Silencio en la Costa es la revista que edita Muriel Frega desde las lejanas playas de Ostende. Bajo el  sugerente lema de ‘Revista de Experiencias visuales, ilusiones ópticas y apariencias textuales‘, la publicación se da el lujo de hacer periodismo cubriendo distintos aspectos de la cultura como la literatura, la poesía, el cine, la música, la fotografía, el humor, y más, todo salpicado por una buena dosis de historietas. Cada número gira en torno a un eje temático, tan antojadizo como espontáneo, por ejemplo, el mar para el número 8, la comida para el 9, el fútbol para el 10, la psicodelia para el 11 y el punk para el 12. Además, la revista cuenta con la distinción de haber sido “Declarada de interés Municipal y Cultural“.

Al lento pero seguro paso de la autoedición, Silencio en la costa está a punto de volver a aparecer en la calle con su número 13, esta vez rondando el mundo de las aves. Tenemos que agradecerle a Muriel Frega el habernos invitado a participar y hacer lo que más nos gusta: Hablar de historietas. Así que hoy Zinerama se sale de su habitual recorrido por lo fanzines argentinos para hacer un paseo temático por historietas nacionales que tienen pájaros como parte crucial de su trama. Así que, mucho mejor que cien volando son estas 5 historietas que revisamos en detalle. ¡Allá vamos!

Para aquellos que tienen más de 30 años sobres sus espaldas, Pi-Pío es un viejo conocido siempre presente en la revista Anteojito. Tal vez la creación preferida de García Ferré, el pollito Pi-Pío no solo fue su primera animación sino, también, su primer personaje de historieta. El libro Aventuras de Pi-Pío, publicado en 2014 por Editorial Común, recopila las primeras versiones de las andanzas del personaje -tal cual se publicaron en la revista Billiken a partir de 1953-, en un trabajo de restauración -a cargo de Pablo Sapia– que puede calificarse de impecable. Una vez terminado su paso por Billiken, a mediados de los 60, Pi-Pío reapareció en Anteojito, donde las tiras se adaptaron para formar un universo cíclico que empezaba donde terminaba y que duraba un total de 7 años, es decir el tiempo que lleva a los alumnos recorrer la escuela primaria, el grupo etario al que estaba destinada la revista. Pi-Pío, es un pollito que no pudo romper del todo su cascarón, por eso, nadie lo quiere, de allí su deambular como linyera, hasta que se convierte en Sheriff de Villa Leoncia, luego de hacer un curso por correspondencia. Entre la imaginación desbocada y la inocencia ingenua, esta historieta con ritmo de folletín, tiene el encanto de la niñez en donde todo puede suceder y mezclarse.

En plena mixtura de la producción argentina de historietas con el mercado italiano, Ricardo Barreriro y Enrique Breccia unieron sus esfuerzos en varios trabajos en conjunto, entre los cuales está Avrack, el señor de los halcones. Publicada originalmente en Skorpio, en 1987, la historia recorre el paradigma oesterheldiano de la aventura, es decir, aquel por el cual a un hombre ordinario le sucede un hecho extraordinario, ese cambio total de status quo desata una crisis que lo pone a prueba. De esta manera, Jorge Pinedo está a punto suicidarse cuando es teletransportado a un mundo fantástico -con elementos mágicos y de ciencia ficción, anclado en el medioevo y con ingredientes del steampunk-, en donde se convierte, a su pesar, en Avrack, un anti-héroe que, a lomo de halcón, está destinado a desentrañar qué rol desempeña en un juego que no controla. El guión de Barreiro recorre con soltura los caminos del héroe en donde mezcla cierta deconstrucción post-punk. El dibujo de Breccia muestra su estilo habitual, aunque se percibe su particular gusto por dibujar los enormes halcones que pueblan los cielos de esta historieta. El final, abundante de texto, está algo apresurado, pero no merma en nada la buena resolución de un argumento intrincado y complejo. El libro fue editado en 2011 por Walsen S.A., para su colección Skorpio Presenta.

