Posts etiquetados ‘Nueva Historieta Argentina’

Bien, había planes de publicar esta reseña por lo menos hace una semana, pero el tiempo es tirano y no por mucho madrugar se amanece más temprano -o algo así-, así que concluída la octava edición de la Crack Bang Boom, en Zinerama se publican 2 recomendaciones.

Luego de una obligada reestructuración interna, el sello Gutter Glitter editó Cría Cuervos -y te arrancarán los ojos-, la nueva obra de Paula Andrade. En la historia, un brujo maldito se embarca en una travesía para encontrar los ingredientes necesarios que le permitan realizar un hechizo que puede redimirlo, aunque esa posibilidad sea remota. En su viaje de recolección, se enfrentará con criaturas oscuras y guardianes arcanos al mismo tiempo que ganará aliados. Por fin, en su viaje de redención, se verá obligado a confrontar con su culpa y con las consecuencias del crimen que cometió.

Cría Cuervos -originamente titulado Zauberkraft– es la primera novela gráfica de Paula Andrade, y en sus más de 150 páginas muestra su evolución autoral. A través del viaje lúdico y espiritual del protagonista, se puede apreciar el manejo de los tiempos narrativos de la historia, donde los diálogos están bien puestos, las acciones antes que explicarse se muestran -tal y como debe ser en una historieta de buena factura-. A nivel gráfico, hay momentos deslumbrantes dentro de un nivel general alto. En ciertos pasajes, debido al largo tiempo que tomó la producción del libro, se ven sutiles cambios en la resolución estilística de las páginas, pero hay que tener el ojo acostumbrado para poder encontrarlos.

Hacia el desenlace de la historia, todo lo que parecía ser, cambia de status quo, y la verdadera trama se devela. Esa revelación final esta bien manejada, y no solo resulta natural sino, también, inteligente. En resumen, Cría Cuervos es un paso adelante en la carrera de Paula Andrade, alejándose de su universo preferido –Gomorra-, pero manteniéndose en el sendero de lo fantástico, lo místico y lo sobrenatural, y que confirma que es uno de los autores vigentes en la panorama de la historieta vernácula.

Desde hace un tiempo, circula un libro-fanzine, producido casi a demanda, que cuando fue reseñado en en el blog de Comiqueando desató una lluvia de trolls de características épicas, se trata de El Capitán Supositorio, de Kokin Kokambar. A través de sus 178 páginas, la obra recopila los primeros 4 números de la serie, que cierran de modo perfecto, quedando los números 5, 6 y 7 para un segundo y último tomo.

Kokin Kokambar es, hoy por hoy, uno de los humoristas con más talento en el campo de la historieta, haciendo gala de un costumbrismo absurdo, que levado al extremo desata las reacciones más impensadas. Así, el Capitán Supositorio, es el heroe idiota de una Nación Argentina descabellada, donde todo puede pasar, incluso el mayor desatino -Osea, una Argentina muy parecida a la real-. Más allá de eso, el Capitán y sus compañeros -en especial, el siempre famélico Dark Chanch, el ninguneado Ñ-Man y el trotskista Hombre Neumático-,  enfrentan como pueden todo tipo de amenazas -como Eschumacher, el dios new age asirio; Urno, el churrasco y el Minotauro Uruguayo que planea destruir Buenos Aires con un termo atómico-. La galería de personajes secundarios es generosa, y en ella destacan Benito Mostacher, Pipo Brazos de resorte y Carlitos, el hombre que ignora, entre otros.

Los diálogos manejan el disparate con maestría y los remates están puestos donde deben. La historia crece en tensión, mientran las situaciones se suceden y los personajes participan de la acción en la dosis justa, logrando una historia coral plagada de desatinos y carcajadas. El libro tiene algunos errores, más que nada en el letreado, algo que, por la forma de producción, se fue corrigiendo a medida que se imprimieron nuevas tandas. En otras palabras, El Capitán Supositorio es bueno y es una muestra de las maravillas que pueden pasar en ámbito de la historieta independiente.

