en 20 dólares (Términus 03) se manda un policial sucio y jodido,  digno del más puro genero noir, con unos dibujos de Lisandro Estherren ideales para este tipo de trama con ambiente tan sórdido. Otro policial de Flores es Seda roja (Términus 01), con femme fatale incluida y todo; en esta ocasión el dibujo de Santiago Madile no me llamó la atención pero hay que aclarar que en la impresión se perdieron los detalles de color rojo que tenían las páginas originales.

Dos sagas que se continúan en los primeros tres números (con fichas de personajes en la Términus 04) y comparten el guionista (Ariel Grichener) son Chess Masters (con dibujos de Juan Manuel Frigeri) y El Individuo H (dibujada por Germán Peralta). La primera me pareció un cúmulo de lugares, situaciones y personajes comunes, pensada para la acción sin demasiado contexto ni desarrollo. Un grupo de mercenarios son convocados a una misión especial por una organización que desconocen. El trabajo de Frigeri por otro lado me resultó un poco estático, más enfocado en las poses, los pin-ups y la espectacularidad visual que en la narrativa.

frigeri1

Chessmasters, Ariel Grichener / Juan Friggeri

En cambio, El individuo H me generó más interés. También cae en un montón de estereotipos en los personajes (y si, también hay un grupo de mercenarios/soldados) pero el guión tiene un elemento sobrenatural relacionado con la religión muy atractivo. Y sin dudas el ancho de basto de esta saga es el dibujo de Peralta, excelente en narrativa y manejo de los contrastes y los grises, dando cuenta de todo su aprendizaje junto a Eduardo Risso; no por nada hoy en día es uno de los dibujantes nacionales con más trabajo en empresas como Marvel Comics.

peralta1

El individuo H, Ariel Grichener / Germán Peralta

Otra serie que está en todos los números es Cuentos costeros, escrita por Luciana Maruca. Se trata de historias unitarias ambientadas en ciudades cerca de la costa, sea Montevideo en la actualidad o Normandía en la Segunda Guerra Mundial, todo vale. Son relatos breves,  redonditos, con vueltas de tuercas bien pensadas en los remates y un dibujo de Germán Curti que cambia mucho en cada entrega. Muy recomendable.

curti1

Cuentos costeros, Germán Curti / Luciana Maruca

Diagnóstico incierto de Maxi Bartomucci (dos capítulos, Términus 01/02) es una historia de terror de principios del Siglo XX, con todos los formalismos clásicos de la literatura de esa época (por ejemplo: dos personajes dialogando sobre un suceso ya acontecido, en este caso lo que ellos consideran un ataque de un enfermo mental y que termina siendo mucho más). El dibujo acompaña con un tono ideal, con detalles que me recordaron a Marcelo Frusín y Eduardo Barreto.

bartomucci1

Diagnóstico incierto, Maxi Bartomucci

Otra saga de dos capítulos es Un caso pragmático, de Maximiliano Cabral y Sebastián “Sala” Zalazar (Términus 03 y 04). Es un misterio de cuarto cerrado con la variante de que todos los personajes son homenajes al género de “hombres misteriosos”, precedentes directos de los superhéroes. Diálogos graciosos y un dibujo que recuerda el estilo de las series animadas de Bruce Timm, pero con más violencia.

En Términus 03 aparece por primera vez en Argentina Rip Van Helsing, un personaje pensado por el legendario Ricardo Barreiro y desarrollado por el equipo de Enrique Barreiro, Hernán Ferrúa y Enrique Santana para una editorial europea. Santana es un dibujante muy interesante y hábil para las escenas de acción que presenta cada capítulo, con pocos diálogos, así que la machaca contra vampiros, fantasmas y demás yerbas malas sobrenaturales está garantizada. Recientemente Términus (como editorial) recopiló un libro con sagas más extensas del mismo personaje.