Publicada entre 2007 y 2008, Nocturno, de Salvador Sanz, constituyó uno de los puntos más altos de la segunda etapa de la revista Fierro. Recopilada en 2009 por Editorial Ivrea, esta larga historieta más de 130 páginas mostró la depuración estilística que el dibujo de Sanz alcanzó, dejando atrás el grafismo crudo y explosivo de Desfigurado y Legión, sus primeras obras, para potenciar el detalle y un plantado de página meticuloso que permite el lucimiento estelar del dibujo. La historia es compleja y plantea la invasión de una realidad sobre la otra. Hay una dimensión fantástica -donde la magia existe y surge efecto- que está poblada por seres alados, pájaros que han tomado conciencia y evolucionado tal y como la humanidad en la Tierra. Así, nuestra realidad ha ido sufriendo una lenta y silenciosa invasión, que ahora está lista a explotar. En este panorama, Lucía y Lucio, la pareja protagonista, es cooptada sin saberlo por el Mago Ciempies, maestro de ceremonias de los pájaros. Ahora, por la noche, Lucía y Lucio, unidos por el destino, se transforman en depredadores alados. Todo eso, ¡y ni siquiera es el primer capítulo! La génesis de Nocturno, tiene que buscarse en los últimos dos números de La Secta Edición, el último fanzine en se embarcaron los integrantes de Catzole. Magia, suspenso, horror, una trama bien construida y un arte fastuoso, para una de las grandes obras de la Nueva Historieta Argentina.

Serializada entre 2008 y 2009 en el blog Historietas Reales, el neuquino Carlos David Lima, bajo el seudónimo Kwaichang Kráneo, desmostró con El cuervo que sabía, que se podía urdir una historia de ciencia ficción compleja y ambiciosa con poquísimos elementos. Mono es, tal vez, el último sobreviviente de una especie humana destinada a desaparecer. En el siglo XIII, apocalíptico y tóxico, el conocimiento de lo que fue la sociedad moderna es casi nulo, y Mono solo sobrevive gracias a la poca tecnología que aún funciona. Un error de las máquinas, permitirá que Mono llegue a la pubertad y su libido despierte. Luego, un segundo error, liberará a unos cuervos que se han mimetizado con cierta inteligencia artificial. A partir de allí, se abre una serie de oportunidades, entre las que se incluye la posibilidad de la continuidad de la especie humana. De qué manera esto sucede, es lo que nos cuenta Lima. Con diálogos entretenidos y bien construidos, el argumento sabe mantener la tensión y la intriga, sin perder el divertimento. El dibujo, suelto pero certero, juega con el plantado de página, y resuelve secuencias de manera efectiva. En 2011, Llanto de mudo recopiló la obra en una edición que hoy es casi inconseguible y que merece una re-publicación.

Gutter-Glitter es el sello que Paula Andrade creó hacia 2011 para publicar, además de otros autores, su propia obra. Con un buen camino editorial detrás, supo capitalizar los años de experiencia como auto-editora y en 2017 lanzó Cría Cuervos y te arrancarán los ojos, su primera novela gráfica. El largo relato centra su atención en Jacobo, un brujo que debido a una traición lo ha perdido todo, incluso al cuervo Phobos, su animal totémico. Descastado e incompleto, ya sin la protección de su alter ego espiritual, Jacobo emprende un camino de búsqueda y redención, en donde nada es lo que parece y el juego de traición se da en múltiples niveles. En resumen, la historia resulta una fábula sobre cómo cerrar heridas del pasado y continuar hacia adelante, incluso cuando lo que se ha perdido es mucho. El argumento, no lineal, está bien sustentado en los diálogos, donde brillan algunos remates, como el ‘espántate pájaro‘. El dibujo sigue en el nivel de excelencia que desde hace tiempo muestra Andrade, en donde destaca la secuencia narrativa de las escenas de acción. Demás está decir que el universo creativo de la autora tiene como epicentro lo sobrenatural, ya sea en sus aristas míticas, místicas y/o mágicas, que no son lo mismo. Personajes atractivos y sensuales, misterio, suspenso y horror se combinan en un relato para adultos de alto vuelo.