Anuncios

Unas semanas atrás tuvimos la grata sorpresa que Federico Baert su uniese al grupo de Zinerama en Facebook. Aprovechando tal ocasión, hacemos un sucinto repaso del panorama de la historieta en San Nicolás de los Arroyos, luego del puntapié inicial que significó la aparición del fanzine periodístico Top! en 1982, de la mano de Luis Rosales.

Luego de que Top! cerrara su periplo en 1984 tras 7 ediciones, Rosales se unió al staff de Ediciones Record, donde continuó su tarea de divulgación del medio durante varios años, con su columna Planeta Comic. Más adelante, Rosales -que tenía buenas dotes de dibujante- formaría parte de un corto proyecto denominado Humorieta, en donde cruzó su camino con otros dos historietistas, Federico Baert y Marcos Vergara. El proyecto tuvo corta duración pero cuando terminó, Baert y Vergara -con la adición de Javier ‘Caio’ di Lorenzo– decidieron sacar una nueva publicación ‘subte’. Así, en 1991 -y hasta 1995-, aparecieron de la cual se publicaron cuatro números anuales . La revista era presentaba en bares de la ciudad, organizando fiestas en las que se convocaba a grupos de música, artistas plásticos, poetas y actores, con presentaciones en donde varios de los números teatrales eran escritos por el trío, que también actuaba, declamaba poesía y hasta hacía coreografías en los shows.

Luego de esa experiencia, en junio de 1995, Baert y Di Lorenzo, lanzan una revista bimestral  de nombre Santos Pecadores. La publicación iría agregando más artistas hasta alcanzar su número final, el 10. A partir de allí, cada autor continuó con sus proyectos individuales. Es aquí donde la obra de Baert se multiplica, así -entre 1996 y el 2000-, lanza títulos como Héroe de la nada, La lluvia del adiós, General Cazabrujas, El Circulo de los Sin Vida y, en especial, su obra más destacada, Hacia el Hondo Bajo Fondo.

A partir de 1999, el grupo encara la realización del evento Aquelarre Encuentro de Historietistas Independientes en San Nicolás, el cual tuvo 10 ediciones anuales. En las palabras de los organizadores: ‘En el primero fuimos unos pocos, entre los que ya se contaban los compañeros rosarinos. Año tras año se fueron sumando más grupos de otras ciudades, como La Productora –de Buenos Aires-, MZ –de Pergamino-, Belerofonte –de Uruguay-, UNHIL -de Tucumán-, Llanto de mudo -de Córdoba-,  y muchos más. Aquelarre se convirtió en un punto más en el circuito anual de eventos de historietistas independientes’.

Desde el 2005, Baert, Vergara y Di Lorenzo vuelven a unirse para producir nuevas publicaciones con el proyecto La Historieta a la Escuela que busca poner a los alumnos de San Nicolás en contacto con esta forma narrativa. Como parte de esa experiencia, se editan los 3 números de la revista infantil Jaime Pop. El trío también, se sumó al blog Historietas Reales con colaboraciones que se extienden hasta el día de hoy, allí, Marcos Vergara -con guión de Rodolfo Santullo–  hizo Cena Con Amigos, mientras Federico Baert realizó La danza de los condenados, entre otras obras. Hacia 2007, Marcos Vergara se une con Alejandro Farías para formar la editorial Loco Rabia, a través de la cual publican libros, tanto de su propia autoría, como de otros otros autores, para convertirse en una las las principales editoras de historieta de la actualidad. Es bajo este sello que hacia 2009, el Grupo Aquelarre hace su debut en las arenas de lo comercial con Los Mutantes Bukowski, además, Loco Rabia también editó las versiones en papel de Cena Con AmigosLa danza de los condenados; además de Bajo Presupuesto, de Javier Di Lorenzo; y la reciente Causas Perdidas de Baert, Aón y Lee. Actualmente, Baert se encuentra preparando una remake a todo color de Hacia el Hondo Bajo Fondo, esta vez ya no en solitario, sino en conjunto con Carlos Aón.