SANTANA

Rip Van Helsing de Barreiro, Ferrúa y Santana

Fernando Baldó, el autor de Hostil y abyecto (además de varias obras con Diego Agrimbau) presenta en Términus 04 El Ocaso, una historia de tribus, tradiciones y combates. Más que la historia quiero destacar el trabajo con grises y el detallismo en las expresiones, marcas registradas de Baldó.

baldo4

El Ocaso, Fernando Baldó

Otro artista con muchas obras publicadas, Dante Ginevra, en la Términus 01 mete una historia de ciencia ficción de solo tres páginas pensada justo para esa extensión, con un dibujo brillante.

ginevra1

El número 32, Dante Ginevra

Y por último (pero no menos importante) me quedó Bruno Chiroleu con cuatro historias tensas, muy inquietantes, que se meten mucho en la psicología de los protagonistas. La cuarta en particular (Blas, capítulo uno) es la que más me gustó en dibujo, argumento y me pareció que es la que mejor aprovecha el uso de las tramas de grises, un poco excesivas en las anteriores. Además Blas engancha mucho con la pregunta filosófica de si modificar el recuerdo de un mal acto también corrige el destino del alma

chiroleu4

Blas, Bruno Chiroleu

Mi balance de estos primeros números de Términus es positivo, sobre todo por apostar con calidad y buenos autores al formato antología, criticado hoy en día pero fundamental durante décadas para la historieta nacional y europea.

Anuncios

El domingo 20 y lunes 21 de Agosto se realiza una nueva jornada de Dibujados, nada menos que la segunda de las tres ediciones pensadas para este año, demostrando una altura de clásico que varios eventos anhelarían; por algo un montón de editoriales y colectivos lo usan como punta de lanza para la presentación de nuevas obras.

Esta nota intenta ser un recorrido de algunas de las novedades para esta nueva edición, teniendo siempre en cuenta que la información se recopila en base a las intenciones y planes de cada editorial. Puede haber atrasos en las entregas y que algunas de las publicaciones no estén listas para el evento pero seguro lo estarán para los próximos como Comicopolis, Crack Bang Boom o incluso el tercer Dibujados del año.

Arranquemos el repaso con La Pinta, con dos obras que además inauguran una línea editorial: 100%. Al respeto comenta el coordinador Loris Z:

“La idea detrás de 100% viene pegada por un lado al amor al zine como cosa, como objeto, como filosofía de hacer las cosas. Por el otro está también el deseo de ver más obra de muchos autores que nos gustan, cuya obra no siempre se cristaliza en un libro. Para bien o para mal hacer un libro lleva un tiempo, y en La Pinta somos bastante meticulosos con muchos aspectos de la producción, lo que hace que todo ese proceso sea bastante más lento… El espíritu de 100% es poder sacar cosas rápida y fácilmente.”

Los primeros lanzamientos de 100% van a ser Steve Ditko, Investigador Privado de Renzo Podestá y Debajo, la corteza de Daniela Arias. El formato elegido es 13×21 y le tengo mucha fe a este emprendimiento.

Otro integrante del colectivo editorial Big Sur, Szama Ediciones, se encuentra preparando otra obra de Podestá, titulada Perro, de la que por el momento solo se pueden mostrar las primeras páginas.

El desafío editorial que plantea Perro es algo que no recuerdo haber visto en ediciones nacionales: dos ediciones de 130 páginas cada una, formato 17×27, con la misma portada, distinta contratapa y…. atención… más de 40 páginas distintas entre una y otra, lo que las convierte en dos historias con igual comienzo pero distinto desarrollo y desenlace. Solo el tiempo dirá como responde el público a esta propuesta.

El integrante restante de Big Sur, Bruno Chiroleu (guionista, dibujante y editor de Términus Libros) va a presentar un fanzine llamado La Rabia del que no tengo mucha información pero siendo Chiroleu seguro es algo macabro y de gran calidad.

la_rabia

Los integrantes de otro grupo editorial, Nueva Historieta Argentina, también están presentando o preparando varias novedades.