Anuncios

Embalado por la entrada de descargas del mes pasado, Don Julián Blas digitalizó el primer ejemplar de “La Secta” para compartir en este espacio. Así que aquí queda en formato PDF -evidencia de la innegable calidad del factotum de “Zinerama”- este maravilloso título de la historia fanzinera.

Descargar: “La Secta Edición N° 1”

La Secta Edición. 1

Sumamos por primera vez al sitio a la reputada revista de los alumnos del viejo Breccia, “El Tripero” fanzine que desde un principio tuvo nivel profesional. No hay mucho que sumar a lo ya dicho sobre esta cabecera, dado que muchos de sus autores siguen en actividad, con presencia en la escena local, en libros y revistas. Sí corresponde aclarar que éste no es su primer número: “El Tripero” cuenta con un N° 0, que era el que originalmente ocuparía esta entrada. Diversos motivos  me lo impidieron , pero es contenido para un posteo futuro, tenganlo por seguro.

Los lectores  más jóvenes pueden descubrir a “El Tripero” partir de su último libro -editado por “Tren en Movimiento” recientemente-; queda el ejercicio del contrapunto con estos primeros pasos, más cercanos a la estética Brecciana y el desenvolvimiento de los artistas a lo largo de los años; queda también redescubrir a aquellos dibujantes que no trascendieron, pero que no por ello adolecen de calidad.

Descargar: “El Tripero N° 1”

El Tripero N°1. 01

Un poco de autobombo

Publicado: junio 28, 2018 de rbarreiro en Autobombo, Fanzines Argentinos, Historia
Etiquetas:,

Alguna vez tocaba hacer en este espacio un poco de autopromoción. Porque este libro era un proyecto que llevaba mucho tiempo en espera y era bueno que viera la luz. El Libro de Fanzines intenta hablar sobre lo producido en Argentina, no solo con fanzines de historieta (hay un artículo sobre los fanzines de ciencia ficción de imprescindible Carlos Abraham, uno sobre fanzines contraculturales, entrevistas a gente que está muy metida en la produccion del formato).

Pero el autobombo viene debido al larguísimo artículo sobre la historia de los fanzines de historieta en Argentina que hicimos Julian Oubliña Castro y quien esto escribe, cubriendo la historia de ellos, desde 1979 hasta el 2014. Fue un articulo arduo, muy cuidado, analítico (y eso agradezcanlo a Julian, que tiene una seriedad académica de la que adolezco) y que espero que sirva para, por el momento, ser lo mas cercano a un relevamiento profundo sobre el fenómeno e impulse a que haya mas estudios sobre ellos. Un complemento ideal para este sitio. Yo sé que queda feo que el autor lo recomiende pero en serio nos deslomamos para dar un recorrido extenso y cuidado sobre el tema.

El libro lo edita Tren en Movimiento Ediciones y ya está en preventa, a la que pueden acceder siguiendo el link. Seguramente despues lo podrán hallar en selectas librerías de Argentina.

Si están interesados en el fenómeno (una sospecha que se agranda si estas leyendo este blog), recomiendo la lectura de este libro. Vayan y comprenlo. Y gracias si lo hacen.

¿Qué onda?

Desde que hace una década Fernando Biz concibió esta historia que parodia/homenajea a los mangas de chicas de secundaria, lo hemos visto evolucionar a paso tranquilo pero imparable, no sólo como autor integral, sino también como editor. Aquel primer número, editado muy valientemente por Ediciones Noviembre (y Llanto de Mudo) en tiempos de la transición de mando entre Ricardo De Luca y Brian Janchez, daría paso -rechazo a editar el número 3 mediante-, al nacimiento de Editorial Módena, otra jugada valiente, esta vez de manos del propio Biz, que primero armó el espacio para poder seguir con su historieta, y luego empezó a crecer como editor, jugándosela por otros como antes lo hicieron con él, hasta llegar a la actualidad, en la que lleva su laburo allende las fronteras y edita mangas de más allá del océano.