Mucho del material nombrado está disponible en la red o en las librerías especializadas, pero lo que estaba perdido eran algunas de las tapas que muestra la galería de abajo, y es que algunos fanzines llevan más de 20 años de editados…

A partir de este viernes 4 de Agosto de 2017, el fin de semana tendrá como característica peculiar la sucesión de eventos relacionados con la historieta. Sin dar demasiadas vueltas, vamos a recorrer la distintas que se presentan por orden cronológico.

Mañana viernes, a partir de las 19 horas, en el Centro Cultural Ricardo Rojas -Avenida Corrientes 2038-, tenemos la apertura de la muestra Fragmentos de una Historia de la Microedición. La muestra está curada por los editores Alejandro Bidegaray -editor de Musaraña Libros– y Alejandro Schmied -editor de Tren en movimiento Ediciones-,  y mucho de lo expuesto allí -en lo que refiere a la historieta independiente- surgió de nuestro trabajo en Zinerama, algo que nos llena de satisfacción.

La muestra se describe como: ‘Fragmentos que cuentan una historia de lo pequeño, de lo local, lo efímero. El boca en boca, el mano en mano. La puesta en cuerpo de una comunicación urgente. Las escenas, los ambientes, los guetos, los rincones, los márgenes, las fugas. Una historia de la información y la cultura subterránea. Auténticos chispazos de luz personal en la oscuridad de la información hegemónica… …Lo pequeño, lo ignoto, pero también lo indómito, lo salvaje. La información directa, y por eso, casi siempre, la más verdadera. Recorriendo estas tapas de fanzines, publicaciones ocasionales y microediciones, intentamos también acercarnos a la Gran Historia de la cultura alternativa de las últimas cuatro décadas en Buenos Aires y su periferia.’

Pasado mañana, el sábado, entre las 14 y las 20 horas, tendrá lugar la  Feria del Comic Independiente 2017, como parte de la Experiencia Da Vinci, un evento multimedial organizado por el instituto homónimo -Avenida Corrientes 2037/49-. El evento tendrá a varios de los principales protagonistas de la actual escena independiente de la historieta, además de demostraciones en vivo, con artistas dibujando y firmando ejemplares, un taller abierto de historietas en el Patio y una mesa de Ex-Alumnos del Curso de Formación Profesional que el instituto imparte.

La Feria del Comic Independiente 2017 forma parte de un mega-evento para artistas independientes, con workshops y conferencias que cubren muchas áreas de la gráfica como publicidad, internet, animación e ilustración. La entrada es gratuita, pero hay que inscribirse en el siguiente link.

Por fin, el domingo 6, entre las 14 y las 21 horas, está el Proyecto kebondi: Encuentro de narradores gráficos y guionistas, el evento organizado por el grupo de artistas nucleados bajo el blog homónimo.  El lugar del evento en en el Gran Buenos Aires, de manera más precisa, en Hurlingham, en el Territorio Cultural ‘La cortada’ -General Simón Bolívar 1251-, y si bien es un poco lejos, se puede llegar tanto por colectivo como por tren.  La lista de artistas que participan es más que interesante, en donde se destacan: Brian Janchez, Camila Torre Notari, Darío Bravo, Emiliano Urich, Fernando Biz, Teora Bravo, Franco Viglino, JOK, Juan Caminador, Kokin Kokambar, Leonardo Figueroa, Cristian Mallea, Martín Gimenez, Martín Lietti y Ricardo De Luca, entres otros. También con el apoyo de la Escuela de dibujo Eugenio Zoppi, están programadas actividades, charlas y talleres.