Por ejemplo LocoRabia ya tiene listos tres títulos con temáticas y autores radicalmente distintos entre sí. El primero de ellos, No soy Hordak, es una nueva obra de Pedro Mancini que, cómo en Alien Triste, juega entre las anécdotas autobiográficas y el delirio más extremo. ¿A quién describe el libro, a Mancini disfrazado como Hordak, a Hordak disfrazado como Mancini… o un poco de ambos? Habrá que leerlo para sacar una conclusión propia. El tomo tiene 130 páginas, con formato 16×23, y es co-editado junto con PSQ.

Hordak-tapa-BAJA

Sin duda el más extenso de los lanzamientos es Urgh y la corona de huesos, 256 páginas en formato 17×23 ya impresas. Además el autor, Andrés Allocco (alias Telémaco), espera que sean un total de ocho libros, una verdadera saga épica de aventuras al estilo espada y brujería, dirigida a un público infantojuvenil. Igual tranquilos que cada tomo es autoconclusivo pero ojala funcione bien para que se pueda concretar el proyecto; por lo que vi de Urgh… de verdad se lo merece.

URGH

La tercera novedad de LocoRabia es una que ya se ganó mi corazón. Sudoku empieza como la historia de tres amigos sin mucho rumbo por la vida, viviendo un montón de situaciones a veces cómicas, a veces dramáticas… realistas, en definitiva, que a uno de ellos en particular cambiarán para siempre. Es un libro con diálogos creíbles, cotidianos y sin exceso de teatralidad y con una puesta de página permanente de nueve (o mejor dicho tres por tres) viñetas acorde al juego del título. Los autores son Alejandro Farias, Otto Zaiser y el dibujante Pablo Colaso. Tiene 108 páginas y formato 16×23, a todo color.

Sudoku-TAPA

Historieteca Editorial apuesta fuerte por la edición de material de autores argentinos concebido para el mercado europeo. Por un lado la edición de dos obras clásicas del añorado Carlos Trillo junto con el español Jordi Bernet: Custer y Light & Bold. Ambas se van a editar en tomos de 72 páginas, formato 17×24, blanco y negro. Mucha atención a Custer en especial que en 1985 resultó ser todo un antecedente y (al mismo tiempo) sátira de los reality shows e la invasión mediática tan popular hoy en día.

Y por otro lado, en colaboración con Hotel de las Ideas, sale en edición nacional Diagnósticos, una serie de unitarios de Diego Agrimbau y Lucas Varela con un mismo eje temático, en este caso que todos los protagonistas padecen algún tipo de trastorno sensorial. Esta obra se serializó en Fierro (segunda etapa) pero hasta ahora solo estaba disponible recopilada a través de la edición española.

DIAGNOSTICO2

Hablando de Hotel…. para el evento van a tener lista una nueva edición de Clítoris, la revista feminista ahora convertida al formato de libro antológico, con ocho historietas y cuatro textos que abordan el feminismo desde todos los enfoques que les dan las páginas. Entre los autores participantes se cuentan Julia Mamone, Maximiliano Blanco, Maia Venturini, la coordinadora Mariela Acevedo, Cam Rapetti, Carina Maguregui, Delfina Perez Adan, Nayla Vacarezza, Javi Hildebrandt, Nahuel Sagárnaga, Verónica García, Lucas Fauno Gutiérrez, Supnem, Mariana Salina, Maru de las Casas y Amanda Alma.

tapa clitoris.jpg

Maten al mensajero ya tiene casi lista la edición de El Pozo, la obra de Lauri Fernández publicada en la página de LocoRabia. La edición impresa va a tener la particularidad de incluir, además del comic, la primera versión escrita en prosa, de esta historia de unos niños con un secreto que puede cambiar sus vidas para siempre. En total van a ser 148 páginas, formato 17×23, totalmente a color (al menos las de comic).tapa-el-pozo-_recorte-para-prensa1-84ec8d5cc70445397a14985901378513-640-0

Aunque salió hace unos meses también quiero destacar a La Calambre, obra de Angel Mosquito, hasta ahora inédita en Argentina. Se trata de una  comedia que mezcla la realidad cotidiana con toques fantásticos como el vampirismo.

calambre

Vamos con otro colectivo editorial, Prendefuego, que para todos los Dibujados presentan una gran selección de material interesante y a bajo costo.