Lo que era un pibe tratando de que no se acabe la historia de Estrella Lorena Tifosi di Ferrari (fana enfermo de la Fórmula 1 y la escudería de Maranello, Biz había logrado poco éxito con su manga sobre carreras de autos, y no dejó pasar la chance de dejar claro su fanatismo a la hora de cambiar de género) en el número 2, se convirtió en un editor prácticamente full time de historietas propias y ajenas, nacionales (Los de 9º, Sinestesia, No sigas el Camino Amarillo) y extranjeras (Daily Life of Sefora). Los chicos crecen. ¿No?

Aaaah… El amor…

¿De qué se trata?

A diferencia de una de las posibles referencias de este manga, Sakura Card Captor, aquí la amiga secretamente enamorada de la protagonista no tiene ningún disimulo en tirar señales, en celar a Estrella y procurar espantarle los novios, aunque sí es cierto que no se le declara, lo que dificulta mucho las cosas porque Estrella no es muy avispada para estas cosas.

Tal es el descaro de Sol, la Tomoyo de esta historia, que amenazó de muerte a Yamil Ikardi, el último insensato que se le animó a Estrella, con tal convicción que el pibe elude a la protagonista como si fuera el flaco de Death Note con ganas de anotar en la libreta al primero que vea.

La situación se puso tan tensa que Estrella rompió su amistad con Sol, cosa complicada, se verá, porque:

  1. Siguen siendo compañeras de colegio.
  2. Estrella sigue queriendo a su amiga.

Aaaaah… La violencia…

Lo que van a ver en este tomo final de la serie es cómo se resuelve este conflicto, un secret origins de la amistad de Sol y Estrella, una puntita de lo que será el Spin Off “Ananké’s Side” y el final de la historia, donde se revelan las siguientes preguntas:

  1. ¿Volverán a amigarse las chicas?
  2. ¿Saldrá Yamil del ostracismo autoimpuesto?
  3. ¿Se avivará Estrella de que su amiga es más torta que Ellen Degeneres y Martina Navratilova combinadas?
  4. ¿Dará a luz la Tía de Estrella alguna vez?
  5. ¿Se hará cargo el Profe de su prole, aunque más no sea de sostener al bebé en brazos si la Tía necesita que lo haga?
  6. ¿Volveremos a ver al Profe entrando en grúa por la ventana del cuarto de Estrella cuando ella esté en tetas?
  7. ¿Se animará de una buena vez Sol a comerle el pico a su amiga?

Veremos.

¿Quién debera comprar Bienvenidos a República Gada – Empezando de Cero?

¿Cómo te vas a ir sin pagar? ¿No ves que labura como una loca?

Otakus y ajenos al mundillo nipón por igual pueden disfrutar de este episodio final. No obstante, la única restricción de base que tiene este tomo es haber leído todo lo previo, sea en su forma original (los tomos de Noviembre seguidos de los de Módena) o en las versiones remasterizadas de los tomos de Noviembre, editados por Módena.

Biz recibió una oferta de afuera para esta serie, y está trabajando en poner las historietas originales a tono con todo lo que 10 años de laburo en esta historia le enseñaron a la hora de dibujar, por lo que aunque hubo un final para Sol, Estrella y los demás miembros de la familia Tifosi di Ferrari, Bienvenidos a República Gada seguirá generando novedades, además del ya mencionado spin off “Ananké’s Side”, que explora la subtrama de Ananké con Taduro y ese otro chico con el que anda, desde la perspectiva de la propia Ananké.

Ya lo habíamos mencionado antes: es un buen manga para entrar si venís de afuera, como yo. Divertido aún sin entender los guiños de manga, animé y fichines. Ojalá Fernando encuentre nuevas cosas para contar que resulten tan agradables como fue el viaje por la vida de Estrella, y que siga brillando. Al cabo, si esta banda te gustó ¿cómo no le vas a pedir un Biz?