Bueno, este fin de semana la Historieta Independiente está de parabienes! Solo es cuestión de acercarce, ver, tocar, animarse, la historieta -y sobretodo nuestra historieta-, siempre fue un viaje de idea. Pagá boleto y subí! Nos vemos!

Bertolucas, Sergio ‘Morbo’ y Fabián García, años atrás.

Existe un grupo de autores unidos por una característica común, y es que sus actividades en el medio independiente atravesaron más de una generación fanzinera. Tal es el caso de Fabián García, un editor incansable con incontables publicaciones a cuestas –Buenos Aires Robot, Viernes Negro y Papel Pesado, entre ellas- y David Veloso, mejor conocido por sus seudónimos –Fermín, Davide y Tinta Cruel, entre otros-.

Alberto Gerardo Dziewguc -(a) Bertolucas– es otro de los miembros de este reducido grupo, puesto que comenzó participando del famoso Subtemento Óxido de la primera encarnación de Fierro, durante la segunda parte de los 80. Y hacia 1991, concretó su primera publicación ‘subte’, Ave Rapaz, con colaboraciones de Humpy Slipperman, Sergio ‘Morbo’, Nehs, Alejandro Codesido, y el ya mencionado Fabián García.

En 1997, sumado en parte al grupo El Imperio Editorial -que publicó los cinco números de Suélteme! y los dos de Óxido de Fierro-, editó bajo el sello Ediciones ‘Acá Andamo’, los dos números de Karkof, una antología con colaboraciones de Max Cachimba, Coca, Bulzomí, Natus, Albertarelli, Nehs y Echaniz. Por fin, en 2004 editó los dos números de Río Abajo, una antología en solitario que reúne algunos de sus mejores trabajos recorriendo géneros como la ciencia ficción y el policial, El Marinero Turco y Fabián García aportan algunas ilustraciones.

El dibujo de Bertolucas se destaca por el manejo del claro oscuro, con buen dominio del pincel, donde las masa negras se funden con naturalidad, logrando una puesta en página clásica pero a la vez dinámica. Sus guiones siempre revelan un dejo de irreverencia, como si hubiese un chiste que todavía no se ha dicho, algo que ayuda a aliviar la carga dramática de su pincel. En resumen, un autor que hoy es desconocido por los nuevos lectores, pero que dejó tras de sí un puñado de buenas historietas. No es poco.

Se podría definir a Comic Magazine como la culminación de un proceso de consolidación del fandom vernáculo y su integración definitiva al medio comercial. Ese desarrollo cronológico ocurre a lo largo de una década, y si bien incluyó a muchos fanzines de historietas -de donde surgieron autores, guionistas y dibujantes, que se unieron a la industria de manera paulatina-, donde más visibilidad tuvo fue en los fanzines sobre historieta -o sea, los que cubrían el medio desde el periodismo-. Y esa exposición fue por partida doble, no solo muchos de esos aficionados se transformaron en editores comerciales, sino que también se convirtieron en formadores de opinión.

Esa cronología se desarrolla así:

  • 1979: Crash!
  • 1982: Top!
  • 1983: AKFAK
  • 1985: Fandom
  • 1986: Comiqueando
  • 1989: Comic Magazine

Comic Magazine representa el ingreso de Javier Doeyo al mundo editorial, en donde no solo ejerció la función de editor y director, sino que también tomó parte en el diseño, diagramación e impresión de la revista. En sus páginas congregó a una variada gama de especialistas surgidos del fanzine, entre ellos Fernando García y Hernán Ostuni, provenientes de AKFAK, en donde reeditaron mucho de ese material y además aportaron nuevos artículos; Andrés Accorsi, quien luego de dirigir Comiqueando se había incorporado al staff de Ediciones Record con la columna El Club del Comic -y que luego de un viaje a la San Diego Comic On, trajo una serie de entrevistas exclusivas-; José Luis Tasinazzo, encargado de las novedades de cine, TV y video; Marcelo Ciccone y Joche, provenientes del fanzine Surmenage, haciendo ‘historietas homenaje’ a personajes emblemáticos; Javier ‘El Niño’ Rodríguez, autor del fanzine Kaput, con diversas tiras de humor, más las colaboraciones esporádicas de Pablo J. Muñoz, del fanzine HGO; y talentos surgido del Subtemento Oxido de Fierro, como Esteban Podetti o Roberto Cubillas -(a) Cuk-.