El legendario Puño Blanco 2 (editorial Gatomadre) es la segunda entrega de una saga con muchas artes marciales y acción, a cargo de Alejandro Maldonado. El formato es A5 con 104 páginas. En lo particular me encanta que se publique material de este estilo, con mucha acción, superhéroes y continuidad. JellyKid (editado por Purple Books) es otro gran ejemplo.

El Legendario Puño Blanco 2 - Alejandro Maldonado

Tegan & Sid, de Martín Parodi (también editada por Gatomadre) está definido como “nada más ni nada menos que una noche de drogas, fiesta, amigos y drogas”. Por lo visto hay drogas… y además color completo, formato A5 y 16 páginas.

Tegan_Sid_tapa

Duat es un trabajo a dos manos entre Ziul Mitomante y Kundo Krunch, poseídos por Jodorowsky y Moebius, experimentando por completo con los géneros, la ambientación temporal, el delirio y la metaficción. Aunque como casi todos los comics producidos por Prendefuego se puede descargar en forma gratuita, recomiendo mucho la lectura en papel para procesarlo, releer y conectar mucho mejor las muchas ideas de esta edición de 68 páginas, con formato 17×24. Vale la pena la experiencia.

Duat_Tapa03

Otra edición de Mitomante (con preventa en este momento) es Megaverso, un recopilatorio de dos historias realizadas por Areka Sadaro y Valentín de las Casas, publicadas previamente en el sitio Viñeta Uno. Los límites es de corte serio y filosófico, ambientada en un mundo laberíntico donde todos están unidos por una cuerda al centro. Super Roboto YA! es una comedia que se podría definir como “Mazinger Z argentino y en joda”. Entre los dos capítulos suman 60 páginas a color y formato 17×24

Megaverso

Bisiesto fue el año 2016, donde Nicolás Lepka (el mismo de Niño Cósmico, también conocido con Lepka N. A.) dedico una página por día a plasmar pensamientos, recuerdos o anécdotas de una persona distinta. Ahora Buengusto Ediciones recopila todo en un hermoso libro con encuadernación cocida, 372 páginas y formato 17×24

Bisiesto

También de Buengusto Ediciones (aunque más modesto en presentación) es  Tomando drogas para hacer comics para tomar drogas, un fanzine formato A5, de 16 páginas, a cargo de Pedro Mancini, siempre conectado con sus raíces autogestivas incluso aunque saque obras por editoriales más grandes o comerciales.

Drogas_Mancini_tapa

Cerrando los lanzamientos de Prendefuego, Matias Zanetti (sello Holograma) presenta una nueva entrega de Camino Real (la tercera en este caso) subtitulada Nurvana. Camino Real es una serie de unitarios donde cada capitulo surge de una tirada de cartas de tarot. El dibujante convocado en esta ocasión es Carlos Daniel Perez Perez. Son 24 páginas a todo color en formato 25×15, que se encuentra en preventa.

Print

Como verán hay policiales, dramas, comedias, superhéroes… difícil no encontrar algo interesante entre tantos lanzamientos que no aflojan ante la crisis y el Dibujados es uno de los mejores momentos para investigarlos todos.

bruno1

Chiroleu, de freelancer a autoeditor.

La aparición de Términus durante el 2012, significó la irrupción visible de una nueva ola de autores con epicentro en Rosario, Santa Fe. Bruno Chiroleu, no solo es el editor responsable de la revista, sino que, además, es un artista de talento que escribe y dibuja sus propias historias, ejercitando con predilección géneros como el fantástico, la ciencia ficción y el terror. Términus alcanzó un total de 12 números de cadencia cuatrimestral, para ahora transformase en una editorial con un ambicioso plan de publicaciones.

Fecha de nacimiento, edad, y ¿cuándo hiciste tu primera historieta?