‘El que mucho abarca…’. Guro de Diego Simone.

Apretar se decía a chapar o transar en la época de mis viejos. Son las 3 AM y sigo intentando bajar el cheesecake que me comí hace un rato. Me traje más en un tupper. Hice trampa y leí el prólogo, seguro que el del prólogo es un amigo. Supongo que todos los que escriben los prólogos son amigos. Habla de bandas de música industrial, le pegó el cheesecake . ¿Vos decís que los personajes escuchan NIN o Ministry? Pf.

Guro roza lo dark como un pibe virgen de quince años en Réquiem, que escuchó dos temas de Korn en MTV y se delineó en el bondi para que no lo vea su vieja. Se me vino a la mente una frase mágica de Almost Famous: “And then it just becomes an industry of cool”.

Los personajes malos son feos y deformes. Los buenos son hot, son cool, son bisexuales, súper open y fuman. Son increíblemente simétricos (¡hasta los pelos de concha son simétricos!). Son todo lo que el nerd adolescente lleno de granos quiere ser, lo que nos venden todo el tiempo.

Ya hice reviews de algún autobiográfico, y comenté que entendía el fin catártico del mismo. Leyendo Guro me pregunto, ¿qué necesidad había? De lo explícito, lo estereotípico, lo increíblemente monotemático. ¿Es proyección y catarsis de un tipo que no puede hablar con minas en la vida real? ¿Es una elección consciente? Quizá sólo pintó.

‘La clave de la felicidad es la desobediencia’, dice un personaje. Es el mismo pibe de antes, que ahora escuchó un tema de White Zombie y flasheó. La pizza, los gatitos, tomarte un trago adentro de un coco en la playa, hacer cucharita, hacerte una chaqueta, todo eso es más parecido a la clave de la felicidad.

Dando vuelta el panqueque: el estilo me encanta, me compra. Se me hace muy yankee, casi pochoclero, pero no me molesta en absoluto. Hay mucha referencia pop, el cuadro de Attack Of The 50 Foot Woman es un buen guiño, los pelos y sombras tipo Lichtenstein van bien. La distribución de los cuadros en las páginas me parece súper original, aunque algunos sean un pijazo (otro guiño) de leer.

El concepto que quiere contar, el universo creado y los bichitos que nos fagocitan la energía están buenos.
Hay una peli, Evolution, en la que (¡SPOILER!) matan al bicho con Head And Shoulders. Ésto se sintió un poco igual, y un shampoo tenía más onda.

La reseña original: acá.

En las categorías más extrañas del fanzine se ubica una rara avis -por lo dificultoso de su hallazgo- caracterizada por su encuadernación, se trata del ¡fanzine anillado! No hay muchos ejemplos de esta clase pues su aparición es esporádica y responde a un sinfín de motivos. En el pasado ya lejano estaba mucho más ligado a posibilidades económicas y de disponibilidad concretas; mientras que en estos tiempos de impresión a demanda, responde más a las ganas de experimentar y divertirse que tenga el autor. A continuación dos ejemplos, uno novísimo y otro con 16 años sobre sus espaldas.

50 Quadernos, nace de la mano de Jorge Fantoni, un histórico absoluto del under argentino y, también, un autor cargado de talento y cultor del bajo perfil. En esta aventura editora, lo acompaña su socio de siempre, Daniel Ortiz. La dupla participó en una miríada de fanzines fundacionales, desde la O No, pasando por Chapa-Chapa y Parásito e, incluso, como parte estable de Lápiz Japonés. A ellos, se suman gente cómo Daniel Pancu, Gustavo Von Chuyo, Diego Arandojo, Emiliano Raspante, Horacio Petre, Ernán Cirianni y Camila Torre Notari. El fanzine explora desde el humor una crítica voraz a las redes sociales y el uso de la Internet. El nivel de la publicación es excelente, con autores que experimentan el lenguaje narrativo  con habilidad. Entre los trabajos que destacan están, Por eso pago Internet, de Cirianni, por la desfatachez desmedida de su humor, Satanic Yoga, por lo idisiosincrático de la propuesta, las dos tiras de Torre Notari, por la efectividad de los remates, y Un mundo quieto, de Fantoni, porque vuelve a mostrar al autor en su mejor estado, manejando un humor agudo, poético y cínico a la vez, y con un arte impecable. La tapa esta hecha en serigrafía sobre cartones recortados provenientes de cajas de bebidas y comestibles. Un edición por completo artesanal e hipnótica, en formato cercano al A4. Solo se hicieron 50 copias.