Comic Magazine tuvo 4 números publicados entre octubre de 1989 y septiembre de 1990, los dos primeros en formato vertical -20 x 28 cm.-, y los dos últimos en formato cuadrado -30 x 30 cm.-; al mismo tiempo se lanzó Comic Magazine ‘El Diario’ en formato cercano al tabloide -28 x 39 cm.-, un poco más enfocado en la actualidad, pero sin perder las notas de fondo, y que alcanzó las 10 ediciones entre julio de 1990 y octubre de 1991 -aunque al tener números dobles, la numeración alcanzó el 12-. Además, hubo una edición especial por el Primer Salón Internacional de la Historieta y el Humor Gráfico, en abril de 1990, con un dossier exhaustivo sobre el Loco Chávez, el célebre personaje de Carlos Trillo y Horacio Altuna.

Javier Doeyo abandonó su rol de director editorial tras el número doble 10/11, para embarcarse en el que sería su proyecto editorial más ambicioso hasta entonces, la revista de historietas Cóctel Molotov. Quien ya se desempeñaba como director de contenidos, Fernando García, asumió la conducción total de la revista, para editar un último número, el 12. Luego, la publicación pasó a integrarse con la mencionada Cóctel Molotov.

Animal Urbano v2 #08 pag13 f

Hace tiempo, antes de ser invitado a participar de “Zinerama” uno de sus administradores había elogiado un posteo de mi viejo blog, dedicado a la figura de “Animal Urbano”, en el que -con la colección del mutante argentino más oscuro bajo el brazo y escaner de por medio- subí todas las revistas del personaje, el libro y algunas curiosidades ideales para el fan. Lo que destacó no sólo fue la reivindicación del personaje, sino también el -para mí- emotivo intercambio entre quien suscribe y los autores, con la revancha de poder expresar cuán significativo fue para muchos la creación de esta genial dupla -que reafirmó con sus respuestas, que la humildad es atributo de los grandes-. Lo más importante, la puesta en circulación de centenares de páginas sin desperdicio difíciles de hallar hoy en día, confirmando aquella frase que me dijo un amigo: Si hacés las cosas bien, algún día, alguien las hará volver.

En su momento sugerí  la posibilidad de tomar el material allí disponible para ser republicado dentro de este sitio, pero al parecer, el ofrecimiento quedó en agenda.

Con el tiempo, vino la propuesta de integrar este equipo que no llegó sola. Julián, otro amante del querido Animal me recordó, casi como una condición, el postergado reposteo de aquella entrada.

Así que -con total felicidad- me toca hacer los honores nuevamente. Con ustedes, el más grande héroe de la historieta nacional: “Animal Urbano”.

 

Animal Urbano. Publicidad. 1993

Publicidad impresa en la contratapa de “El Loro Sebastián N°1” (contenida a su vez en el libro “Coctel Trago Largo N°6”, de Agosto de 1994)

 

Animal Urbano se publicó en etapas diferentes: primero fueron 4 números a cargo de la editorial “Furor” (1993- 94) de Sanyú; luego vinieron 12 -comercializados por catálogos de venta directa- responsabilidad de “Imaginador” (1997- 98), en donde se forjó su identidad, desarrollando la personalidad del protagonista e incluyendo una serie de presonajes secundarios carismáticos y recurrentes; finalmente, autoedición mediante, 10 números más (1999- 2001) que circuló por kioskos, con una saga inconclusa (para las razones, ver la fecha antes indicada), completada en el tomo “Asunto Sucio”, de “Domus” ya en el siglo que corre (2006). En los últimos años Animal volvió a aparecer en las páginas de “Antología de Héroes Argentinos Vol. 2 y 3” y “Las Nuevas Aventuras de Carlitos y sus Amigos”, todas de “Universo Retro”, pero como se dice, esa es otra historia.