“12 de marzo de 1981. 35 años, por ahora. Técnicamente, a mi primera historieta la dibujé alrededor de los ocho años, en una tira de hojas de computación de las que mi viejo traía del laburo, haciendo una ‘viñeta’ por página, con fibra, en la mesa del comedor.”

¿Tenés estudios formales de historieta? Si es así, ¿con quién estudiaste? ¿Cuáles son tus influencias literarias y artísticas a la hora de hacer historietas?

“Estudié en el taller de Marcelo Frusín durante varios años en mi adolescencia, y reincidí cuando volvió a abrirlo a principio de ésta década, cursando otro par de años. Él me ayudó a encausar mucho la cuestión narrativa, y a corregir innumerables errores formales, aparte de ser uno de los pocos profesionales a los cuales teníamos acceso en Rosario, y a través del cual podíamos saber cómo era el día a día del oficio, cómo se movía el mercado, cómo era el trato con editores y demás cosas que de otro modo no había forma de conocer en la era pre Internet.

A nivel influencias, las hay a montones o, al menos, admiración por cantidad de referentes, aunque no sabría decir si alguno de ellos se nota de alguna forma en mi trabajo. Referentes literarios serían Raymond Chandler, Charles Bukowski, J. P. Donleavy o H. P. Lovecraft. En historieta: Enki Bilal, Daniel Clowes, Hugo Pratt, Richard Corben, Katsuhiro Otomo, y mangakas más oscuros como Matsumoto Jiro, Junji Ito, Shintaro Kago, etc. Destaco mucho la influencia de los juegos de video, especialmente de aventuras gráficas como Sam and Max, Grim Fandango o The Longest Journey, o juegos como Planescape Torment o Shadow of the Colossus, que a nivel estético o narrativo son ejemplos de excelencia y una fuente de inspiración permanente.”

01-04a

Números uno al cuatro de Términus.

¿Cuál fue el primer fanzine del que participaste y cómo se desarrolló tu trayectoria hasta hoy?

“El primer fanzine del que participé -juro que me había olvidado completamente de esto- fue Seno de Theta, publicación autogestionada por el centro de estudiantes del Politécnico, el colegio donde cursé el secundario. Por esa época debía estar estudiando en el taller de Marcelo, pero por los dieciocho años entré en crisis, y no volví a tocar un lápiz por siete años, casi, hasta más o menos los veinticinco, donde medio tímidamente volví a escribir algunos guiones para ir practicando, y de a poco fui tomando algo de impulso. De ahí, pasé a colaboraciones con autores estadounidenses vía Intenet; primero gratuitas, para practicar y levantar un poco el nivel, y posteriormente pagas. Con el tiempo y algo de suerte conseguí la suficiente confianza como para largarme a trabajar como freelance, modalidad que mantengo hoy día, no sólo porque no me siento particularmente interesado en someterme a los ritmos de una editorial, sino porque me permite lo espacios para llevar a cabo mis propios proyectos editoriales y autorales.”

05-08a

Números cinco al ocho de Términus.

¿Cómo nació la iniciativa de Términus? ¿Se imaginaban que el proyecto iba a alcanzar la continuidad y el reconocimiento que tuvo? ¿En qué cosas crees que el ciclo de la revista fue creciendo y se desarrolló? ¿Cuáles son los puntos altos de Términus y qué recepción tuvo la revista entre los lectores?

Print

Blas, por Chiroleu, una de las historias con más continuidad dentro de la revista.

Términus germinó desde las charlas iniciales de dos amigos, Maximiliano Bartomucci y Gastón Flores, los que -como muchos otros en los últimos años-, estaban barajando la posibilidad de editar una publicación de historietas de género, como espacio para mostrar el tipo de producción que nos gustaba generar como autores. Me contactaron a mí, e hicimos extensiva la invitación a gran cantidad de nuestros conocidos freelancers -varios de los cuales fueron colaboradores estables durante la duración de la revista, como Damián Couceiro; Germán Peralta o Juan Frigeri-, ellos también se interesaron por la posibilidad de publicar en el país, ya que casi todos trabajaban para el exterior, y rara vez llegaban hasta acá sus trabajos. Si bien no esperábamos la recepción que llegó a tener, tuvimos mucha fe en el resultado final una vez que vimos el primer número editado, así como también pudimos apreciar el margen de crecimiento y mejora que existía. Sobre ese margen, es importante tener en cuenta que al momento de arrancar la revista, ninguno de sus integrantes tenía ningún tipo de experiencia editorial. No sabíamos de distribución, diseño, imprenta; puesteo en eventos o nada por el estilo.