Sin título alguno que la identifique, la obra realizada por Frank Vega, bien podría llevar por nombre Zapping. La obra recorre los ejes comunes en los que otros trabajos de Vega -como Pititi en Mortadelas Salvajes, por ejemplo- pivotan: el humor absurdo y cínico, la realidad distorsionada, la parodia, la crítica a la sociedad contemporánea y la recreación de los usos y costumbres de las clases trabajadoras. En este caso, la historia se dispara a modo de un cambio compulsivo de canales de televisión, que tienen como hilo conductor a un personaje particular, cuya cabeza y torso tienen forma de televisor y que solo atina a decir Poketubitelemón, como forma de pre-anunciar el cambio de escena. Ese recorrido lisérgico, muestra la mirada particular que tiene el autor sobre el mundo de la publicidad y la comunicación en los medios masivos, además de la sociedad que los consume, tamizado a través del absurdo, el sinsentido y el humor sin límites. Entre otras, destaca la escena donde el Poketubitelemón y el Perro Pablo visitan a un ‘Batman‘ traficante de chorizos que tiene por cliente a ‘Pikoro Daimakú‘, a su vez enfrentado a ‘The Ray‘, con acción trepidante y un dibujo fuera de toda escala. La obra -de 100 páginas- data aproximadamente de 2002, y se publicó en fotocopias simple faz, anillada y con tapas en acrílico transparente. Hasta el día de hoy permanece inédita de manera comercial.

Dos publicaciones de gran importancia para la historia de los Fanzines de historieta en la Argentina, que todo amante del medio debiera conocer. Recomendaciones -como los articulos que se acostumbra a leer en el sitio- en este caso, de revistas del pasado.

Comenzamos con “Salchichón Primavera”, cabecera que no me canso de recomendar. La aspuesta formal, el contenido de sus historias, inclusive los artículos, no hay página que sobre en esta perla de los 80.  Edu Binder, Namger Zepol, Cas, Gordín, Melotso, ESP, Jorge Warley, Bruna, Rutigliano, Yoryo, Bedevo aunaron fuerzas para crear uno de los fanzines más interesantes que ha visto la luz. Como en el caso anterior (el N° 4 que compartios hace casi un año) el siguiente scan pertenece a una edición facsimilar publicada en el marco de la muestra organizada por el Museo Reina Sofía y la Red de Conceptualismos “Perder la forma humana. Una imagen sísmica de los años 80 latinoamericanos” en 2013.

 

Salchichón Primavera N° 3. 01

Descargar: “Salchichón Primavera N° 3”

Y si hablamos de calidad, “La Secta Edición” es otro ejemplo de la década posterior. Autores de la talla de Ayar B., Javier Rovella, Salvador Sanz (tal vez con su -a mi criterio- trabajo más interesante) y grandes aportes de Martín Ochoa,  J.M. Castro, Nahuel Rando (Casimiro, volvé!) Andrés Lozano (“Encarnato” hallazgo sectario a prestarle atención) y por supuesto, el infaltable “Ringo Kamikaze” de la mano -y la tinta- de Sebastián Ramseg. Aquí el último número de su primer período, antes de la crisis que azotó el mundo editorial a comienzos de siglo.

La Secta Edición N° 6. 01

Descargar: “La Secta Edición N° 6”