 

Animal Urbano N°4. (P.Etapa). 00

Hablar de Animal Urbano, es para mí, no poder ser objetivo.

Allá lejos, cuando aún cursaba mis estudios primarios hacia finales de los 90, un amigo de mi viejo me regaló una pila de revistas de un “superhéroe” argentino. Recuerdo que mi actual pasión por el blanco y negro no existía entonces, siendo la ausencia de color más una barrera que un estímulo para la lectura. Aún así, me adentré en esos nueve números –los primeros publicados por Imaginador-.

 

Animal Urbano #01 pag22 f

Había una distancia sensible con otras cosas que hubiera leído hasta ese momento: el protagonista era un “aparecido” con una génesis acorde a la historia de su país: un trabajador portuario secuestrado, torturado y posteriormente arrojado al río durante los ‘70, que emerge como un “mutante” justiciero en pleno menemismo.

Desalojos, policías corruptos, prostitución infantil, represión estatal, golpes de estado, marginalidad, prostitutas, desaparecidos en democracia, todos temas tratados a lo largo de los veintitantos números cortesía de la dupla Guillermo Grillo (en los guiones[1]) y Edu Molina (en los dibujos); temas que, por otra parte, no era (o es) habitual ver en historietas vernáculas y que son la realidad cotidiana con la que convivimos, probablemente desde siempre.

 

Animal Urbano. Asunto Sucio. 113

 

Concluida su lectura, el resto consistió en comenzar a comprar la serie regular que los kioskos ofrecían -muy cada tanto- en ese momento, aminorando la espera con la trabajosa tarea de conseguir cada ejemplar que me faltaba.

Una enorme deuda es lo que siento para con estos autores. Se trata de una historieta que me formó como lector y -por qué no- como hacedor también. Mi puerta de entrada a la historieta argentina. Este post va a cuenta.

Links de Descarga.

Animal Urbano N°1. (P.Etapa). 00  

Primera Etapa.

 

Animal Urbano #01 pag00-1 f

Segunda Etapa. 1° Parte (Números 1 al 6).

Segunda Etapa. 2° Parte (Números 7 al 12).

 

Animal Urbano N°1. (T.Etapa). 00

Tercera Etapa. 

(Números 1-8 + Tapas y Correos N°9-10+ Animal Free+ Historia en Detective Dante )

 

Animal Urbano. Asunto Sucio. 000

Animal Urbano. Asunto Sucio.


 

Agradecimientos al finado sitio A-Z Comics del que descargué la Segunda Etapa (una vez que ya la había escaneado, evitando tener que editarla) y al Zacatillo de Mentiritas Blancas (también finado), del que tomé los Scans del Animal Urbano Free.
[1] El primer guionista y co-creador fue Tato Dabat, que escribió las dos aventuras iniciales durante la época de “Furor” (Editorial de Sanyú). Pero fue Grillo el que desarrolló el personaje y todo su potencial.

El fanzine y el movimiento independiente ha sido el eje alrededor del cual la producción de historietas en Argentina orbitó cada vez  con mayor fuerza desde la década del 80 hasta la actualidad. Testigo, narrador, difusor, promotor y parte activa de todo esto fue y es Andrés Accorsi y su Comiqueando -en todas sus encarnaciones: fanzine, revista independiente y sitio web. Conseguir una colección completa de aquel primitivo fanzine -y que, sin embargo, marcó una forma de hacer periodismo de historietas en estas pampas-, es una tarea difícil. Pero, ya se sabe, Zinerama está para eso… …para conseguirlos hubo que caminar.