En ese sentido, el crecimiento de la publicación fue a la par del aprendizaje de todas esas habilidades, así como de la conversación con los lectores, el contacto con colegas y la devolución de los mismos, lo que nos permitió ir afinando el criterio respecto al material y la presentación, así como encontrando vías para hacerla accesible a más lectores en mayor cantidad de zonas del país. Respecto a los puntos más fuertes, si bien la calidad de la presentación siempre se menciona, una vez establecido el formato, no volvió realmente a exigir mayor atención. Mucho más difícil fue tratar de mantener -y mejorar- el nivel de las historias publicadas. Recordemos que es una publicación hecha a pulmón -algunos dirían que es un fanzine de lujo- y por tanto lo único que podía atraer a un autor a publicar su trabajo en Términus es el placer que puede dar el ser parte de una antología donde uno pueda a su vez disfrutar de la compañía de las otras historias, donde pueda admirar a los demás trabajos y autores y sentirse aunque sea un poquito halagado por integrar ese equipo. De todos modos, el saber que el material iba a ser impreso en condiciones tales de lucir, siempre nos pareció una muestra de respeto mínima pero indispensable hacia los autores, y creo que ellos supieron apreciarlo y recompensarnos con sus aportes.

09-12a

Números nueve al doce de Términus.

La recepción, para una publicación que arrancaba con una casi totalidad de autores nóveles -¡y desde el interior!- fue más que positiva. Primero en Rosario, y después en el resto del país, a medida que pudimos hacer conocida la publicación en eventos y a través del boca a boca, tantos las ventas como las críticas y comentarios nos ayudaron a sacar rápidamente el segundo número, y a partir de ahí, seguir trabajando para encontrar nuestro ritmo.”

Desde lo comercial, ¿cómo lograron impulsar las primeras ediciones? Y también, ¿cómo lograron sostener la revista económicamente en el tiempo? ¿Cuáles son sus volúmenes de venta?

MarcelaRótulos01

Marcela, por Chiroleu, ciencia ficción cotidiana y telúrica.

“El impulso de las primeras ediciones fue una combinación de boca a boca, mucha presencia en eventos, difusión en redes -Facebook, bah-, una afortunadamente buena recepción crítica, y el ‘padrinazgo’ de autores más consagrados con aportes para esos primeros números -autores como Guedes; Ginevra; Frusín o Sanz, por ejemplo- los cuales a su vez tuvieron la generosidad de promocionarnos entre sus seguidores. A partir de ahí, fue mantener el terreno ganado e ir aumentándolo gradualmente con presencia en nuevas convenciones todos los años, incorporación de distribuidoras con las que cubrir áreas a las que no llegáramos en ese momento, etc. Trabajo hormiga, que le dicen.

El primer número se imprimió con un fondo conjunto de los miembros del grupo editorial, sumado al aporte por publicidad con que las comiquerías de Rosario nos apoyaron. Posteriormente, por encima de las ventas y de la publicidad, se requirió una inversión personal, durante los primeros tres o cuatro números, para mantener los tiempos de impresión prometidos. A partir del número seis, pasamos a números negros, e inclusive a poder cubrir gastos de viaje y alojamiento para llegar a convenciones. No sólo eso, si no a poder reimprimir -lo cual implicaba pagar una tirada completa SIN el apoyo de la publicidad- al mismo tiempo que la impresión regular de un número, o sea, a poder imprimir dos o más tiradas simultáneamente. Grosso modo, el volumen de ventas total estará rondando unos 6500 ejemplares de los doce números -con muchos más en circulación-. En general, tarda entre uno y dos años en agotarse una tirada, las que han sido de 500, 700 o 1000 ejemplares, según criterio.”

Ustedes lograron obtener un subsidio, que les permitió reemplazar la edición de la revista, para lanzar una colección de libros. ¿Cómo nace lo del subsidio? ¿Cuáles son los libros que van a sacar este año?

tecnocrata-2

Tecnócrata, por Chiroleu, una historia de buena factura, con algunos puntos estéticos en común con Arzak.

“El subsidio es parte de un programa de premios estímulo que viene ofreciendo el gobierno de la provincia de Santa Fé en los últimos años. Lo conocí a partir de Juan Ángel Szama, de Szama ediciones, el cual es compañero en el Colectivo Editorial Big Sur, y quien resultó ganador de un premio similar hace dos años. Un poco por sentir que ya había aprendido todo lo que podía de la experiencia de la antología, un poco por querer alcanzar a los lectores que prefieren una obra autoconclusiva, y un poco por mi propia necesidad como autor de probarme en historias más largas, decidí presentar el proyecto, el cual armamos con la ayuda de Mariano, Beatriz y Carlos Abrach, de Abrach & Asociados, en la parte técnica del proyecto. Por suerte, resultó seleccionado, y ya está impreso -y en comiquerías- Rip Van Hellsing, el primero de los tres libros a publicar. Éste compila tres de los arcos -publicados en Italia, originalmente, pero inéditos en la revista-, de las aventuras del cazador de monstruos creado por Enrique Barreiro, Hernán Ferrúa y Enri Santana, del cual publicáramos varios unitarios en las páginas de Términus. El segundo es Tekton, de Gastón Flores y Lisandro Estherren, una historia de ciencia ficción, sectas, arquitectura y realidades paralelas, y el tercero es El Borde, una historia de personajes cruzados en un hotel en medio de la nada, con elementos oníricos y estructura de thriller, escrita y dibujada por mí.”

Por último, ¿cómo ves el panorama actual de la historieta? ¿Le augurás un buen futuro? ¿Por qué? Y también, ¿Cuál es tu deseo con Terminus, a dónde querés llegar con la editorial?

ripcubierta

Rip Van Helsing, una de las novedades de este año.

“Realmente, me es imposible responder esa pregunta con alguna seguridad. Ya estamos en una situación difícil, en la que casi nadie que produce historieta para el país vive de esa actividad, y no veo razones para creer que eso vaya a cambiar en el futuro. Por esa razón, la producción va a seguir siendo -estimo- como viene siéndolo desde el dos mil para acá: casi mayormente a pulmón, por el deseo de hacer, por la búsqueda de realización personal, de algún módico reconocimiento, y pará de contar. Hay algunas plazas existentes para humoristas gráficos, para tiras y demás, pero es más de suponer que los medios gráficos como los conocemos van a tender a la disminución y no al crecimiento. Respecto a todo ésto, en lo personal, mi mayor deseo es equivocarme.

Términus, como editorial, está planteada desde lo autogestivo, y por tanto va a tener que enfrentar las mismas dificultades que la revista antes -y que muchas otras editoriales de las mismas características-, y a su vez, va a tener las mismas fortalezas que ellas, siendo la mayor el que no está -ni va a estar, creo yo- planteada como negocio. El dinero que se recaude va a ser para nuevos libros, y por tanto, va a ser necesario, pero si se recauda en tres meses o un año, no va a implicar la ruina de nadie, y por tanto me va a ser posible publicar tanto ganadores automáticos -si es que aparecen-, como historietas a las que quiera ver en papel por considerarlas meritorias, incluso si después tengo que convencer a cada lector de que le dé una oportunidad. A su vez, como autor, espero que sea el sello bajo el cual publique y distribuya mi material de acá en adelante. Soy bastante obsesivo con el control, así que soy el mejor y el peor editor que puedo tener. Veremos en el tiempo. Lo mejor que puede pasar es que los demás autores de la editorial lleguen a tener la misma opinión.”

chiroa